Libertad De Asociación

0 26

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos se dispone a extender su sistema de registros para poder recopilar datos de cualquier inmigrante en EEUU incluyendo a residentes permanentes y ciudadanos naturalizados, a partir de sus perfiles de redes sociales y resultados de búsqueda en Internet.

La nueva política, publicada en el Federal Register y que permite al Gobierno de Estados Unidos vigilar los perfiles de Twitter o Facebook de cualquier inmigrante, entrará en vigor el 18 de octubre. La medida involucra a residentes  permanentes que hayan obtenido una Green Card (tarjeta de residencia) como también a ciudadanos naturalizados, por lo que esta disposición afectará de manera directa a todas las personas que mantengan contacto en las redes sociales con esos migrantes.  

Según las nuevas normas para la vigilancia en redes sociales, el Gobierno ampliará sus registros con información pública disponible en Internet, de conformidad con los acuerdos de intercambio de información a los que se encuentre suscrito el usuario. Lo que podría referirse a acuerdos con las compañías tecnológicas y los proveedores nacionales de Internet.

El antecedente a esta nueva política de Gobierno, comenzó en mayo cuando el régimen de Trump aprobó un nuevo cuestionario para los solicitantes de visas, en el cual se pedía acceso a sus cuentas en redes sociales en los últimos cinco años, así como información biográfica de los últimos 15 años.

La nueva política no sólo permitirá que el DHS recopile información sobre las cuentas de un inmigrante en Twitter, Instagram y Facebook, sino que también se menciona que utilizaría todos los “resultados de búsqueda”. No está claro si eso significa que la agencia tendrá acceso a herramientas extra como la búsqueda en Google u otros motores de búsqueda. Tampoco se menciona cómo se obtendría la información, aunque se conoce que las agencias de inteligencia y espionaje del Gobierno cuentan con sistemas altamente sofisticados para obtener dicha información, incluso con la colaboración de Google y Facebook.

La nueva política incluye 12 puntos.  El punto 11 indica que actualizará las categorías de fuentes de registro para incluir información pública, disponible y obtenida de Internet como: registros públicos, instituciones públicas, entrevistados, proveedores de datos comerciales e información adquirida y divulgada bajo acuerdos de intercambio de información. Es necesario destacar que el término “acuerdos de intercambio de información” no está definido en la política. Esto, genera ambigüedad y deja un amplio alcance en el uso de la información que se obtenga.

Está política de Gobierno deja abierta la posibilidad de si los chats (conversaciones privadas entre usuarios) estarían sujetos a vigilancia, ya que es otra manera de recolectar información. Lo que tendría un impacto dramático en cada persona que interactúe con inmigrantes de los EE.UU., pues al parecer todas sus conversaciones en los medios sociales estarían sujetas a vigilancia.

Otro punto preocupantes es el 5, que se refiere a la ampliación de las categorías de registros para incluir la siguiente información: país de nacionalidad, país de residencia, el número de cuenta en línea, manejadores de medios sociales, alias, información identificable asociada y resultados de búsqueda. Tales datos estarían disponibles en el Departamento de Justicia (DOJ), la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración y la Junta de Apelaciones de Inmigración.

Esta  nueva ley, desde su entrada en vigencia, viola de manera flagrante los derechos humanos internacionales a la intimidad y a la libertad de expresión. Las herramientas de vigilancia masiva pondrían censurar las comunicaciones por Internet de toda la población, no sólo de migrantes y residentes. Esta información pone también en riesgo la seguridad de los usuarios, ya que se desconoce el fin que las autoridades del Gobierno de Estado Unidos van a dar a la información obtenida. Por lo tanto, el uso que se le vaya a dar a dicha información no resulta confiable.

