La mañana de este 20 de febrero, el presidente Lenín Moreno firmó la Declaración de Chapultepec. El documento, adoptado por la Conferencia Hemisférica sobre Libertad de Expresión en Ciudad de México, en 1994, consagra la existencia de una prensa libre como “condición fundamental para que las sociedades resuelvan sus conflictos, promuevan el bienestar y protejan su libertad”. También manifiesta que no debe existir ninguna ley o acto de poder que coarte la libertad de expresión o de prensa. ‘pl

A la firma también asistieron el vicepresidente Otto Sonnenholzner, y María Elvira Domínguez, presidenta de la Sociedad interamericana de Prensa (SIP), quien expresó que desde que Moreno asumió las riendas de Ecuador, es un país diferente, tolerante y democrático. “Felicito profundamente la reforma a la Ley Orgánica de Comunicación y la eliminación de la Superintendencia de Comunicación. Esperamos que el Cordicom respete los derechos de los medios y comunicadores”, dijo.

El Presidente ecuatoriano expresó su convicción y compromiso para crear un país libre que respete los derechos de los periodistas y de los ciudadanos de expresarse sin miedo a los ataques y censura. “Las puertas de un gobierno nunca deben cerrarse a los trabajadores de la prensa. Estamos aquí para facilitar el trabajo de los comunicadores en la tarea noble que tienen de llevar la verdad a los ciudadanos independientemente de que nos guste o no” expresó.

La Declaración de Chapultepec es un decálogo de principios y que busca ratificar la democracia, libertad de expresión y de prensa en el continente americano. Ha sido firmado por más de 70 jefes de Estado de América.