fbpx
Tags Posts tagged with "Nosfaltantres"

Nosfaltantres

245

A las 15:00 del viernes 15 de junio, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dio inicio a un proceso inédito en cuanto a la investigación de derechos humanos en el continente. Frente a una comitiva de los familiares de los periodistas Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra; representantes del Estado ecuatoriano y de las organizaciones de la sociedad civil Fundamedios (Ecuador) y la Fundación para la Libertad de Expresión (Flip de Colombia) se llevó a cabo la primera reunión de trabajo sobre el Equipo de Seguimiento Especial (ESE) a las medidas cautelares otorgadas al equipo periodístico el pasado 12 de abril.

La cita, dirigida por la relatora para Ecuador, Esmeralda Arosemena junto con el Secretario Ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrao, el relator para la Libertad de Expresión, Edison Lanza y el responsable del equipo de medidas cautelares, Jorge Meza giró en torno a tres aspectos: la aceptación por parte del Estado ecuatoriano del plan de trabajo propuesto por la CIDH -así como del presupuesto previsto para la investigación; la presentación por parte de las familias de las víctimas de las características y expectativas sobre los resultados del ESE y la expresión del compromiso del Estado Colombiano para ser parte de este mecanismo de seguimiento y garantizar el cumplimiento de las actividades de este equipo en su territorio.

Entre las expectativas de las familias y las organizaciones peticionarias que acompañan la implementación del proceso se encuentra la importancia de garantizar a los delegados del ESE el acceso a la información de forma transparente, oportuna y en todo nivel. Otra de las expectativas familiares es que las acciones del ESE sean concertadas con las víctimas y recibir avances de la investigación de manera amplia. Además, propusieron a la comisión que la investigación del caso tome en cuenta el contexto en el que ocurrieron los hechos, pues el equipo periodístico se encontraba en la zona de San Lorenzo y Mataje para reportar situaciones de violencia que fueron en aumento a partir de finales del mes de enero luego de la explosión de un cuartel policial en esta localidad.

Paulo Abrão, secretario general de la CIDH, explicó que lo que motivó a generar una respuesta especial de la CIDH para la situación es el impacto negativo que el secuestro y asesinato del equipo periodístico puede tener en el ejercicio de la libertad de expresión en el Ecuador y la región y por ello instó a los representantes del Estado y a los peticionarios y familias a comprometerse en la consecución de resultados durante el tiempo que operará este mecanismo.

Por su parte, Esmeralda Arosemena, relatora para Ecuador de la CIDH, explicó que el enfoque del ESE es la centralidad de las víctimas (familiares de Javier, Paúl y Efraín) en el proceso y reiteró la voluntad de la CIDH de que este equipo se seguimiento ofrezca recomendaciones para lo no repetición de los hechos. A esta perspectiva se sumó el relator Edison Lanza quien consideró que el ESE tiene la posibilidad de marcar un precedente importante en la defensa de la libertad de expresión del continente. La comitiva familiar, así como Fundamedios y la Flip consideraron que esta es la posibilidad de marcar el inicio de un camino hacia la no impunidad en los crímenes contra periodistas.

Los siguientes pasos tienen que ver con la primera visita de los delegados del ESE al territorio prevista para el mes de julio. Al respecto, las familias informaron a la CIDH la ubicación en la que se encuentra la información desclasificada entregada por las autoridades ecuatorianas el pasado 14 de mayo y solicitaron que una de las primeras acciones sea el levantamiento de esos documentos.

En tanto, a las 16:00 de ese mismo viernes, la CIDH recibió a la comitiva del Estado Colombiano, representado por el embajador ante la OEA, Andrés González. Colombia adquirió el compromiso de apoyar el mecanismo de seguimiento y conocer en un plazo breve el plan de trabajo que le presentará la CIDH para actuar en su territorio.

Los familiares recordaron que en su cita con el presidente Juan Manuel Santos y la canciller María Ángela Holguín, se habló de la participación de Colombia en el mecanismo especial.

