La censura y la autocensura aumentó en 2015, de la mano de casos de censura en Internet, en donde empresas como Ares Rights y otras similares limitaron y restringieron contenidos, abusando de leyes de propiedad intelectual, mientras que la Ley Orgánica de Comunicación produjo autocensura en los medios.