fbpx
Tags Posts tagged with "periodismo de investigación"

periodismo de investigación

162

El Faro le debo esa bocanada de aire fresco tan necesario en nuestro oficio, el periodismo. Ese impulso tan oportuno cuando la rutina pasa por delante de uno coqueta y seductora. El Faro me ha revitalizado.

En la pasantía de una semana descubrí un modesto periódico digital salvadoreño, pero con las agallas de un ‘kamikaze’ para el buen periodismo. Ese que se hace en las peores condiciones y limitaciones. Ahí cuando la creatividad y la pasión se convierten en tus armas.

– ¿Trajiste computador? -me preguntó el primer día Carlos Dada, su director editorial-, porque lo que más hace falta son computadores.

Pero antes de hablar de El Faro primero hay que hablar de El Salvador, ubicado en la región más violenta del continente.

Llegué el domingo 29 de enero a la capital San Salvador. Viajé sin estadísticas, para evitar prejuicios. Subí al taxi que me llevaría al hotel y pregunté al conductor cómo andan en política. Mire, señorita –me contestó-, acá lo que importa es lo social y en lo social estamos mal con la mara. La mara (pandilla) extorsiona, la mara mata, así tenga solo un puesto de pupusas. Aquí por esta vía en las mañanas se encuentran los cadáveres botados; en este país hay promedio doce asesinatos diarios.

Doce muertes violentas al día era la cifra. Me la repitieron varias veces, así como las advertencias: “No lleve esto, no lleve aquello, no salga con el celular, jamás camine sola en la noche…”. Me lo dijeron la señora que hace esas deliciosas tortillas de maíz rellenas de queso y fréjol llamadas pupusas, la recepcionista del hotel, los periodistas, la artista, todos.

Así llega el miedo que evitas con el desconocimiento. Es comprensible, pues tratan de cuidar al recién llegado. Te mencionan a Soyapango. ‘Recuérdelo, no vaya’. Pero hay que salir. Caminas con las precauciones que debes tomar en toda ciudad nueva a la que vas. Y ahí está el caluroso San Salvador en clima y gente. Que trabaja, que estudia, que se divierte. Que vive. Que solo pude disfrutar durante una semana tanteando la corteza de ese mundo.

Periodismo vs. violencia
Una semana que también fue corta para aprovechar de El Faro. El medio tiene un grupo de periodistas que pertenecen al proyecto periodístico llamado Sala Negra que aborda temas como narcotráfico, violencia, pandillas, migración en Centroamérica. Sus trabajos son el resultado de semanas y  meses de investigación. Salen cuando su texto explique el fenómeno, cuando lo logran desenraizar de sus complejidades para mostrarlo a sus lectores de manera simple, pero completa.

El tiempo es un aliado, no una camisa de fuerza. Así aparecen crónicas largas, larguísimas. He trabajado en web desde hace siete años y me han repetido la premisa de textos cortos para web, porque los cibernautas leen poco y rápido. Nunca la he comprado, pero esto era una ruptura total.
-¿Un tema de 50 páginas de Word?, ¿creen que sus lectores lo leerán todo?- pregunté a los autores de El barrio roto. Lo leerá quien quiera comprender a fondo la violencia, me han dicho.

A sus textos los acompañan en algunos casos de audiogalerías y documentales, aprovechan la multimedia para complementar su tema y darle fuerza visual. Son trabajos de largo aliento. Por eso en la web de El Faro no hay actualizaciones diarias y en cascada como los sitios de noticias, pero un lector puede pasar horas devorando sus textos muy cuidados, que enganchan y llevan a su público hasta la indignación y el coraje. ¿Esto es real, seguro que no es ficción? No lo es.

El Faro es considerado el primer periódico digital en América Latina. ¡Nació antes que Google! Sobrevive con fondos de cooperación internacional y de la publicidad. Su base es una casa cuyas habitaciones han sido adecuadas para oficinas con muchos ventiladores, y la sala de reuniones está rodeada de vegetación y en el centro hay una mesa de ping pong. Está conformado por reporteros y ex editores de medios tradicionales salvadoreños. De periodistas que prefieren ganar menos para hacer ‘el periodismo que creemos’. Un paraíso, pienso.

