Históricamente los grupos más vulnerables después de los periodistas y trabajadores de los medios han sido los personajes públicos, ciudadanos y ciberactivistas.