Estas acciones establecen una forma de castigar la libertad de expresión en línea, interfieren con la privacidad y la protección de datos, ya que presentan cierta limitación de acceso a internet. Ante ello, se generará una auto restricción de los usuarios al momento compartir información. Estas acciones constituyen una violación de los Derechos Humanos y de las libertades fundamentales de las personas, establecidas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en el Artículo 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Lamentablemente, las restricciones a la libertad de expresión y de la libre circulación de la información en internet es una tendencia mundial, señaló el director de Fundamedios, César Ricaurte. Los Derechos Humanos son inherentes a toda persona y la Declaración Universal de los Derechos Humanos los reconoce como universales, inalienables e indivisibles. Resulta vital, que bajo la luz de las resoluciones del Consejo de DDHH de la ONU y varios de los Comités y Relatorías del Sistema, la Declaración Universal sean el fundamento para que todos los estados respeten, protejan y promuevan los Derechos Humanos en línea y en el mundo real con nuevas tecnologías como internet, que es usada por millones de personas en todo el mundo.

 

 

ENGLISH VERSION

El discurso estigmatizante, los insultos y descalificaciones en contra de periodistas o activistas durante los enlaces sabatinos, y las sanciones casi diarias contra los medios de comunicación dejaron de sumar cifras exponenciales en los registros que realiza FUNDAMEDIOS, sobre agresiones a la libertad de expresión.

La Organización presenta un informe de los 100 primeros días del gobierno de Lenín Moreno y cómo ha sido tratada la libertad de expresión. Dentro de este reporte podrá conocer a detalle las cifras de agresiones, el comportamiento del Estado y los funcionarios públicos y cómo algunas agresiones se mantienen. En otro apartado podrá informarse sobre  La estructura del aparataje de propaganda del Estado y su línea editorial, para lo cual se realizó un monitoreo de los medios en manos del Estado, para concluir con información sobre la aplicación de La Ley de Comunicación y las sanciones y un análisis de César Ricaurte sobre la situación. 

Los primeros 100 días del gobierno de Lenín Moreno evidencian cambios, no solo por la apertura mostrada con el llamado al diálogo, la eliminación de los Enlaces Ciudadanos, o el refrescamiento de líneas en la administración de los medios públicos e incautados -que ha prometido marcar un antes y después hacia una línea editorial más plural y menos gobiernista-. La drástica caída de las cifras de ataques a la libertad de expresión plasman una nueva realidad que se podría traducir en una mejora en el ejercicio a este derecho fundamental en el Ecuador.

En lo que va de 2017, se han registrado 242 ataques, siendo los tres últimos meses del gobierno de Rafael Correa, los más violentos, con un total de 113 ataques entre marzo y mayo, frente a los los tres primeros meses del gobierno de Moreno, con una caída mayor al 50% y un total de 54 casos. Los meses de mayo, julio y agosto se reportaron apenas 22, 16 y 16 agresiones, respectivamente, marcando una drástica diferencia, frente a las agresiones reportadas en marzo (35), abril (41) y mayo (37).

 

El Estado y los funcionarios públicos disminuyen las agresiones 

Entre los últimos tres meses del gobierno del expresidente Rafael Correa y los primeros 100 días del gobierno de Lenín Moreno, existe una gran diferencia en cuanto al nivel de agresividad de los agresores.  Por ejemplo, entre marzo y mayo, que representan los tres últimos meses del gobierno de Correa, el principal agresor fueron los funcionarios públicos que protagonizaron 44 agresiones, seguido por la acción de instituciones del Estado (generalmente sanciones bajo la LOC) con 35, frente a las 16 agresiones perpetradas por funcionarios públicos y 11 por el mismo Estado, en el gobierno de Moreno.

De igual manera, entre el último trimestre del gobierno de Correa, el funcionario público que más veces agredió fue el exPresidente en 14 ocasiones (64 desde enero), lo que contrasta con las nulas agresiones por parte del presidente Lenin Moreno.

Un dato curioso en esta comparativa de agresores se dio con la categoría de “Político”, entendiéndose como alguien que está fuera del ejercicio del poder. En los últimos meses del antiguo Régimen no se registraron agresiones, pero en estos 100 días se han registrado 9 casos, la mayoría de los cuales han estado perpetrados por el mismo expresidente Correa.

A pesar de estos cambios y la disminución de la agresividad, los ataques provenientes del Estado y de funcionarios públicos en estos 100 días al mando de Moreno siguen siendo los protagonistas, con 11 y 16, casos respectivamente, seguido por políticos y desconocidos, con 9 y 8 casos respectivamente.