– Ya en serio, ¿venir a El Faro fue tu premio?- no han dejado de preguntarme durante mi estancia.  Ha sido el mejor.

Por Susana Morán

 

163

Quienes pensaban que la demanda por daño moral con una indemnización de 10 millones de dólares que el Presidente Rafael Correa presentó por la publicación del libro Gran Hermano, amedrentaría a sus autores estaban equivocados.

Los periodistas Juan Carlos Calderón y Christian Zurita presentaron la segunda edición de su libro El Gran Hermano que puso al descubierto  contratos millonarios de Fabricio Correa, hermano del Presidente de la República, con el Estado.

Ante un auditorio repleto en la Unión Nacional de Periodistas (UNP), donde confluyeron familiares, periodistas, ex funcionarios del régimen de Correa y amigos, Calderón y Zurita se negaron a retractarse de lo que publicaron tal como había solicitado el Presidente como condición para  retirar la demanda.

Zurita dijo que los hechos que relata el libro son verídicos y por eso van a enfrentar cualquier proceso judicial. De su parte Calderón comentó que quien debe pedir disculpas es el Presidente Correa por el daño moral, psicológico causado al país con los hechos que cometió su hermano.

Los periodistas solicitaron la conformación de un Comité de Apoyo que sea liderado por Vicente Ordóñez de la UNP, para que  permanezca alerta y genere cabildeos en busca de recursos para su defensa.  También solicitaron la conformación de una veeduría judicial que sea liderada por el Decano de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Católica, para que vigile el juicio.  “Nuestra intención al escribir el libro no fue dañar la honra de nadie”, aseguró el periodista Calderón.

154

Una buena respuesta tuvo la invitación hecha por el Proyecto Periodismo, Investigación y Nuevas Tecnologías (PERINT), de la Fundación Andina para la Observación y Estudio de Medios (Fundamedios), y la Casa de la Cultura Núcleo El Oro, al taller gratuito de investigación periodística que se realizó el sábado 21 de enero en la ciudad de Machala, provincia de El Oro.

Periodistas, comunicadores sociales, estudiantes de periodismo y miembros de organizaciones de la sociedad civil participaron en el taller,  cuyo instructor fue Cecilio Moreno, editor ejecutivo y periodista investigador de la revista Vistazo.

En el taller, que se realizó en la Casa de la Cultura Núcleo El Oro ubicada en la calle Bolívar entre Juan Montalvo y 9 de Mayo, centro de Machala, entre las 10h00 y 17h00,  se abordó qué es una investigación periodística, qué temas escoger, los obstáculos en una investigación, las cualidades del investigar, etc.

PERINT busca promover un periodismo de calidad en el país y la región, con énfasis en el desarrollo del periodismo  investigativo y el uso de herramientas Web. Desde hace más de un año y medio, cuando arrancó el proyecto se han realizado 17 eventos de capacitación, entre talleres de Periodismo de Investigación y de Periodismo Digital; talleres al interior de redacciones y cursos universitarios de investigación periodística. En total suman 446 personas capacitadas en varias provincias del país.

742

Considerado entre las mejores figuras del periodismo en Argentina, el periodista Daniel Santoro estuvo en Guayaquil, donde impartió un taller de Periodismo Investigativo, organizado por el proyecto Periodismo, Investigación y Nuevas Tecnologías (PERINT), a reporteros de Ecuavisa y la revista Vistazo. En entrevista con PERINT, Santoro dijo que la prensa cumple el rol de perro guardián de la democracia y que es un grave error del presidente Correa haber enjuiciado a los periodistas Juan Carlos Calderón y Christian Zurita por su libro El Gran Hermano.

En Ecuador pocos son los medios que apuestan por unidades de investigación. ¿Por qué es importante la investigación periodística?

La función más importante de la prensa en la democracia, además de informar, formar  y entretener, es cumplir el rol de perro guardián de la democracia, de washdog como dicen en Estados Unidos. El periodismo de investigación,  por el nivel de complejidad que maneja,  es aquel que puede hacer rendir cuentas al poder político, empresarial, religioso.

