Guardias obligan a periodista a borrar video y lo retienen contra su voluntad durante 20 minutos 

Guardias obligan a periodista a borrar video y lo retienen contra su voluntad durante 20 minutos 



Ecuador 20 de abril de 2021. El periodista Fabricio Rosero Vaca, del portal Imbabura en línea, fue censurado y retenido contra su voluntad por un grupo de guardias que trabajan en la Terminal Terrestre de Ibarra, mientras realizaba una transmisión en vivo. 

En conversación con Fundamedios, el comunicador contó que acudió a las 07:45 a la Terminal Terrestre para realizar una cobertura sobre los efectos del paro interprovincial por la eliminación del subsidio al diesel. 

Según contó el periodista, al ingreso procedió a identificarse y explicó que haría una cobertura en vivo. Inicialmente, los guardias le permitieron el paso, pero luego de unos minutos se acercaron a decirle que no podría seguir grabando: tenía que solicitar permiso a la Administración y le pidieron que borrara el video. El comunicador les explicó que no podía borrar el material porque fue una transmisión en vivo y procedió a dirigirse hacia su vehículo que estaba en los parqueaderos. 

Los guardias lo escoltaron hasta el estacionamiento y los retuvieron en contra de su voluntad durante 20 minutos, hasta que un patrullero de la Policía llegó. “Los oficiales me pidieron que por favor colabore y que elimine el video. Con la presencia de los guardias y los uniformados me sentí intimidado  y procedí a borrar la transmisión”, contó.

Durante los últimos siete días Fundamedios ha registrado tres alertas cuyos agresores  han sido policías. El miércoles 14 de abril uniformados del Grupo de Operaciones Motorizadas amedrentaron a un grupo de activistas de la Asociación de Familiares de Personas Desaparecidas en Ecuador (Asfadec) mientras realizaban un plantón pacifico en la Plaza Grande de Quito. 

Dos días después, el periodista venezolano con estatus legal en el Ecuador, Alejandro Martínez, fue amedrentado por un grupo de policías tras registrar con su celular las agresiones de los uniformados contra un ciudadano venezolano en Carapungo, al norte de Quito