Las agresiones verbales se mantienen, pero los procesos penales y abusos del Estado disminuyen 

En cuanto a las agresiones, tanto en los últimos meses del gobierno de Correa y en los primeros de Moreno, los principales ataques se dieron por agresiones verbales y por vulneraciones a los derechos digitales. Sin embargo, la diferencia radica en el número de estos.

Entre marzo y mayo, los ataques verbales, como amenazas, insultos y descalificaciones sumaron ataques 21 (39 desde enero), mientras que en este último trimestre, se reportaron 11. Las vulneraciones a los derechos digitales en los meses finales de Correa sumaron  7, pero se incrementaron a 11 en el gobierno de Lenin Moreno.

Hay una diferencia marcada en las agresiones producidas por uso abusivo del poder estatal, las cuales sumaron 17 durante el gobierno de Correa, frente a 4 reportadas en el gobierno de Moreno,

Lo mismo ocurre con los procesos penales. Durante el último trimestre del gobierno de Correa hubo 29, frente a un caso registrado en el nuevo gobierno.

La estructura intacta pero un uso más moderado del Estado de propaganda 

El cambio más notorio desde el primer día de gobierno de Lenín Moreno fue en cuanto al manejo de la comunicación y el uso del aparato estatal. La casi omnipresencia de la figura del Primer Mandatario a la que se acostumbraron los ecuatorianos al escuchar a Rafael Correa cada sábado durante más de tres horas, fue reducida con la eliminación de estos Enlaces Ciudadanos.

Ahora la rendición de cuentas del Presidente es informe semanal de actividades que, desde el 12 de junio, es difundido los lunes en cadena nacional bajo el  nombre de “El Gobierno informa” y con una duración de hasta 16 minutos. Esto, traducido en tiempo, por los 12 informes que se han difundido en estos 100 días, suma un total de 165 minutos, lo que equivale a menos de una sola sabatina del expresidente Correa.

En cuanto al uso de cadenas recordemos que fue un recurso muy utilizado por el Gobierno de Correa en una estrategia de polarización política, que incluía frecuentes ataques a periodistas, líderes sociales, organizaciones de la sociedad civil, políticos de oposición. Durante estos primeros 100 días de la gestión del presidente Lenín Moreno, se han emitido un total de 129 cadenas. En junio se registraron 35 cadenas, en julio 52 y en agosto 42. Cifra aún muy alta, pero muy inferior  al número de cadenas emitidas durante el gobierno Correa, en cuyo gobierno se dedicó 158 días completos a la emisión de estos espacios, según consta en un estudio anterior que realizó la organización.

El refrescamiento de las líneas editoriales y el personal directivo de los medios estatales también refleja un cambio con indicios de un mayor pluralismo. Desde el 17 de julio, se conoció públicamente que Andrés Michelena, exsubsecretario de Comunicación de Lenín Moreno en la vicepresidencia, fue designado como gerente general de los Medios Públicos, y Fernando Larenas, conocido periodista, se sumó como director a este equipo, que antes estaba liderado por el periodista Orlando Pérez, quien mantenía una línea gobiernista y crítica a la oposición. Estos cambios se realizaron por un simple resolución del Directorio de la Empresa Pública, sin que medie decretos presidenciales, tal cómo nos confirmó Andrés Michelena.

Cabe anotar que la Empresa Medios Públicos está integrada por los periódicos El Telégrafo y El Tiempo; la estación Ecuador TV; la Radio Pública; PP Digital, Andes y Editogran. Antes Diario PP tenía un formato impreso, al igual que el medio de gobierno, El Ciudadano, el cual dejó de imprimirse para ser exclusivamente digital.

Tras esta designación, los cambios se notaron desde los primeros editoriales y análisis ya que antes no se topaban ciertos temas que resultan perjudiciales para el gobierno, como la corrupción y vinculaciones de funcionarios estatales que actualmente sí se pueden ver y leer en estos medios.

Para conocer si existían cambios en la línea editorial de estos medios, Fundamedios, monitoreó notas informativas y artículos de opinión de 15 fechas aleatorias, entre julio y agosto de 2017, de tres medios: dos públicos (Agencia de Noticias Andes y El Telégrafo) y uno gubernamental (El Ciudadano). De estos, se contabilizaron 79 espacios periodísticos, 50 relacionados a notas informativas y 29 a artículos de opinión.