¿Qué características debe tener una buena investigación periodística?
Tiene que ser una investigación hecha por el propio periodista o equipo de periodistas, no por  una filtración de una investigación que hizo un fiscal, un juez, la oposición o Green Peace. Que  haya un poder que quiera ocultar ese dato, un interesado. La última característica es que sea un tema que interese a un amplio sector de la población y no entrometerse con la vida privada de las personas.

¿Qué problemas son más comunes a la hora de realizar una investigación periodística?
El primero es la falta de acceso a la información pública. Se trata de un obstáculo pesado que ponen los gobiernos que, o no tienen leyes de información pública, o las que tienen no las cumplen. Hay otros tipos de presiones, entre ellas las de la propia empresa que a veces por su
relación con los anunciantes u otro tipo de intereses puede poner obstáculos a que salga la investigación periodística.

El presidente Correa está enjuiciando por daño moral a los periodistas Juan Carlos Calderón y Christian Zurita, quienes publicaron el libro El Gran Hermano, el cual reveló contratos millonarios del hermano del presidente con el Estado. ¿Qué piensa usted de esta situación?
Mi solidaridad con los dos autores del libro El Gran Hermano. Creo que otra forma de presión sobre los medios de comunicación, catalogada por el IFEX u otras redes internacionales de libertad de expresión, es esto de los abusos, de los juicios contra los periodistas, ya sean
penales o civiles. Reclamar esta indemnización (de 10 millones de dólares en contra de los periodistas Zurita y Calderón) es como un mensaje, una advertencia para que ningún otro periodista quiera arriesgarse a investigar al gobierno de turno. Lamento que este tipo de dirigentes políticos no sean tolerantes ante la investigación periodística, ante la crítica periodística. La mejor defensa de un gobierno en el momento de ser consultado es ofrecerle todos los datos a los periodistas, abrirse y no reclamar 10 millones de dólares para
asustar a todos los periodistas. Creo que es un grave error del presidente Correa haber tomado esa medida.

¿A usted le han enjuiciado por algunas de sus investigaciones?

Sí, varias veces como 12 o 13 por calumnias e injurias. Por suerte las gané todas excepto una que todavía tengo abierta. Por suerte en Argentina, Menem derogó la figura del desacato a la investidura presidencial  y a la investidura de los legisladores. Sería importante que estas medidas se tomen en Ecuador. Por suerte la presidenta Kirchner, después de un juicio que llegó a la Corte Interamericana de Justicia, mandó un proyecto de ley y el Congreso argentino derogó la figura de calumnias e injurias , es decir el delito de prensa dejó de ser un delito penal y quedó solamente la instancia civil, donde si un periodista pierde tiene que rectificarse y pagar una indemnización a la persona que había investigado. Sería importante que en Ecuador se derogue la figura del desacato y la figura del juicio penal.

Ante el auge de las nuevas tecnologías de la comunicación e información se habla de la extinción de los periódicos. Hay quienes dicen que sólo sobrevivirán quienes hagan periodismo de investigación. ¿Qué dice al respecto?
El año pasado Gabriel García Márquez convocó a todos los maestros de la Fundación de Nuevo Periodismo Iberoamericano en Cartagena de Indias, donde se concluyó que aquellas características que pueden salvar al periodismo tradicional son la narración, la ética y el
periodismo de investigación.
Ahora fluyen millones de datos por internet pero eso no quiere decir que un lector lo pueda interpretar, para eso falta la ayuda de un periodista profesional. Además, la mayoría de los blogs que han aparecido se han convertido en sitios de opinión, de afirmaciones, no de un periodismo de verificar datos y publicar sino de insultar al otro, de descalificarlo. Los medios para sobrevivir  tienen que apostar a estas tres cualidades  que tienen que ver con la esencia del periodismo.