González reiteró que existe el compromiso colombiano y junto con los representantes de la CIDH acordaron el plazo de 7 días -a partir del envío del plan de trabajo por parte de la CIDH- para pronunciarse de manera oficial y escrita. La gira de visitas que inicia en julio también tomará en cuenta reuniones con autoridades en Colombia.

El primero de los mecanismos especiales se dio lugar para el caso de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa, México. El segundo se remonta a abril del 2016, cuando la familia de la activista Beta Cáceres, asesinada en Honduras solicitó un grupo de investigación similar al organismo internacional. Ahora el secuestro y asesinato de Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra, se convierte en el tercero en marcar un hito en la investigación de este tipo de violaciones a los derechos humanos en la región.

*La comitiva del Estado ecuatoriano, estuvo encabezada por Juan Pablo Morales, subsecretario de Derechos Humanos del ministerio de Justicia, Juan Sebastián Medina, asesor jurídico de la Presidencia de la República y el Sub-procurador, Ricardo Velasco, acompañados por el embajador de Ecuador ante la OEA, Marcelo Vásquez.

* En la comitiva familiar participaron: Cristhian Segarra, Raúl Borja, Yadira Aguagallo y Ricardo Rivas, representados legalmente por el jurista Juan Pablo Albán, parte del equipo legal de la Universidad San Francisco de Quito que acompaña a las familias en el proceso. César Ricaurte de Fundamedios y Pedro Vaca de la Flip, representaron a las dos organizaciones de la sociedad civil forman parte del proces como peticionarios.

251

El periodismo ecuatoriano vive nuevamente horas intensas por la recuperación de los cuerpos del equipo periodístico del Diario El Comercio, secuestrado el pasado 26 de marzo y asesinado en abril, en territorio colombiano por el disidente de las FARC alias Guacho.

En la tarde del 21 de junio, radio Caracol de Colombia, primero, y el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, después, mediante sus cuentas de twitter anunciaron que se encontraron cuatro cuerpos en la zona rural del Alto Mira, tres de ellos corresponderían a los tres periodistas. A partir de esta información se ha dado una sucesión de hechos que FUNDAMEDIOS relata en la siguiente línea de tiempo.

=

210

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) anunció que este próximo 15 de junio de 2018 será la primera reunión de trabajo del Equipo de Seguimiento Especial (ESE), que fue conformado para investigar y esclarecer el secuestro y asesinato del reportero Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra de Diario El Comercio. A la reunión, que tendrá lugar en la sede de la CIDH, en Washington, han sido convocados los representantes del Estado ecuatoriano y los peticionarios que incluyen a los familiares de los periodistas y representantes de la Fundación para la Libertad de Prensa FLIP, de Colombia y de FUNDAMEDIOS, del Ecuador.

A través de un comunicado, Paulo Abrao, Secretario Ejecutivo de la CIDH, puso en conocimiento el plan de trabajo y las acciones que tendrá el ESE entre mediados de junio y diciembre de 2018, de conformidad con las atribuciones y mecanismos dispuestos en la Convención Americana, Estatuto y Reglamento.

Parte de las actividades planteadas por el ESE, contempla tres visitas al Ecuador, en donde el Equipo mantendrá reuniones y mesas de diálogo; el envío de aportes técnicos, solicitudes de información, reuniones de trabajo, audiencias públicas durante el período de sesiones de la CIDH y la emisión de reportes. De acuerdo al cronograma tentativo, el ESE planea presentar su informe para diciembre de este año.

En su escrito, dirigido a los familiares, en calidad de peticionarios de las medidas cautelares que fueron otorgadas tras el secuestro del equipo periodístico, la CIDH aseguró que es de suma importancia que los familiares de los comunicadores sean parte central del proceso de investigación, el cual esperan sea célere y transparente con la debida cooperación del Estado.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó este 12 de abril de 2018 medidas cautelares en favor de Ortega, Rivas y Segarra, dando respuesta favorable al pedido hecho el pasado 10 de abril por parte de la FLIP, Fundamedios y los familiares de los comunicadores.