El análisis determinó que la figura del presidente Lenín Moreno obtuvo el mayor espacio en estos medios, al obtener el 22% de la muestra; seguido del expresidente Rafael Correa con el 6%.

Para analizar a fondo la línea editorial de los medios se clasificó a las noticias informativas de acuerdo a su enfoque (negativo, positivo, neutro) y de acuerdo a la tendencia (desacredita, no desacredita, proselitismo).

De 50 notas informativas, se registró que el 44% (22) se podían considerar positivas,  38% neutro (19) y 18% negativas para el Gobierno. De esas, apenas el 4% (2) se pueden considerar notas de desacreditación curiosamente al mismo Presidente Moreno, el 90% (45) no desacredita y el 6% (3) tiende al proselitismo gubernamental.

Pero las cifras pueden lucir frías, así que analizamos el contenido de algunas notas relevantes.

El 03 de agosto de 2017, Agencia Andes publicó un contenido sobre la posición del vicepresidente Jorge Glas, tras ser retirado de sus funciones. La noticia fue categorizada como negativa/desacredita. La nota: “Esto es una lucha por la verdad, yo estoy defendiendo principios”: Glas aseguró que fue removido por pedido de la oposición y  que Moreno pretende regresar al “viejo país”.  “Me quitaron de las funciones por pedido de Abdalá Bucaram, por pedido de Guillermo Lasso, por pedido de los grandes empresarios, por pedido de la oposición (…) para el regreso del viejo país, para el país del ‘tongo’, del reparto,  y “ahí están los frutos de los diálogos, el reparto de empresas públicas”, manifestó. Una nota de este tipo durante el Gobierno de Correa hubiera sido impensable.

Ese día, Andes también publicó “Bloque de AP anuncia que buscará restablecer la relación política de su binomio presidencial”, esta nota también fue catalogada como negativa/desacredita, ya que 74 asambleístas oficialistas se refirieron a la oposición como  “rancia derecha” que busca volver a un pasado “rentista y oligárquico”, a la vez que buscaban un reconciliación entre Lenín Moreno y Jorge Glas.

Por otra parte, el análisis de las portadas y artículos de opinión de diario El Telégrafo permitió conocer que, de un total de cinco portadas, dos se asignaron para temas políticos, dos para acciones del Gobierno y una para deportes.

En lo que respecta a artículos de opinión, de un total de 29 textos, el 34% (10) es positivo, el 14% (4) neutro y el 52% (15) negativo. De ellos, 24% (7) desacredita, 72% (21) no desacredita y 3% (1) tiende al proselitismo.

‘La responsabilidad política’, artículo de opinión, se configuró como negativo/proselitista, ya que critica el llamado al diálogo por Moreno y advierte que se trata de una estrategia política que busca atacar a todo lo que se relaciona con el correísmo, incluido en este sentido a Jorge Glas. En el texto se lee: “Lo que no ganaron en las urnas quieren lograrlo sentándose en la mesa y negociar sus poderes locales, pero por el otro lado, buscan, sin duda, la revancha a los valores fundamentales de la Revolución Ciudadana”.

Cabe recalcar que los temas que se destacaron en los medios monitoreados se refieren a las actividades del gabinete presidencial, los planes sociales y económicos emprendidos por el Gobierno; así como temas de coyuntura nacional vinculados a casos de corrupción y lucha contra la corrupción.

Estos datos señalan una variación de la línea editorial de los medios en manos del Estado que, en la década pasada fueron utilizados como instrumentos para imponer la verdad del gobierno y hacer campañas de desprestigio.

Así, un estudio que hizo Fundamedios sobre el uso de los medios estatales durante la campaña electoral reveló que durante la primera semana de la segunda vuelta electoral (entre el 10 y el 16 de marzo de 2017) seis medios de comunicación en manos del Estado hicieron una campaña de desprestigio en contra del candidato a la Presidencia de oposición por Creo, Guillermo Lasso. Durante este período, se contabilizaron 71 espacios informativos en los que se hablaba del candidato de oposición frente a 70 correspondientes al candidato oficialista Lenin Moreno, de una muestra de 157. Además, se comprobó que en radio y televisión Lasso obtuvo 5 horas y 13 minutos de descrédito en tales espacios informativos, mientras Lenín Moreno, acumuló 2 horas y 45 minutos de proselitismo a su favor.