¿Cómo las nuevas tecnologías están transformando el periodismo de investigación?
Por un lado, hay ventajas como el reporte asistido por computadora que nos permite cruzar datos con mayor facilidad de lo que hacíamos antes. Por otro, hay un efecto negativo que es la revolución tecnológica encabezada por  internet  que ha impactado en el modelo de negocios de los medios tradicionales. Ese modelo de negocio también impactó en la publicidad. Muchos empresarios ante la pérdida de ingresos de la publicidad han optado por recortar gastos y lo primero en cortarse son las unidades de investigación.

176

El proyecto Periodismo, Investigación y Nuevas Tecnologías (PERINT), de la Fundación Andina para la Observación y Estudio de Medios (Fundamedios), y la Casa de la Cultura Núcleo El Oro, invitan a periodistas, comunicadores sociales y estudiantes de periodismo a inscribirse gratuitamente en el Taller de Periodismo de Investigación que se llevará a cabo el próximo sábado 21 de enero, de 10h00 a 17h00, en Machala.

El instructor será Cecilio Moreno, editor ejecutivo y periodista investigador de la revista Vistazo, y el taller se llevará a cabo en la Casa de la Cultura Núcleo El Oro ubicada en la calle Bolívar entre Juan Montalvo y 9 de Mayo, centro de Machala.

El Taller de Investigación Periodística está dirigido a periodistas, comunicadores sociales y estudiantes de periodismo, y no tiene costo. Las inscripciones se receptarán vía mail al correo electrónico perintinfo@gmail.com, con copia a flapo_digitalmega@hotmail.com. Favor colocar nombres completos, medio o empresa en la que trabaja y número de teléfono al cual contactarlos. Una vez llenos los cupos no se aceptarán más inscripciones. Por medio de la cuenta Twitter de Perint @PERINT_INFO les informaremos sobre el cierre de las inscripciones.

PERINT busca promover un periodismo de calidad en el país y la región, con énfasis en el desarrollo del periodismo investigativo y el uso de herramientas Web. Desde hace más de un año y medio, cuando arrancó el proyecto se han realizado 17 eventos de capacitación, entre talleres de Periodismo de Investigación y de Periodismo Digital; talleres al interior de redacciones y cursos universitarios de investigación periodística. En total suman 413 personas capacitadas en varias provincias del país.

265

Una serie de artículos publicados en diario El Universo, entre el 16 de mayo y el 20 de julio de este año, que revelaron presuntas irregularidades cometidas en la Agencia Nacional de Tránsito (ANT), le dieron el premio de Periodismo de Investigación en los Premios Fundamedios 2011 a la periodista Marjorie Ortíz. (Aquí un enlace al trabajo ganador: http://bit.ly/t0A3le 

Premios Fundamedios 2011 recibió a concurso 44 trabajos de investigación periodística, y quedaron 10 finalistas, de los cuales fue escogido el ganador. Marjorie Ortíz habló con Perint, el proyecto de capacitación de Fundamedios, sobre cómo hizo su investigación y cuáles fueron los obstáculos que le planteó realizar este trabajo. Aquí la entrevista:

¿Cómo nació la idea de investigar los contratos de Antón. Cuál fue el dato disparador?
Nosotros dimos una noticia sobre una contratación que iba a darse sobre chalecos y placas.
El dato disparador surgió al ver quiénes eran los que habían firmado el contrato: accediendo a   algunas fuentes de información disponibles en Internet, vi que el contrato lo había firmado el señor Ricardo Antón y Yamil Chedraui, gerente de la empresa EICA.

Hasta ahí no había ningún problema excepto porque el señor Chedraui había trabajado para el señor Ricardo Antón. Había sido su coordinador financiero en la Comisión de Tránsito del Guayas y luego en la Agencia Nacional de Tránsito.

A partir de ahí comenzó la investigación para ver qué más había, cómo se dio el contrato. Se pidió mediante acceso a información pública los documentos pre contractuales, contractuales, se cotejó esa información, se hizo mucha reportería de fuentes.

¿Cuándo propuso el tema cómo se lo procesó en diario El Universo?
Como el tema nació de una noticia, era un tema que había que seguirlo. Fue una propuesta que incluso se la discutió en la Unidad de Investigación y se aportó con muchas ideas y se la apoyó. Estos temas demandan tiempo, demandan recursos no solo de periodistas sino de abogados.

