Los medios y los trabajadores de la prensa son las principales víctimas de agresiones a la libertad de expresión. Las sanciones a los medios por la aplicación de la Ley Orgánica de Comunicación (LOC) y los ataques físicos son la causa principal de las mismas.