247

El presidente de la Conferencia Episcopal de Ecuador, Monseñor Eugenio Arellano recibió en la sede del ente católico a los familiares del periodista Javier Ortega, del fotógrafo Paúl Rivas y del conductor Efraín Segarra, secuestrados en la frontera con Colombia. Tras la cita, el Monseñor instó al Gobierno Nacional estudiar la posibilidad del canje de los profesionales de la comunicación por los tres disidentes tras las rejas que forma parte de las exigencias hechas por los captores.

“Desde ya, con el mayor convencimiento y con el mayor respeto, pedimos al Gobierno del Ecuador que considere el canje de los tres periodistas por los tres disidentes de estos grupos, con el mayor de los respetos, sería un buen paso hacia adelante”, dijo Arellano.

La Conferencia Episcopal Ecuatoriana emitió una carta abierta en donde se expresó lo siguiente: “La Conferencia Episcopal Ecuatoriana, frente a los hechos acontecidos en Esmeraldas-Ecuador, que son de conocimiento público en relación al secuestro de los tres periodistas ecuatorianos del Diario el Comercio, los cuales han generado inseguridad y han desestabilizado el orden en esta parte de nuestro País, desea expresar sus sentimientos de solidaridad para con sus familiares y el pueblo en general por este lamentable acontecimiento que tiene repercusión no sólo nacional sino internacional”.

La carta también hizo un llamado a la conciencia, de manera especial de aquellas personas que acuden a estos mecanismos, aparentemente razonables e idóneos, buscan la atención de sus gobernantes y la sociedad a sus anhelos y deseos. “Les pedimos que acudan a los procedimientos contemplados por los sistemas democráticos para elevar sus peticiones sin perjudicar ni lastimar a la comunidad. Somos hijos de una misma nación y un solo Padre”. “Los familiares y amigos de los secuestrados han dirigido una carta al Santo Padre, la misma que ha sido canalizada ya a través de la Nunciatura Apostólica”.

En diálogo con la prensa, Ricardo Rivas, hermano de Paúl Rivas uno de los secuestrados, dijo tener claro que los plagiarios hicieron dos exigencias y a agradeció la firmeza de Monseñor Arellano al solicitar la liberación de los periodistas secuestrados. Rivas opinó que “ya es hora que el gobierno de Colombia no vea el costo político que les representa a ellos, sino que vean que son tres seres humanos y la vida no es negociable”.

192

En horas de la tarde de este miércoles 04 de abril, tras 10 días desde que se confirmó el secuestro de los ciudadanos ecuatorianos y trabajadores de Diario El Comercio: Paúl Rivas, Javier Ortega y Efraín Segarra, sus familiares solicitaron la intermediación humanitaria de la Cruz Roja Internacional.

Por medio de una carta firmada por Ricardo Rivas (hermano de Paúl Rivas), Patricio Segarra (hijo de Efraín Segarra) y Galo Ortega (padre de Javier Ortega), solicitaron al organismo internacional  que “actúe como organismo humanitario, en el caso del secuestro de los ciudadanos ecuatorianos y trabajadores de la comunicación”.

En el documento -en el que se relata la cronología del secuestro desde que se informó a los familiares el lunes 26 de marzo del 2018- los representantes de los ciudadanos secuestrados en Mataje, provincia de Esmeraldas, pidieron al Comité Internacional de la Cruz Roja que, de aceptar la intermediación, articule a sus equipos destinados al territorio fronterizo, es decir ICRC Bogotá e ICRC Lima, con el fin de precautelar la seguridad e integridad de sus familiares.

El objetivo de esta acción es establecer un tercero neutral que pueda velar por el bienestar físico y emocional de los tres ciudadanos ecuatorianos. Luego de conocer, por medio del canal colombiano RCN, imágenes en los que se observa a los tres secuestrados encadenados, las familias de Paúl Rivas, Javier Ortega y Efraín Segarra mostraron su preocupación por su estado de salud y por sus condiciones psicológicas.   