¿Dentro de la investigación, cuáles fueron las primeras irregularidades que saltaron a la luz?
Nosotros pudimos detectar que había empresas dentro del país y fuera que cotizaban los productos a un precio mucho más económico. Había indicios de que no era muy transparente el proceso. Luego a la hora de detectar si se cometió o no un delito, eso ya le corresponde a la Fiscalía o a la Contraloría. Lo que hacemos es mostrar cómo se dio esta contratación, las cosas que se dieron en el camino que quizá surgieron críticas en ese tema y cómo se manejó el contrato. El resto de etiquetar, calificar o acusar, no nos corresponde.

Entiendo que revisaron cientos de contratos y al final se quedaron con los más representativos y más cuestionados. ¿Cuáles fueron estos?
Empezó con el tema de los chalecos pero luego se comenzó a pedir todas las contrataciones que se hayan hecho desde la Agenda Nacional de Tránsito actual Comisión de Tránsito del Ecuador CTE. En algunos casos nos dieron la información y en otros no, pero ahí se descubrieron otros contratos. Había gente que denunciaba sobreprecio a través de una empresa que estaba dirigida por familiares del señor Antón. Fueron algunos casos, por lo menos siete u ocho, que se han dado de manera media sospechosa.

¿Según usted a cuánto ascendió el perjuicio ocasionado al Estado por estos contratos en la Agencia Nacional  de Tránsito?
No ahondamos en ese detalle porque no tuvimos acceso a todos los contratos para poder hacer un cálculo y tampoco nos competía porque eso es responsabilidad de instancias de control que están encargadas de contar detalle por detalle, documento por documento, dólar por dólar.

¿Cuál fue el mayor obstáculo que enfrentó dentro de esta investigación?
Uno de los problemas que tuvimos fue que no se nos dio fácilmente la información, tanto de la Agencia Nacional de Tránsito como de la Comisión de Tránsito del Ecuador. Se hicieron algunos pedidos de acceso a la información. Ellos nos indicaban que todo estaba en la página de Instituto de Compras Públicas pero no estaba realmente ahí. Había el inicio de los procesos pero no el desarrollo, no todos los documentos de cada contratación.

¿En un balance general puede decir que apelar a la Ley de Acceso a la Información Pública sí le dio resultados en su búsqueda de información?
Hay que apelar a la Ley de Acceso a la Información Pública independientemente de los resultados que se obtengan.

¿En algún momento usted recibió advertencias o amenazas de alguna autoridad por lo que estaba investigando?
No directamente advertencias o amenazas, pero sí se percibía cierta incomodidad por los temas que se estaban tratando. Los periodistas somos como la piedra en el zapato de quienes están del lado del poder. Esa actitud de fastidio cuando uno los llama sí era incómodo para nuestro trabajo.

¿Pensó usted en algún instante que tras la publicación de su trabajo se produciría la renuncia de Ricardo Antón?
No, en ningún momento porque el trabajo no estaba hecho para que se produzca la salida de determinado funcionario. Lo que mostramos es cómo se estaban dando los hechos y los resultados de nuestra investigación quedaban fuera de nuestras manos y competía a otras instancias.

¿Cómo motivar a los periodistas para que investiguen?
Todos los periodistas per se somos investigadores porque para hacer una noticia, un reportaje, una investigación en profundidad, todos los periodistas tenemos este instinto de investigar, esta curiosidad que va más allá del ciudadano común.
Tenemos esta capacidad de indignarnos cuando hay injusticias, cuando hay abusos de poder. Lo importante es que los periodistas mantengamos la vocación con la que empezamos la carrera porque con el paso de los años como que se pierde la ruta y de alguna manera no se tiene la misma convicción inicial. Yo creo que es importante esa fuerza, esa capacidad de indignarnos y no tener miedo.