La Ley de Comunicación se debate y las sanciones se reducen

El gobierno de Moreno ha abierto a la posibilidad de debatir la tan cuestionada Ley Orgánica de Comunicación (LOC), al impulsar procesos de diálogo tendientes a reformar la LOC a través de la conformación de mesas planteadas para este fin, en las cuales Fundamedios también ha sido invitado y ha participado. Para este objetivo se han desplegado ocho mesas a nivel nacional, y con los resultados, el titular de la Secretaría Nacional de Comunicación, SECOM, Alex Mora, anunció que se prepara un paquete de reformas a la Ley de Comunicación, que deberán ser tramitadas en la Asamblea Nacional. Al mismo tiempo, Mora dijo que daban por cerrado el debate sobre una derogatoria de la Ley, ya que la mayoría de personas que participaron en el diálogo querían una LOC, aunque con reformas.

Los temas recurrentes en las mesas de diálogo han sido las sanciones a los medios y los organismos de control, la pauta publicitaria y la cuota de interculturalidad. También la profesionalización, el derecho a la réplica, la figura del linchamiento mediático y la producción nacional, entre otros, según recogieron varios medios.

En ese marco, asambleístas de todas las tendencias representadas en la Asamblea Nacional han conformado el Grupo Parlamentario Multipartidista por la Defensa de la Libertad de Expresión y para impulsar las reformas a la LOC. Los asambleístas Jorge Yunda, Mae Montaño, Fabricio Villamar, Wilma Andrade, Jaime Olivo, Cristina Reyes y Vicente Taiano conforman esta iniciativa que fue propuesta por la legisladora socialcristiana Cristina Reyes, quien actuará como coordinadora del grupo al considerar que se han determinado excesos en la aplicación de esta Ley.

Mientras esto sucede, la Superintendencia de la Información y Comunicación (SUPERCOM) ha disminuido sensiblemente las sanciones a los medios. La caída de las cifras de sanciones a medios es drástica. Entre marzo y mayo, Fundamedios contabilizó 17 casos, mientras que entre junio y agosto se registraron 5.

El pasado 10 de agosto, la SUPERCOM entregó información sobre el número de procesos ingresados en esa institución desde el 15 de mayo hasta el 31 de julio de este año. Según los registros de esa entidad, hasta esa fecha, se receptaron 15 denuncias, 13 fueron presentadas por ciudadanos y dos presentados por funcionarios públicos. Dos de las denuncias fueron desechadas y archivadas, dos concluyeron en sanción y las 11 restantes se encuentran en proceso. Las denuncias fueron en contra de seis medios públicos y  15 privados, el derecho afectado al que hacen alusión los denunciantes es el derecho al honor y buen nombre y piden la aplicación del Art. 23 de la LOC, que se refiere a la rectificación de la información.

A esta disminución de sanciones se suma una sentencia que emitió el Tribunal Distrital Contencioso Administrativo, en Guayaquil, que este 23 de agosto anuló la sanción que impuso la Supercom hace tres años, en contra de diario El Universo, por una caricatura de autoría de Xavier Bonilla “Bonil”, referente al allanamiento a la casa de Fernando Villavicencio. La multa consistía en el pago del equivalente al 2% de la facturación promediada de los últimos tres meses del diario (USD 90 mil) y la obligación a rectificar la caricatura  titulada “Regale la Navidad”, publicada el pasado 28 de diciembre de 2013.

El Tribunal se sustentó en que el argumento de la Superintendencia, “carece de la solidez necesaria para que surja una motivación pertinente y completa, pues no existe conducta jurídicamente imputable proveniente de Diario El Universo, ameritando, ser sancionada, pues no cumple con los presupuestos del literal l), numeral 7) del artículo 76 de la Constitución de la República del Ecuador, donde se establece que la norma jurídica, debe guardar pertinencia con los antecedentes de hecho a los que haga referencia la decisión de la autoridad pública”.