DESCARGUE LA CARTA REMITIDA A LA CRUZ ROJA

265

Más actores se suman al pedido de liberación del equipo periodístico de Diario El Comercio, secuestrado el pasado 26 de marzo en Mataje (Esmeraldas), frontera colombo ecuatoriana. Este tres de abril, más de 70 periodistas, académicos, activistas y organizaciones que defienden la libertad de expresión suscribieron una carta dirigida a Lenín Moreno, presidente de Ecuador; y su homólogo, Juan Manuel Santos.

El documento acoge los planteamientos que previamente manifestaron 500 periodistas ecuatorianos y colombianos, quienes exigen “corresponsabilidad” en la resolución de este conflicto. Los grupos irregulares que operan en el límite norte entre ambos países, y que retuvieron al periodista Javier Ortega, al fotógrafo Paúl Rivas y al conductor Efraín Segarra, se originaron en Colombia y “son producto de la desmovilización de los integrantes de la guerrilla de las FARC”.

Los firmantes exhortan a los gobiernos involucrados a transparentar la información. La falta de datos y el manejo de una sola tesis sobre los acontecimientos ocurridos en Esmeraldas, norte de Ecuador, provoca manipulación y tendencia a olvidar otros problemas que también generan violencia.

La misiva advierte que las agresiones contra periodistas y miembros de medios de comunicación constituyen una de las formas de censura más extrema. El Sistema Interamericano, en su documento de Estándares Interamericanos y Prácticas Nacionales sobre prevención, protección y procuración de la justicia respecto de violencia contra periodistas y comunicadores, ratifica que es responsabilidad del Estado garantizar el libre ejercicio del periodismo.

La Asociación por los Derechos Civiles, de Argentina; el Instituto Prensa y Sociedad, el Observatorio Latinoamericano para la Libertad de Expresión, de Perú; Derechos Digitales, de Chile; el Centro Nacional de Comunicación Social AC, de México; la Asociación Nacional de la Prensa, de Bolivia; la Associação Brasileira de Jornalismo Investigativo, de Brasil; el Sindicato de Periodistas del Paraguay;  la Asociación Mundial de Radios Comunitarias, de América Latina y El Caribe; el Instituto Prensa y Sociedad, IPYS, de Venezuela; Fundamedios USA, de EE.UU.; Canal RCN y NTN24, de Colombia; el Comité para la Protección de los Periodistas, CPJ; Freedom House; la Asociación de la Prensa Uruguaya son algunas de las organizaciones que se pronuncian y exigen una respuesta pronta y efectiva a los mandatarios de Ecuador y Colombia.

 

LEER LA CARTA

469

PAÚL RIVAS: EL FOTÓGRAFO DE LA ESPERANZA

La fotografía está en sus venas. Paúl creció entre rollos de fotos y cámaras, la pasión por captar imágenes la heredó de su padre, también fotógrafo. Por ello, era natural que su aspiración fuese convertirse en fotoperiodista, una labor que cumple desde hace 20 años en diario El Comercio, medio de comunicación ecuatoriano al que le ha entregado no solo su amor hacia la fotografía y su dedicación, sino múltiples reconocimientos nacionales e internacionales.

Paúl estudió en el Colegio San Gabriel. Luego fue a la Universidad Tecnológica Equinoccial donde optó por la carrera de Publicidad, aunque no la ejerció, pues su genio estaba en aquello que denominaba “dibujar con la luz”.

Este 25 de abril Paúl cumplirá 46 años. Es sensible, extrovertido, alegre, jovial, solidario, sociable y muy inteligente.  Busca soluciones, da apoyo a las personas, tranquilidad a los demás y es comprometido con su trabajo. Su sensibilidad con las problemáticas sociales le llevó a realizar foto reportajes para contar historias a través de las imágenes.