¿Usted esperaba ganar los Premios Fundamedios 2011?
La verdad que no. Uno hace su trabajo sin esperar reconocimientos, hago mi trabajo porque me gusta, porque es lo que quiero hacer y me siento bien. Ser periodista es mi forma de contribuir a la sociedad; no somos perfectos los periodistas, a veces cometemos errores, pero la buena intención de aportar un granito de arena para que la sociedad sea mejor es lo que hace que uno haga este trabajo a veces incomprendido.

¿Qué tiempo lleva en el periodismo? 
Doce años más o menos. Soy periodista desde que estaba en el colegio, cuando escribía para los periódicos murales, la convicción nació ahí, me siento periodista desde la adolescencia.

Por Diego Palacios

 

154

¿Qué mensaje lanza Fundamedios al organizar un certamen como los Premios Fundamedios 2011 para  reconocer el trabajo de los periodistas?

El mensaje es un estímulo para la búsqueda de un mayor periodismo de calidad, un mensaje de que el periodismo profesional y honesto es necesario para mejorar la calidad de la democracia. Además creo que hay una reivindicación para que todos los periodistas nos sintamos orgullosos de ejercer el periodismo en forma profesional y honesta porque nuestro oficio es necesario para la sociedad más allá del humor político y de algunas situaciones de hostilidad que vivimos este momento.

¿Después de ser parte de los jurados y elegir a los ganadores de los Premios Fundamedios 2011, cómo ve al periodismo ecuatoriano? 
Yo veo al periodismo ecuatoriano con mucha valentía incorporando procedimientos tecnológicos investigativos nuevos y una generación de premiados menores de 30 años, la mayoría mujeres.

¿Qué características puede destacar de los 10 trabajos finalistas de Periodismo de Investigación?
Hay un esfuerzo por buscar nuevos temas más allá de la agenda del debate diario, una exploración. Pero al Jurado lo que nos llamó la atención fue la investigación del caso Antón en la medida que es un caso de investigación clásico de irregularidades en el poder en una adjudicación de unos contratos.
Hay mucho trabajo de calle, presentación de pedidos de acceso a la información pública y más pero comparado con el resto de temas, donde había temas históricos, el aniversario del terremoto de Haití y otras historias y me parece que eso muestra una búsqueda de salir solamente de la agenda para salir del debate diario que impone el gobierno y otros sectores de poder de la sociedad ecuatoriana.

¿En qué aspectos deben mejorar los periodistas ecuatorianos en el tema investigación?
Deben incorporar más técnicas de investigación, más pedidos de acceso a la información pública para llegar a documentos, no solo a palabras o informaciones off de record. Eso se logra con cursos como los que da Fundamedios porque el Periodismo es el mejor oficio del mundo como decía Gabriel García Márquez pero también es un oficio que fosiliza conocimientos y los periodistas debemos estar capacitados constantemente y por ese camino va a mejorar el periodismo ecuatoriano.

¿Se puede decir que estos trabajos son el reflejo del periodismo que se hace en el Ecuador?
No sé si todo el periodismo pero si un sector importante porque había diarios grandes a revistas pequeñas. Lo que le faltó al Jurado de Selección, a mi modo de ver, fue un Periodismo Digital hecho desde sitios simples y no de sitios Web de los grandes medios o diarios. Sin lugar a dudas es una especie de encuesta que abarca parte de la prensa ecuatoriana.

¿En un ambiente hostil para la prensa ecuatoriana cómo motivar a los periodistas a seguir trabajando?
Este premio organizado por Fundamedios es importante porque no todo es agresiones personales y problemas sino un reconocimiento de parte de Fundamedios con un tribunal internacional que no tiene intereses en el periodismo local. Es muy importante que todos estos trabajos se hayan hecho en un marco de hostilidad.

¿Es una equivocación ver a los periodistas como opositores políticos?
De ninguna forma somos opositores, ni políticos a lo sumo cumplimos la función de un actor social que es mostrar los hechos e irregularidades y ponerlos a la luz de la opinión pública. Acá corresponde a la justicia o a la opinión pública opinar. Hacemos un periodismo de verificación y no de opinión para nada estamos asumiendo una posición opositora. Lo único que decimos es respeten el trabajo de los periodistas que es necesario para la democracia y en ninguna forma estamos embarcados en ningún tipo de conspiración.

