image1

Varias empresas de cartón, dos televisoras, un magnate de medios y un binomio presidencial, son los componentes de un caso de corrupción que relaciona al expresidente de Guatemala Otto Pérez Molina y al mexicano Remigio Ángel González, conocido como “El Fantasma”, dueño de cinco estaciones de TV, diez de radio y dos periódicos en Ecuador, quien habría financiado de forma ilícita las campañas del candidato por el Partido Patriota (PP) de Guatemala, entre 2008 y 2011.

Detrás de esta movida ilegal de dineros hay todo un entramado que forma parte del caso llevado por la Fiscalía Especial contra la Impunidad de dicho país como “Cooptación del Estado”, en el que gracias al trabajo de la Comisión Internacional en Contra de la Impunidad en Guatemala (CICIG), se develó un esquema de sobornos y coimas para favorecer con contratos del Estado a varias empresas.

Pérez Molina ha sido acusado de liderar junto con su ex Vicepresidenta, Roxana Baldetti, una estructura criminal que se encargó de cooptar financiamiento ilegal para su campaña, cuyo beneficio para los financistas se traducía en posteriores contratos con el Estado, una vez ganada la Presidencia; además de subsiguientes millonarias coimas para la continuidad en la adjudicación de tales contratos. Este proceso se suma a otro juicio que libran por el caso de “La Línea”: una red criminal que involucra a varios funcionarios estatales, quienes recibieron sobornos a cambio de la reducción de impuestos para empresas importadoras entre 2012 y 2015, año en el que los dos funcionarios renuncian y son apresados.

Ambos casos se traducen en el escándalo de corrupción más grande que se ha registrado en varias décadas en Guatemala y que podría dar pistas de cómo funcionan estas organizaciones criminales desde el poder. Además de traspasar fronteras, ya que su desentramado también podría revelar la forma de operar de un tipo de actividad fácilmente replicable en otras latitudes.

Las pruebas

Durante la etapa procesal del juicio en contra de Pérez Molina por dicho caso, la CICIG presentó en junio de 2016 una serie de pruebas entre las que constan los documentos que confirmarían el esquema de corrupción con el que operó la financiación ilícita de la campaña del binomio Pérez Molina/Baldetti, por parte de “El Fantasma”. Estas pruebas involucran al exfuncionario en los delitos de asociación ilícita, cohecho pasivo, lavado de dinero y enriquecimiento ilícito.

Según el art.21 de la Ley Electoral de Guatemala, las contribuciones a candidatos no pueden ser anónimas y deberán canalizarse por medio de las organizaciones políticas, las cuales tendrán que llevar un registro público de todas las contribuciones que reciban. El financiamiento desde las empresas del Fantasma no fue declarado, ni público, ni canalizado por el PP.

El hoy develado esquema de financiación ilícita es simple: Roxana Baldetti, candidata en 2011 a vicepresidenta por el PP, conformó cuatro empresas de cartón (que no tienen actividad comercial real): Comercial Urma, Publicmer, Publiases y Serpumer. A través de ellas, recibió entre 2008 y 2011 supuestos contratos de publicidad por USD 2,3 millones de Radiotelevisión Guatemala Canal 3 y Televisiete Canal 7, ambas televisoras propiedad de Ángel “El Fantasma” González.

Emisión de cheques
Lista de cheques emitidos entre 2008 y 2011 por Radio Televisión Guatemala y Televisiete a favor de las empresas Urma, Publicmer, Publiases y Serpumer, por montos que suman una cantidad idéntica en cada documento y dan un total de USD2.3 millones.

El pago por servicios falsos es fácilmente determinable analizando los montos de los cheques emitidos por ambas televisoras, pues son exactamente iguales durante los cuatro años: 215.600 quetzales o 205.975 quetzales, y cuyos beneficiarios son siempre una de las cuatro empresas de Baldetti, cuyos únicos clientes son Televisiete y Radio Televisión Guatemala. Además, fueron expedidos los mismos días de cada mes en ambos canales.

cheque RTVGuatemala-Urma dorso
Cheque de 215.600 quetzales expedido por Radio Televisión Guatemala, cuyo beneficiario es Comercial Urma.
Cheque de 215.600 quetzales expedido por Televisiete, cuyo beneficiario es Publicmer.
Cheque de 215.600 quetzales expedido por Televisiete, cuyo beneficiario es Publicmer.