En el 2013 registró la problemática de la desaparición de personas en Ecuador, en su foto reportaje de 10 imágenes “Desaparecidos y tatuados en la piel” que se publicó en el diario El Comercio, registró los rostros y la corporalidad de los familiares, se colocó en el lugar de las personas, transmitió la impotencia, el dolor y la frustración de quien no tiene datos de un ser querido, los mismos sentimientos que hoy deben estar sintiendo sus familiares y sus amigos. Por este trabajo, ganó el Premio Nacional de Periodismo Eugenio Espejo otorgado por la Unión Nacional de Periodistas (UNP) y en dos ocasiones su trabajo le significó la Pluma de Oro que otorga el premio Jorge Mantilla Ortega.

Su fotografía del volcán Tungurahua, en plena erupción fue catalogada como una de las mejores en América Latina, a esta realidad también se acercó desde el retrato con su foto reportaje “El Volcán es su hogar y no quieren dejarlo”. La migración tampoco ha escapado de su lente en su obra “Los que se van” expone las condiciones de vida de ecuatorianos que llegaron a España en busca de trabajo y oportunidades.

No es un fotógrafo que se conforma, su trabajo puede llevar meses de preparación para tener la foto perfecta. Tras las réplicas del terremoto ocurrido Manabí y Esmeraldas, viajó a la zona para registrar las primeras horas del acontecimiento. Y cuando en diciembre del 2017 Esmeraldas fue abatida por las réplicas del movimiento telúrico fue a Tonsupa para poner en evidencia el trabajo de sus pobladores para sacar a flote su localidad.

Toda su vida está articulada al ejercicio de su profesión, todo momento es una posibilidad para obtener inmortalizar los segundos dentro de su cámara de fotos de marca Canon, que es la que siempre ha preferido.

En su casa a Paúl, le esperan su familia y sus amigos. También su inmensa colección de cámaras de fotos antiguas.

 

JUAN JAVIER ORTEGA REYES: SENSIBLE ANTE EL DOLOR HUMANO

Se lo conoce como Javier, tiene 32 años, nació el 17 de diciembre de 1986. Un apasionado por el fútbol y en especial por el Fútbol Club Barcelona y su estrella Leonel Messi. Javier Ortega Reyes vivió sus años de adolescencia en la comunidad de Valencia, playa de Gandía, España. Allí cursó la secundaria, pero la nostalgia y el apego a su patria pudieron más y decidió regresar al Ecuador para iniciar con sus estudios de Comunicación Social en la Universidad Politécnica Salesiana en la ciudad de Quito.

Años más tarde, su padre, su hermano y hermana también volvieron al país. Para ese entonces Javier ya había culminado sus estudios de periodismo y había ingresado a la redacción de Diario El Comercio, primero en calidad de pasante, pero su sagacidad y sentido por la noticia le valieron el contrato definitivo en este medio, en el cual labora desde hace ocho años.

Los temas relacionados con la seguridad y la justicia siempre están en su pluma. Atento a los detalles, cauteloso y con la convicción de informar con responsabilidad lleva adelante reportajes vinculados con las leyes del país y lo hace con un enfoque humano, con un profundo respeto y apegado a lo que la ética dicta, como lo hizo con el reportaje sobre las personas cubanas deportadas en julio del 2016 (https://bit.ly/29EEMnC) o el reportaje sobre personas desaparecidas, en septiembre de 2015 ( https://bit.ly/1K1OlIN).

Sensible al dolor de todos los sectores sociales, también cubrió el dolor de los militares y las familias de los militares que perecieron en un accidente aéreo, en marzo del 2016. ( https://bit.ly/2pQ14KH  https://bit.ly/1SVDPYp ) “Los gritos de los hijos de los soldados caídos en Pastaza retumbaron ayer (16 de marzo) en la capilla que se improvisó en la Escuela Militar Eloy Alfaro (Esmil) de Quito. Los pequeños se abalanzaron hacia los féretros y acariciaron las banderas que se colocaron encima. Así, intentaron ver por última vez a sus padres. El llanto de los niños estremeció a los militares y civiles que asistieron a la ceremonia religiosa”, empieza relatando Javier Ortega sobre el sepelio de los militares.