202

Diario El Universo inició la publicación de esta serie investigativa “Los contratos de Antón” en su edición del lunes 16 de mayo del 2011, página 8, sección actualidad, donde empieza el artículo diciendo “Todo está en derecho, todo está en ley. Mi palabra es que todo está legal”, recalca Ricardo Antón, director ejecutivo de la Agencia Nacional de Tránsito, Transporte Terrestre y Seguridad Vial (ANT), antes Cntttsv.

Agrega el periódico que “Sin embargo, dice no recordar el nombre de la empresa con la cual la ANT firmó el pasado 1 de diciembre un contrato por $ 7,3 millones, dedicado a la provisión de placas y chalecos reflectivos –tipo tirantes– para 600 mil motociclistas del país”.

“Yo contraté con una empresa de EICA, ellos me ofrecieron un producto y lo lanzamos”, dijo el viernes 29 de abril al ser consultado sobre el tema.

La nota señala que “la empresa adjudicada por la ANT es Intercontinental de Materiales IMC Compañía Anónima, una de las once que pertenecen al grupo EICA, incautada a los hermanos Isaías y en manos del Gobierno”.

Según la publicación, “A esa empresa, la ANT le adjudicó la compra de los chalecos mediante el sistema de régimen especial, un tipo de contratación directa al que se acogen algunos ministerios y entidades estatales desde el 1 de diciembre del 2009, por orden del secretario de la Administración Pública, Vinicio Alvarado”.

Según la nota, “La disposición venía desde la Presidencia. En la cadena del 13 de julio del 2009, tras un año de la incautación, Rafael Correa anunció un plan para rentabilizar las empresas: “Primero hay que ponerlas en marcha. Con la incautación, por ejemplo en EICA, se cortaron las líneas de crédito.., si hubiéramos vendido ese rato, hubiéramos tenido que regalarla a precio de gallina enferma”. (…)

Lea más aquí

http://www.eluniverso.com/2011/05/16/1/1356/anton-compro-chalecos-grupo-eica-distribuidor.html

298

Poco o casi nada se ha escrito en Ecuador sobre Investigación Periodística. La última publicación sobre el tema fue presentada la noche de este miércoles 19 de octubre por parte del periodista Alejandro Querejeta Barceló, subdirector de diario La Hora.

“Periodismo de Investigación” es un libro que, según quienes lo han leído, aborda el tema con profundidad y reconstruye los caminos que deben seguir los periodistas para encontrar la verdad de los hechos.

Su obra es fruto de un trabajo de siete años de investigación y recoge las experiencias de sus cátedras de postgrado. Uno puede encontrar ahí cómo inicia una investigación periodística, dónde buscar información, cómo relacionarse con las fuentes, qué es un dato disparador, etc. “Cada capítulo está seguido por textos provocadores”, explicó Querejeta, quien se vinculó a diario La Hora hace 17 años y hoy es director de la página Web del periódico.

La publicación fue presentada en el Auditorio Gonzalo Bonilla Cortéz de la Unión Nacional de Periodistas (UNP) en Quito, donde compartieron la mesa de presentación Vicente Ordóñez, presidente de la UNP; Juan Carlos Calderón, editor general de la Revista Vanguardia y coautor del libro El Gran Hermano; y Francisco Vivanco y Juana López, director y editora general, respectivamente, de diario La Hora.

También asistieron al evento periodistas, estudiantes y representantes de organizaciones de la sociedad civil.

“El periodista es ante todo un testigo, acucioso, tenaz, apasionado por la verdad (…)”, frase que explica cómo Querejeta concibe al periodista en la actualidad.

De su parte Juan Carlos Calderón destacó que el texto es una especie de palimpsesto periodístico donde no solo se evoca la historia del periodismo de investigación sino que construye una filosofía en esta materia. “Alejandro es un maestro del oficio y de la vida”, añadió.

