Fotógrafos, activistas y ciudadanos fueron reprimidos duramente por la Policía durante plantón en Guayaquil

Fotógrafos, activistas y ciudadanos fueron reprimidos duramente por la Policía durante plantón en Guayaquil



Los fotógrafos de diario Expreso, Valentina Encalada y Miguel Canales, fueron agredidos físicamente la mañana de este 14 de mayo mientras cubrían el plantón “Estamos en luto y resistencia”, en el centro de Guayaquil (epicentro de la pandemia en Ecuador). No fueron los únicos. Hay reportes de al menos cuatro detenidos y otras personas golpeadas. 

La manifestación, convocada por la Coordinadora de Organizaciones Sociales del Guayas y a la que se sumó el Frente Amplio Estudiantil, reunió a un grupo de personas en la entrada del parque Centenario. El objetivo era protestar pacíficamente por el intento de recorte en educación superior, la carencia de protocolos para el levantamiento de cadáveres y el presupuesto de salud para atender la emergencia sanitaria provocada por la COVID-19

La fotoperiodista detalló a Fundamedios que mientras documentaba cómo se manifestaba respetando el espacio de aislamiento, un uniformado increpó a una ciudadana que tocaba tambores. Le pidió que hiciera silencio y, ante la negativa, la desalojó a la fuerza. “La policía nacional empezó a quitar los carteles a la gente y a dispersarla. Otro me lanzó la moto para intentar que me moviera”, señaló. 

Encalada fotografió el desplazamiento de los manifestantes por la avenida 9 de Octubre, cuando un teniente de la Policía Nacional la empujó, agarró su brazo “muy fuerte” y amenazó con llevarla detenida. Al agente del orden no le importó que ella se haya identificado como reportera gráfica.

En otro punto de la protesta, su colega retrataba la agresión de la Policía a una señora y su hijo, cuando otro agente lo agredió por la espalda con un tolete, pero él siguió con las tomas hasta que recibió un golpe en la mano. “Mientras estaba haciendo las fotos, me pegan un toletazo en el cuello, me muevo y me vuelven a pegar otro, hasta me dieron un puñete y me dañaron mis lentes”, denunció Canales. 

Andrés Loor, fotógrafo del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos (CDH), también cubría la marcha mientras los motorizados con sus vehículos y sirenas dispersaban a los ciudadanos. Sin motivo, uno de los gendarmes atacó por la espalda al hijo de la activista Johanna Chévez (actualmente detenida)  y lo golpeó brutalmente. 

“Nunca antes había visto una agresión así y empecé a tomar fotos, cuando siento un toletazo en la nuca, no me moví porque quería seguir documento lo que pasaba, me vuelve a golpear, me pongo la mano izquierda para cubrirme y siento un dolor incontenible porque me dan en todos los dedos”, narró Loor a Fundamedios. 

El director del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, Billy Navarrete, aseguró que Paúl Murillo Ontaneda, Xavier Moreira, Johanna Chévez y Antonio Hernández fueron detenidos en las calles Vélez y Rumichaca por agentes de la Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO). Los trasladaron a la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) de Boyacá y Luis Urdaneta. 

Fundamedios intentó contactar a Henry Ponce, director de Comunicación de la PN, pero no obtuvo respuesta. 

La organización rechaza categóricamente que una institución, responsable de garantizar la seguridad ciudadana, actúe violentamente para acallar una protesta pacífica. Aunque Ecuador se encuentra en estado de excepción, recurrir a prácticas agresivas para acallar la libertad de expresión viola los Derechos Humanos.