Aunque las características de las fuentes que cubre hacen que su jornada de trabajo se extienda hasta la noche, trata de conjugar la pasión por el periodismo con la pasión por el balón. Los miércoles son el día marcado en la agenda para colocarse los botines, avanzar por la media cancha, armar una jugada y anotar para su equipo; pero no solo eso, también apuntó al atletismo, participando en las carreras de Ultimas Noticias.

Hoy la silla de Javier en la redacción de El Comercio está vacía, su sonrisa contagiosa ya no flota por el ambiente y la solidaridad que lo caracteriza en su casa es una falta permanente para su familia. Su mascota lo echa en falta por las noches, cuando llegaba a casa, cansado de la jornada, pero siempre lleno de cariño.

Su habitación está intacta desde el domingo 25 de marzo cuando partió hacia Esmeraldas para cumplir con su trabajo. Los carteles de Leonel Messi, las banderas, las camisetas y el resto de sus artículos del club catalán reposan en este lugar al que ahora ingresan su familia, su abuela, sus primos, sus tíos, quienes no descasarán hasta que vuelva sano y salvo.

 

EFRAÍN SEGARRA ABRIL: SEGARRITA

Nacido el 5 de diciembre de 1957, con 60 años de edad aún tiene la fuerza y la entereza para ser el conductor de los equipos de comunicación de Diario El Comercio. Los lleva a donde tenga que llevarlos.

Efraín Segarra nació en la ciudad de Pasaje, provincia de El Oro, pero quien lo conoce apuesta a que es quiteño de cepa, y sus señas le dan la razón pues desde que tenía 5 años llegó a la capital. Y en esa ciudad se quedó, se enamoró, tuvo dos hijos y forjó una carrera como conductor profesional.

Es animalista, tiene la capacidad de hacerse amigo de cualquier animal que encuentre en la calle, aunque sea el perro más bravo. Es fotógrafo por afición e hincha del Deportivo Quito.

Muy joven ingresó al Ministerio de Agricultura como asistente de oficina, pero los motores le llamaban más la atención y al graduarse como chofer profesional optó por poner sus manos al volante en esa misma institución durante 10 años.

Luego, su carácter aventurero le llevó a probar en una institución financiera. En el Banco del Pacífico, lugar en el que pasó 7 años, condujo toda la variedad de autos: motos, automóviles, camionetas y hasta blindados.

Pero él no es un hombre de un solo lugar, cuando lo llamaron a vincularse al Centro Comercial El Recreo, no dudo en cambiar el mundo de las finanzas por el paseo comercial. Allí pasó 3 años.

Un nuevo trabajo – y esta vez definitivo- tocó a su vida y desde hace unos 16 años es parte de la planta de conductores de Diario El Comercio. Ahí está disponible siempre que “el deber llama” como él mismo dice cuando una llamada ingresa a su celular, dispositivo electrónico en el que atesora su gran colección de “selfies” en todas las ciudades que visita por su trabajo.

Y nuevamente, la curiosidad innata de Efraín ha hecho de él un reportero, un fotógrafo, un asistente de locación, es que casi dos décadas en el mundo de la prensa le han contagiado el amor al oficio.

De vuelta a casa Efraín cuelga las llaves y alimenta a sus dos gatos y a su perro, animales rescatados y adoptados que van creciendo en número conforme se cruzan por su camino. De entre su amplia colección de camisetas del equipo de sus amores escoge una y se dirige hacia el estadio.

A Segarrita lo esperan todos en Diario El Comercio, esperan su amabilidad y siempre su buena disposición; esperan su espíritu aventurero y sus ganas de emprender por cualquier carretera buscando una nueva crónica, una nueva realidad


#NosHacenFalta3

299

A propósito del secuestro de un equipo periodístico de Diario El Comercio se han dado posiciones encontradas sobre si es acertado o no dar a conocer la identidad de las personas secuestradas. Este tema es necesario analizarlo con detenimiento.