En cambio Juana López comentó que este libro es una herramienta  para desarrollar el periodismo ecuatoriano en momentos en que la actividad periodística afronta momentos difíciles. “Llegó la hora del periodismo de calidad”, señaló.

Vicente Ordóñez también se congratuló con la presentación de la obra de la que dijo fortalece al verdadero periodismo. “Aquí se hace un periodismo honesto y de calidad”, sostuvo.

177

Durante cuatro días, más de 100 periodistas de varios países latinoamericanos se reunieron para hablar de periodismo de investigación y conocer al detalle cómo fueron elaborados cerca de 40 trabajos de investigación periodística producidos en la región en el último año.

Del 2 al 5 de septiembre pasado, Guayaquil fue la sede de la Tercera Conferencia Latinoamericana de Periodismo de Investigación (COLPIN) organizada por  el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS), de Perú; y Transparencia Internacional (TI).

Periodistas de Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Costa Rica, Nicaragua, México, Estados Unidos, inclusive de Rumania, expusieron sus trabajos.

“En momentos donde hay muchos temores sobre la industria se está demostrando que el periodismo de investigación es una realidad”, comentó el periodista Ricardo Uceda, organizador y director del IPYS.

Los autores de las investigaciones que se presentaron en COLPIN explicaron cómo nació la idea de sus trabajos periodísticos, qué revelaron y cuáles fueron los efectos de sus notas. En el bloque de país invitado, que en este caso fue Brasil,  fueron analizados trabajos como El caso de Erenice Guerra; El caso de Antonio Palocci; Las guerras desconocidas; Tierras Extranjeras; Crimen Organizado; Sexo, Intrigas y Poder.

No obstante una de las investigaciones brasileñas que más llamó la atención fue Diarios Secretos, un trabajo conjunto entre los periodistas Gabriel Tabatcheik y James Alberti, de RPC TV; y Katia Brembatti y Karlos Kohlbach de la Gazeta do Povo.

Se trata de una investigación que les llevó dos años de indagaciones y reveló una red de corrupción que durante 28 años operó en la Asamblea del Estado de Paraná. No en vano ganaron el Premio IPYS 2011 a la mejor investigación periodística de América Latina.

En el bloque investigaciones exitosas se conocieron casos como Los Nule, de la revista Semana de Colombia; El caso Banorte, de Últimas Noticias de Venezuela; El Patrimonio de Hugo Moyano, del Clarín, Argentina; y El patrimonio de Felipe Calderón, de diario El Proceso de México.

Otro trabajo que causó interés fue Reconstrucción e Impunidad, de CIPER de Chile. La nota relata cómo después del terremoto ocurrido en Chile, en febrero del año pasado, cuyo saldo fue decenas de muertos y más de 370.000 viviendas afectadas gravemente, quedaron al descubierto incumplimientos de las normas de construcción.

Esta investigación se enfocó en Santiago de Chile: 24 modernas torres residenciales sufrieron daños severos. Lo curioso fue que eran inmuebles que tenían menos de 10 años de edificación. La revelación fue que la constructora, que no respetó las normas antisísmicas, tenía entre sus socios al presidente de Chile, Sebastián Piñera. “La empresa constructora construyó mal, no pagó indemnizaciones y le otorgaron el contrato de demolición”, explicó el periodista Pedro Ramírez.

El plato fuerte de la COLPIN 2011 fueron las conferencias “Presente y futuro del periodismo de investigación”, de Kristinn Hranfssson, portavoz de Wikileaks; y “Cómo se hizo la máquina de dinero de Wall Street”, de Jake Bernstein, periodista del medio virtual ProPública, de Estados Unidos.

César Ricaurte, director Ejecutivo de Fundamedios, con la conferencia “Criminalizando la investigación periodística en Ecuador”; y Juan Carlos Calderón, editor general de revista Vanguardia, hablando de su libro El Gran Hermano, expusieron la situación ecuatoriana en torno al trabajo de la prensa durante el último día de conferencias.

Según Adriana Rivera, periodista de diario Nacional de Venezuela, el evento fue provechoso porque permitió a los periodistas salir con nuevas ideas para investigar en sus propios países.

Por Diego Palacios