“El Gobierno debe saber que no es un caso en que puede pasar la página y callarse. Nosotros vamos a seguir luchando frente a frente, codo a codo hasta llegar a la verdad”, dijo Ricardo Rivas, la noche de este 12 de diciembre cuando se le preguntó ¿cómo hacer para que el asesinato de Paúl, Javier y Efraín no quede impune?

“No es un caso de tres periodistas, es un caso que va mucho más allá. La lucha ahora no es por nuestros familiares, ya tenemos los cuerpos, ya sabemos donde están, la lucha es sobre la seguridad para los periodistas que trabajan en zona de riesgo”, reflexionó.

FUNDAMEDIOS y los colectivos Nos Faltan 3 y Periodistas sin cadenas coorganizaron un conversatorio que ahondó en la postura de los familiares del equipo periodístico de Diario El Comercio frente a la respuesta del Estado ecuatoriano en torno a las investigaciones.

En la charla participaron Ricardo Rivas y Diego Cazar, periodista de los colectivos que llevan adelante una indagación periodística para determinar por qué se produjo el secuestro y asesinato.

Moderado por Desirée Yépez, directora de Contenidos de FUNDAMEDIOS, el conversatorio giró en torno al manejo de documentación durante la investigación del caso y los mecanismos y pasos a seguir de los familiares y periodistas.

Ricardo Rivas expresó que las audiencias en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) del pasado 6 de diciembre fueron lamentables. “Cuando estás ahí, te sientas y comienzas a dimensionar que los ojos de todo un continente están ahí. Uno espera que las personas estén a la altura de este evento, y no fue así”, dijo. Explicó que el Estado Ecuatoriano, uso sus cortos 10 minutos de presentación para cuestionar a la CIDH y pedir que se archiven las medidas cautelares. “Buscábamos un gobierno que se duela, que sea sensible, que quiera llegar a la verdad. Lo menos que esperas es eso. Sentia verguenza, muchas de las personas que estaban en la mesa del estado se las veía inquietas con lo que presentaba el procurador. Seguramente el discurso no se planteó en las mesas de trabajo”, habló.

Diego Cazar compartió la opinión de Rivas y expresó que lo que se vivió en las audiencias fue una presentación en busca de la protección a un gobierno o a alguien dentro de ese gobierno. Acerca de el manejo de documentación y hechos presentados por el estado en la audiencia Cazar dijo “Cualquier argumento era posible para que la información fuera frenada, recaudada, confundida o negada. El estado es responsable. Si hablamos de el Fiscal Toainga, el debería dar los documentos que validan todo lo que se ha dicho”, refiriéndose a lo que el Procurador Iñigo Salvador expuso en la CIDH como su afirmación de que el asesinato sucedió en tierras Colombianas así como la supuesta apertura absoluta del estado con las familias en cuanto a la recopilación de documentos. “No es correcto que se haya dicho con gran cinismo que se les dio a los familiares todo el acceso. Lo que entregó el gobierno fueron documentos absolutamente inútiles”, dijo el periodista.

Cazar, frente al tema de acceso a la información y el futuro de esta investigación, dijo que se han hecho varios pedidos de documentación e insumos  al estado que no han tenido respuesta. Hizo también un enfoque importante en la zona donde ocurrió el asesinato “Lo que ha ocurrido es para entender que aquí tenemos una provincia totalmente desprendida que vive situaciones terribles, que ha sido descuidada. Por qué la descuidan? Qué hace que el estado no pueda tener presencia?” dijo. Diego también expresó que como periodistas debemos exigirnos a nosotros mismos as como exigir al estado que se garantice nuestra seguridad porque las investigaciones y coberturas tienen que seguir. “ No vamos a dejar de contar historias”, concluyó.

 

El conversatorio se cerró con el tema del anuncio que dió Galo Ortega, padre de Javier, en la rueda de prensa de los familiares donde dijo que está dispuesto a someterse a una huelga de hambre en caso de que la investigación no avance. Frente a esto, Ricardo expresó “El ser humano no tiene límites, y si se trata de buscar la verdad más aún. Esta no es la primera vez que Galito intenta hacerlo, la primera nosotros nos opusimos porque queríamos agotar todas las instancias. Es difícil porque que puedo yo decirle a un padre cuando ha perdido a su hijo en este tipo de circunstancias?” dijo. Cerró diciendo que lo que buscan los familiar es agotar todas las instancias antes de llegar a este tipo de situación y que no se cansarán ni conformarán con una pseudo-verdad que es la que el estado ha dado. “Hay que ir al fondo con convicción, con decisión, con fortaleza. Respeto mucho la posición de Galito”.