fbpx

Fundamedios

Actuallización: Ambientalista es obligado a irse del país

por | Jul 19, 2014

El 18 de julio el joven ambientalista Oliver Utne fue obligado a salir del país, tras recibir una carta de la Dirección de Migración y Extranjería, en donde se le notificó que su visa de voluntario 12- VII ha sido cancelada debido a que las condiciones esenciales para el otorgamiento de esta ya no estan presente, tras la disolución arbitraria de Pachamama, de donde era colaborador. En la misiva también se le advirtió de que “en caso de no cumplir los requisitos para ningún tipo de visa, le recomendamos abandonar el país para evitar que, debido a su situación irregular, sea víctima de posibles violaciones a sus derechos humanos”.  Esta advertencia causó rechazo en redes sociales.

La directora de la Fundación disuelta, Belén Páez confirmó a Fundamedios que Utne salió del país tras mantener una reunión con la Dirección de Migración en donde se le entregó dicha carta y explicó que el activista vivía desde más de cinco años en el Ecuador en donde ha trabajado como voluntario en distintos proyectos. Actualmente estaba trabajando con la comunidad Achuar en un proyecto de transporte fluvial con el uso de energía solar, por lo que lamentó este hecho, pues aseguró que su vida y sus amigos están en Ecuador. “Es una clara forma de hostigamiento y amedrentamiento a los voluntarios extranjeros que residen en el país”, concluyó la directora.

En la noche del 17 de julio, mientras se desarrollaba el acto simbólico de cierre de Fundación Pachamama, en el Jardín Botánico de Quito, arribaron al lugar efectivos policiales y agentes de migración quienes intentaron detener a los activistas extranjeros Robin Fink, Oliver Utne y Diane Holzer por supuestamente no tener el pasaporte. Ellos trabajaron como consultores para esta Fundación.

La activista medioambiental Natalia Greene, quien estuvo presente en el evento, narró a Fundamedios que cerca de las 19:50 los extranjeros fueron interceptados por agentes civiles, quienes habían llegado en camionetas sin placas. Minutos después efectivos policiales llevaron a los extranjeros hasta la jefatura de tránsito para verificar su documentación. Los jóvenes fueron liberados cerca de las 23:00 después de que intervinieran funcionarios del Consulado y de la Embajada de EE.UU., pues los activistas tienen esa nacionalidad.

El mismo 17 de julio de 2014, la Policía Nacional detuvo a Enver Orna, Paúl Velázquez y Edwin Sánchez, quienes participaban en una marcha organizada por el Frente Unitario de Trabajadores y sindicatos obreros. Según denunció Luis Villacís, dirigente del Movimiento Popular Democrático, los uniformados agredieron  físicamente a los jóvenes y los detuvieron «sin orden y sin haber cometido ningún delito«.

Los tres jóvenes fueron liberados cerca de las 9:00 del día siguiente, tras más de 15 horas de haber permanecido privados de su libertad. Según sus testimonios, la audiencia de flagrancia se desarrolló a las 04:30, bajo la acusación de haber cometido el delito de rebelión. Se ha iniciado una instrucción fiscal en su contra que determinará si posteriormente son llamados a juicio. Mientras tanto, los acusados tienen medidas sustitutivas: no pueden salir del país y deben presentarse cada semana ante una autoridad judicial mientras dure el proceso.

Paúl Velázquez, presidente provincial del Frente Popular de Trabajadores, narró a Fundamedios que la detención ocurrió cuando la marcha había concluido. “Alrededor de las cinco de la tarde procedíamos a retirarnos a nuestras casas junto con algunos compañeros. Antes de llegar a la Plaza del Teatro (Centro histórico de Quito), un operativo de aproximadamente 30 motos llegó a detenernos, sin argumentos, pruebas o documento alguno que indique el por qué de la detención. Llegaron de manera agresiva a golpearnos y nos detuvieron a mí y a Enver”, cuenta el activista mientras enseña uno de los golpes que recibió en su cabeza.

Enver Orna, de la Juventud Revolucionaria del Ecuador, cuestionó que se violaron procedimientos en su detención, pues además de las agresiones físicas, explica que fueron acusados de un delito flagrante luego de 45 minutos de haber concluido la marcha y cuando ya se retiraban a sus casas. El caso de Edwin Sánchez, estudiante de derecho y dirigente del Frente Revolucionario de la Izquierda Universitaria, es diferente pues fue detenido a las 20:00 cuando visitaba a sus compañeros apresados. Los tres jóvenes coinciden en que lo ocurrido forma parte de una política de persecución contra dirigentes juveniles con el fin de amedrentar a quienes ejercen su derecho a la protesta.

Durante la marcha también se conoció que se produjeron incidentes entre manifestantes y miembros policiales en su intento por impedir que las protestas lleguen hasta el Palacio de Gobierno. La periodista Massiel Menéndez, del medio digital Ecuador Informa, fue golpeada por un policía con su escudo y tolete, en el momento en que los uniformados actuaban para dispersar a los manifestantes. Menéndez aseguró que se encontraba con otras tres mujeres periodistas quienes, a pesar de haberse identificado como prensa, fueron empujadas con el resto de manifestantes, por lo que al final optaron por correr y ponerse a buen recaudo. Esta agresión ya fue denunciada a la Fiscalía.

LO MÁS RECIENTE

SUSCRÍBETE AHORA

Manténgase actualizado con nuestro boletín semanal.

EN TIEMPO REAL