Los protocolos que se mantienen sobre secuestros comunes y sobre los cuales los organismos estatales asumen la negociación para lograr la liberación de la persona secuestrada tiene directrices que no necesariamente son aplicables en caso de secuestro de un periodista o de una persona defensora de derechos humanos.

El gobierno y la empresa a la que pertenece un periodista secuestrado puede sugerir mantener en secreto la identidad de las personas secuestradas debido a que, dicen, si el secuestrador sabe de la importancia de la persona secuestrada puede aumentar la cuantía de un rescate. Esta premisa lógicamente beneficia a la empresa, quien debe ser responsable frente a una demanda de esta naturaleza. En cuanto a los gobiernos, manejar en secreto un caso de secuestro protege su imagen política ya que no se cuestiona cómo pudo ser secuestrado un periodista y la primera respuesta puede ser que el gobierno no tiene protocolos oportunos y eficientes para evitar tales hechos.

El trabajo de un periodista en situaciones de conflicto implica la búsqueda de contactos directos con las víctimas, las realidades y las personas involucradas en el conflicto. En la labor de los periodistas se aumenta notablemente su nivel de exposición por lo que el Estado debe generar un ambiente propicio y seguro para que este trabajo pueda desarrollarse sin interrupciones ni limitaciones desproporcionadas.

La empresa, por su parte, debe prevenir y reducir el riesgo de trabajo de sus periodistas, pues los empleadores son responsables de la seguridad de sus empleados y de los trabajadores independientes adscritos a ella. En este sentido, existen manuales específicos en los que se enfoca la responsabilidad de los medios de comunicación y la forma adecuada en que deben reaccionar cuando uno de sus reporteros es secuestrado. Se puede consultar un texto de Hannah Storm: “The kidnapping of journalists: Reporting from High-Risk Conflict Zones” (El secuestro de periodistas: reportando desde zonas conflictivas de alto riesgo).

 Algunos puntos de este texto sugieren que los medios de comunicación que envían a una zona de conflicto necesitan tener un plan de contingencia acordado previamente, aunque los detalles del plan no deben ser conocidos por todos, es importante que todos los trabajadores conozcan un esquema de cómo la empresa responderá, quién será el encargado de responder ante la crisis, qué recursos estarán disponibles y cuál va a ser la principal estrategia. Una cuestión básica es que los empleados de un medio de comunicación cuenten con un seguro que los cubra en caso de secuestro.

Cuando no se desea responder estas preguntas, las empresas optan por mantener en secreto la identidad de un periodista secuestrado, pues el público puede empezar a investigar si los parámetros descritos, y otros, se han cumplido.

En el caso que nos ocupa, una de las formas de proteger a periodistas secuestrados es dando a conocer su identidad y su trabajo, más aún, en caso de conflictos armados esto es indispensable, pues de otra forma, los bandos en conflictos podrían llegar a la conclusión equivocada de que un periodista es un agente o espía del bando contrario. Es probable que, conocidos los nombres, otros investigadores periodísticos empiecen a indagar si la labor de los periodistas secuestrados estuvo debidamente protegida. La empresa deberá responder si no existieron estos protocolos.

Por otra parte, en el Manual de Seguridad para Periodistas que maneja Reporteros Sin Fronteras, incluso se recomienda al periodista secuestrado que “Intenta conseguir que los captores utilicen tu nombre y te vean como una persona. Trata de establecer un diálogo, una relación con ellos para reducir las tensiones” y “Si te lo piden, accede a una grabación de tu voz o escribe un mensaje neutro que pueda ayudar a tu autentificación y liberación”.

