Dentro de la categoría de agresores, el Estado y los funcionarios públicos han sido los principales agresores históricamente, desde nuestros registros en 2008.