Con estos antecedentes y el contexto actual, es claro que el Ecuador entró en una nueva  etapa que da luces para pensar en una mejora en la situación de la libertad de expresión y en cambios urgentes que se deben realizar en cuanto a la aplicación de una Ley de Comunicación punitiva que, tras cuatro años de aplicación, no ha resultado efectiva para fomentar el pluralismo, sino, por el contrario, ha impulsado la censura y autocensura.

ANÁLISIS

Por César Ricaurte

Cambios en puntas de pies

Lenin soltó las bridas de un Estado y una sociedad manejadas férreamente y muchas veces a palo durante el correísmo y desató la tormenta. El expresidente y sus acólitos hablaron enseguida de traición y de varios sectores de la oposición se habló de tongo o trampa. Muchos ingenuos pensaron que habíamos pasado a un periodo de transición o primavera democrática. Pero la realidad es distinta.

Uno de los sectores donde más se aligeró el peso de las presiones y de las cuerdas fue en el ejercicio de la libertad de prensa y el trabajo de la prensa. Esto se respalda en las cifras del presente informe de los 100 días de Moreno que presenta Fundamedios. Menos agresiones, aparato de propaganda usado de manera menos intensiva, cambios en los medios estatales, menos sanciones de los medios por la Ley de Comunicación, diálogo con dueños de algunos medios, buenas relaciones con la prensa, en general. Todo ha ayudado a generar un ambiente sustancialmente más distendido.

No es un dato menor. Y en lo personal creo que lo simbólico es central en lo político y que el discurso no solo sean palabras, sino al mismo tiempo fondo.

Pero, los pendientes son muchos. Casi todos. Al final del día, el Ecuador de estos 100 días de Lenín Moreno en el poder, es un país donde se abrió una ventana a la posibilidad de empezar una transición hacia la democracia. De ninguna forma vivimos aún una transición y menos aún una democracia plena.

Si se consolida la oportunidad de transición, los avances deben ser sustanciales para reformas para desmontar los aspectos más nocivos de la Ley de Comunicación y sus reglamentos y consolidar los posibles avances en pluralismo y protección a los sectores más débiles. Se debe dar pasos decisivos para avanzar en la transparencia y el acceso a la información, incluso como mecanismo de lucha contra la corrupción, y generar procesos de Gobierno Abierto. Se debe avanzar en el desmontaje del aparato de propaganda y en crear una estructura sólida con control parlamentario y ciudadano de los medios públicos, al tiempo que se vendan los medios incautados.

En fin, la agenda es grande y muchos aspectos están recogidos en la “Hoja de Ruta para la Libertad de Expresión 2017-2019” que fue construida por un conjunto de organizaciones de la sociedad civil, académicos, periodistas, directivos de medios y ciudadanos.

Por ahora, en estos 100 días, es necesario respirar el aire fresco, tratar de abrir un poco más la ventana y prepararnos para cuando realmente llegue la primavera.

INFORME ESPECIAL 100 DÍAS DE LENÍN PDF

SPECIAL REPORT 100 DAYS PDF

 

LESS ATTACKS AGAINST FREEDOM OF EXPRESSION, BUT NO PROGRESS ON REFORMS DURING THE FIRST 100 DAYS OF LENIN MORENO’S GOVERNMENT

The stigmatizing speech, insults and disqualifications against journalists or activists during Sabatino links, and almost daily attacks against the media have grown exponentially according to FUNDAMEDIOS’s records on attacks on freedom of expression.

The first 100 days of the administration of Lenin Moreno promised changes, not only with the call for open dialogue, the elimination of the citizens link or revisiting the structure of the administration in the public means-which has promised to mark a before and after towards a more plural editorial line and less government. The drastic drop in the number of attacks on freedom of expression has given us the opportunity to reflect a new reality that could translate into an improvement in the exercise of this fundamental right in Ecuador.

So far in 2017, 242 attacks have been recorded. which includes the last three months of the administration of Rafael Correa, the most violent, with a total of 113 attacks between March and May, compared to the first three months of the Moreno administration, with a fall greater than 50% and a total of 54 Cases. In May, July and August, there were only 22, 16 assaults, respectively, marking a drastic difference, compared to the attacks reported in March (35), April (41) and May (37).