La ONU, por su parte, también se ha pronunciado sobre este tema: “Hay varias cuestiones clave en relación con la víctima que pueden plantearse durante la investigación de un secuestro y que el oficial encargado del caso y otros oficiales deben tener en cuenta: Se debe identificar a la víctima, refiriéndose a ella por su nombre. Hay muchas pruebas de que las víctimas están más seguras si pueden identificarse como individuos a los secuestradores” dice en el Manual de lucha contra el secuestro”

Finalmente, cabe enfatizar que en caso de secuestro de un periodista en un conflicto armado es necesario que se pida la mediación de la Cruz Roja Internacional, aun cuando esto signifique que el Estado deba aceptar que en parte de su territorio existe un conflicto armado, aun cuando el actor que confronta no tenga el estatus de grupo beligerante y sea solo un frente delincuencial que controla un territorio específico. Los periodistas están protegidos por el Derecho Internacional Humanitario, por ende, se debe solicitar la mediación de la Cruz Roja Internacional, tanto para la negociación, como para el rescate. No confiemos solo en la intervención armada pues los riesgos en estos casos son innumerables.

La decisión de dar a conocer la identidad del equipo periodístico de Diario El Comercio que ha sido secuestrado en Mataje obedece a la necesidad de informar a los secuestradores no de la importancia de las personas secuestradas, y que con ello puedan exigir un rescate exorbitante, sino que son personas con protección especial derivada de tratados y acuerdos que el Estado está en la obligación de cumplirlos, y una acción equivocada tendrá grandes y graves consecuencias para cualquiera de las partes que haya equivocado este accionar.

A Paúl Rivas, Javier Ortega y Efraín Segarra los esperamos de vuelta libres, sanos y a salvo.

CEDHU – FUNDAMEDIOS – INREDH

Manual de seguridad para periodistas – RSF: https://bit.ly/2GSSYbz

Manual de seguridad para periodistas – CPJ : https://cpj.org/security/guide_es.pdf

Manual de lucha contra el secuestro – ONU: https://bit.ly/2E2mPLC

Guía de seguridad para periodistas visuales: https://bit.ly/2uqzBUB

613
Efraín Segarra Abril
60 años
5 de diciembre de 1957
Conductor, animalista, fotógrafo por afición e hincha del Deportivo Quito. Efraín Segarra nació en la ciudad de Pasaje, provincia de El Oro, pero quien lo conoce apuesta a que es quiteño de cepa, y sus señas le dan la razón pues desde que tenía 5 años llegó a la capital. Y en esa ciudad se quedó, se enamoró, tuvo dos hijos y forjó una carrera como conductor profesional.
Muy joven ingresó al Ministerio de Agricultura como asistente de oficina, pero los motores le llamaban más la atención y al graduarse como chofer profesional optó por poner sus manos al volante en esa misma institución durante 10 años.
Luego, su carácter aventurero le llevó a probar en una institución financiera. En el Banco del Pacífico, lugar en el que pasó 7 años, condujo toda la variedad de autos: motos, automóviles, camionetas y hasta blindados.
Pero él no es un hombre de un solo lugar, cuando lo llamaron a vincularse al Centro Comercial El Recreo no dudo en cambiar el mundo de las finanzas por el paseo comercial. Allí pasó 3 años.
Un nuevo trabajo – y esta vez definitivo- tocó a su vida y desde hace unos 16 años es parte de la planta de conductores de Diario El Comercio. Ahí está disponible siempre que “el deber llama” como él mismo dice cuando una llamada ingresa a su celular, dispositivo electrónico en el que atesora su gran colección de “selfies” en todas las ciudades que visita por su trabajo.
Y nuevamente, la curiosidad innata de Efraín ha hecho de él un reportero, un fotógrafo, un asistente de locación, es que casi dos décadas en el mundo de la prensa le han contagiado el amor al oficio.
De vuelta a casa Efraín cuelga las llaves y alimenta a sus dos gatos y a su perro, animales rescatados y adoptados que van creciendo en número conforme se cruzan por su camino. De entre su amplia colección de camisetas del equipo de sus amores escoge una y se dirige hacia el estadio.