Caricaturista recibe amenaza tras publicar una polémica viñeta de un funcionario en una horca

Caricaturista recibe amenaza tras publicar una polémica viñeta de un funcionario en una horca



Ecuador, 14 de septiembre del 2020. El caricaturista Jorge Sebastián Cadena Valverde, de BN Periodismo, denunció que recibió un mensaje intimidatorio a través del correo electrónico de su fanpage de Facebook Cazurro Art el pasado 11 de septiembre.

“Hemos revisado todos esos dibujos que haces, con Richard Martínez Alvarado no se juega. La próxima no será solo un correo, solo se solicita tu discreción (sic)”, fue la alerta que recibió el humorista gráfico. El asunto del mensaje dice: “CUIDATE”.

Cadena describió a FUNDAMEDIOS que recibió el correo al día siguiente de publicar una caricatura sobre el ministro de Economía, Richard Martínez, en el cual se retrata al funcionario con una soga de una horca al cuello y la leyenda: “Martínez nos quitó la educación… Nosotros le quitaremos su paz. #NoAlRecorte”. El caricaturista señala que con ese mensaje pretende cuestionar el recorte en el presupuesto de las universidades.

La página de BN Periodismo publicó un comunicado a través del cual “rechaza enérgicamente las amenazas realizadas al caricaturista y colaborador de este medio Cazurro Art, por publicar contenido que resulta incómodo al poder de turno. Desde nuestra trinchera, respaldamos su trabajo. Estamos seguros que su respuesta ante estas intimidaciones serán más viñetas y más personajes políticos caricaturizados”. El apoyo se expresó junto con el hashtag #EstamosContigoCazurro.

El dibujante, cuya fanpage tiene cerca de 90 mil seguidores, se caracteriza por realizar denuncias sociales a través de viñetas con contenido que reconoció, a veces, incomoda a los políticos.“No voy a parar, seguiré realizando crítica social a través de mis caricaturas”, indicó.

No obstante, Fundamedios hace un llamado al ejercicio responsable de la libertad de expresión y recuerda que uno de sus límites, según los instrumentos y estándares internacionales, están en el llamado y la apología de la violencia. Si bien es legítimo que una caricatura sea perturbadora e incómoda, el representar a un funcionario en la horca y acompañarla de una leyenda que puede ser interpretada como una amenaza violenta, nos parece que podría estar transgrediendo esos límites y convertirse en una expresión no protegida que, en  todo caso, tampoco legitima ninguna amenaza en contra del caricaturista.