The State and public officials decrase the attacks

During the last three months of former President Rafael Correa’s administration and during the first 100 days of Lenin Moreno’s administration, there is a huge difference in the level of aggression in Ecuadorians. For example, in between March and May, which were the last three months of Correa’s presidency, the main aggressors were public officials, who staged 44 assaults, followed by action by state institutions (usually sanctions under the LOC) with 35, against the 16 attacks perpetrated by public officials and 11 by the same State, in the government of Moreno.

Similarly, during the last three months of Correa’s presidency, the public official who attacked the most was the former President on 14 occasions (64 since January), which contradicts the null aggressions on the part of President Lenin Moreno.

An interesting fact is the comparison of aggressors  with the category of “Political”, understood as someone who is outside the exercise of power. In the last few months of ancient regium, there were no reported acts of aggression but in these 100 days, we have registered 9 causes, the majority of them are the same perpetrators as attacks in Correa’s administration.

In spite of these changes and the decrease of the aggressiveness, the attacks from the State and public officials in these 100 days under the command of Moreno continue to be the protagonists, with 11 and 16 cases respectively, followed by politicians and strangers, with 9 and 8 cases respectively.

 

Verbal assaults remain intact, but legal process and state’s abuse decrease 

As for the attackers, both in the last months of the government of Correa and in the first ones of Moreno, the main attacks were for verbal assaults and for violations of digital rights. However, the difference lies in the number of these.

Between March and May, the verbal attacks, like threats, insults and disqualifications, add an additional 21 attacks (39 since January), while in the last quarter, 11 attacks were reported. Violations of digital rights in Correa’s final months totaled 7, but increased to 11 in the Lenin Moreno government.

There is a marked difference in the aggressions produced by abuse of state power, which added 17 during the Correa government, compared to 4 reported in the Moreno government, the same applies to criminal proceedings. During the last quarter of the Correa government there were 29, in front of a case registered in the new government.

The communication structure remains the same but with a moderate use by the state

The most notorious change since the first day of Lenin Moreno’s rule was in the handling of communication and the use of the state apparatus. The almost omnipresence of the figure of the First President to which the Ecuadorians became accustomed to listening to Rafael Correa every Saturday for more than three hours was reduced with the elimination of these Citizen Links.

Now the President’s accountability is a weekly report of activities that, since June 12, is broadcast on Mondays in national chain under the name of “The Government informs” and with a duration of up to 16 minutes. This, translated in time, by the 12 reports that have spread in these 100 days, sum a total of 165 minutes, which is equivalent to less than a single sabatina of the ex- President Correa.

Regarding the use of channels registered by the Government of Correa in a strategy of political polarization, which include journalists, social leaders, civil society organizations, opposition politicians. During these first 100 days of President Lenin Moreno’s administration, a total of 129 channels. In June, 35 channels were registered, in July, 52 channels and in August, 42 channels. This figure is still very high, but much lower than the number of channels issued during the Correa government, whose government devoted 158 days to the emission of these spaces, according to an earlier study conducted by the organization.

The refreshment of editorial lines and the state media management staff also reflects a change with indications of greater pluralism. Since July 17, Andrés Michelena, Lenin Moreno’s former deputy secretary for communications in the vice presidency, has been publicly known as general manager of the Public Media, and Fernando Larenas, a well-known journalist, has joined the team. Before, the team was led by journalist Orlando Perez, who maintained a government line and criticism of the opposition. These changes were made by a simple resolution of the Directory of Public Enterprise, without presidential decrees, as confirmed by Andrés Michelena.

It should be noted that the Empresa Medios Públicos is composed of newspapers El Telégrafo and El Tiempo; the Ecuador TV station; the Public Radio; PP Digital, Andes and Editogran. Before Diario PP had a printed format, as did the media, El Ciudadano, has stopped being printed to be exclusively digital.

After this designation, the changes were noticed from the first editorials and analyzes since before as they were not faced certain subjects that are harmful for the government, like the corruption and links of state officials that at the moment can be seen and read in these means.

To know if there are changes in the editorial line of these media sources, Fundamedios monitors briefing notes and opinion articles from 15 random days between July and August of 2017, from three media sources, two public (Agencia de Noticias Andes y El Telégrafo) and one governmental (El Ciudadano). Of these, 79 journalistic spaces were counted, 50 related to informative notes and 29 to articles of opinion.