La investigación determinó varios patrones que se repiten en las facturas emitidas por tales empresas: el registro con datos idénticos en cuanto a cliente, descripción del servicio y valor, con una periodicidad y valores constantes.

Factura Publicmer-Televisiete Factura Publicmer-RTVGuatemala 2Factura Publicmer-Televisiete 3

Incluso servicios distintos tienen el mismo valor el cual ha sido calculado para recibir mes a mes la misma cantidad.

factura Urma-RTVGuatemala Factura Urma-Televisiete 4

Cuando el binomio del PP asume el poder,  los dos canales de televisión son beneficiados con contratos con el Estado por más de USD 13.5 millones por pautaje entre 2012 y 2015, de un total de USD 15.9. Es decir, más del 69% del total de la publicidad estatal.

contratacion con televisoras

Con el dinero ingresado a las empresas de Baldetti por supuestos servicios contratados por los canales de TV del Fantasma, se compraron varios automotores y se cubrieron gastos diversos, con lo que se cierra el círculo del lavado.

Tabla de compra de vehículos. Fuente: CICIG.
Tabla de compra de vehículos. Fuente: CICIG.
gastos dinero financiamiento
Tabla de gastos realizados con dinero Televisoras. En el cuadro naranja se observa que la mayor parte de gastos se realizaron entre 2008 y 2011. Fuente: CICIG.

Dado que el modus operandi de “El Fantasma” es tener sus empresas a nombre de testaferros, dichas televisoras estaban a nombre de su esposa Alba Lorenzana. Por ello es que luego de abrirse el caso, la Interpol emite una orden de captura internacional en contra de Lorenzana, quien hasta la actualidad se encuentra prófuga.

Para el periodista guatemalteco Gustavo Berganza, según narra el diario Reforma, “el éxito del empresario mexicano (El Fantasma) se explica por el apoyo financiero que brinda a los candidatos que se perfilan ganadores a la presidencia guatemalteca, así como a las relaciones que históricamente ha construido con el poder”.

Desde los años 80, González trabajó en la venta de contenidos de Televisa desde Guatemala, en donde basó su imperio mediático con cercanos vínculos al poder de turno. Ya en los noventas, poco a poco compró todos los canales de televisión abierta guatemaltecos, y se dedicó a financiar campañas presidenciales. El siguiente paso fue expandir su monopolio por Centroamérica y posteriormente, a Sudamérica.

Pese a los visibles tentáculos del Fantasma González en este caso, nada se sabe de él -como es usual- aunque en una entrevista reciente a Otto Pérez Molina, durante el receso del juicio por el caso “La Línea” en febrero pasado, declaró que lo conoce desde que fue jefe del Estado Mayor en el Gobierno del presidente Ramiro León, es decir, desde 1993.

En la misma entrevista negó conocer acerca de las empresas de Baldetti, sin embargo aclaró que “lo que ahí está facturado es por pago de unos servicios que supuestamente le están prestando a ellos y eso habrá que demostrarlo, pero eso tendrá que ser en el juicio, yo no puedo adelantar nada, porque esto está ligado al proceso como uno más de los grupos que fueron señalados como financistas del partido en la campaña del 2011”.

También expresó que no estuvo cerca de tales empresas, y que “tendrán que responder las personas que son las que estaban en esas empresas y si verdaderamente el dinero iba para el funcionamiento del partido”.

Hasta el momento, por el caso “Cooptación del Estado” están sindicadas 55 personas, entre ellas, varios exfuncionarios del Estado, miembros del PP, contratistas y financistas. La etapa procesal continúa y aún no se ha dictado sentencia.