The analysis determined the figure that President Lenin Moreno obtained is the largest gap in these medias, with 22% of the sample, compared to 6% of former President Correa.

In order to analyze in depth the editorial line of the media, informative news was classified according to its approach (negative, positive, neutral) and according to the tendency (discredits, does not discredit, proselytizing).

From 50 informative news sources, it was recorded that 44% (22) were considered positive, 38% were considered neutral (19) and 18% were considered to negatively depict the Government. Of these, barely 4% (2) could be considered discrediting notes curiously to the same President Moreno, 90% (45) does not discredit and 6% (3) tends to governmental proselytism. But the figures may look cold, so we look at the content of some relevant notes.

On August 3rd, 2017, Agencia Andes published an article on the position of Vice President Jorge Glas after being removed from office. The news classified this as negative and discrediting of the government. The article: “This is a struggle for truth, I am defending principles”: Glas assured that it was removed by request of the opposition and that Moreno intends to return to the “old country.” “I was removed from the functions by order of Abdalá Bucaram, at the request of Guillermo Lasso, at the request of the big businessmen, at the request of the opposition … for the return of the old country, for the ‘tongo’ country, , and “there are the fruits of the dialogues, the distribution of public companies,” he said. An article of this kind during Correa’s government would have been unthinkable.

That day, Andes also published “Bloque de AP anuncia que buscará restablecer la relación política de su binomio presidencial”, this article was also classified as negative and discrediting to the government, as 74 official assembly members referred to the opposition as “rance right” that seeks to return to a “rentier and oligarchic” past, while seeking a reconciliation between Lenin Moreno and Jorge Glas.

On the other hand, the analysis of the covers and articles of opinion of the newspaper El Telégrafo allowed to know that, of a total of five covers, two were assigned for political subjects, two for government actions and one for sports.

In respects to the opinon articles, of the 29 texts, 34% (10) were positive, 14% (4) were neutral and 52% (15) were negative. Of those, 24% (7) were discredited and 72% (21) were not discredited and 3% (1) tends to proselytism.

‘La responsabilidad política’ opinion article was configured to be negative and proselytizing, as it criticizes the call for dialogue by Moreno and warns that it is a political strategy that seeks to attack everything that is related to the correism, including in this sense Jorge Glas. The article said: “What they did not win at the polls they want to achieve it by sitting at the table and negotiating their local powers, but on the other hand, seek, without a doubt, revenge on the fundamental values of the Citizen Revolution.

It should be emphasized that the issues highlighted in the media that were monitored included the activities of the presidential cabinet, the social and economic plans undertaken by the Government; as well as national issues related to cases of corruption and the fight against corruption.

These facts point to a variation of the editorial line of the media in the hands of the State that in the last decade were used as instruments to impose the truth of the government and to make smear campaigns.

A study by Fundamedios on the use of state media during the election campaign revealed that during the first week of the second round of elections (between 10 and 16 March 2017), six media outlets in the hands of the state a campaign of discredit against the candidate for the presidency of opposition by Creo, Guillermo Lasso.During this period, 71 informative spaces were counted in which the opposition candidate was talked about in front of 70 corresponding to the candidate candidate Lenin Moreno, of a sample of 157. In addition, it was verified that in radio and television Lasso obtained 5 hours and 13 minutes of disrepute in such information spaces, while Lenin Moreno, accumulated 2 hours and 45 minutes of proselytism in his favor.

Communication’s law is on debate while sanctions decrease

Moreno´s government has opened the possibility of discussing the highly controversial Ley Orgánica de Comunicación (LOC),  by promoting dialogue processes aimed at reforming the LOC through the creation of tables set up for this purpose, in which Fundamedios has also been invited and participated. For this purpose, eight national tables have been deployed and, with the results, the head of the National Secretary of Communication, SECOM, Alex Mora, announced that a package of amendments to the Communication Law will be prepared, which should be processed in the National Assembly. At the same time, Mora said they closed the debate on a repeal of the Law, since most people who participated in the dialogue wanted to have a LOC, only with reforms.

The recurring themes on the table have been sanctions to the media and an organism to control the media, the advertising pattern and the interculturality quota. Also, the professionalism, the right to the reply, the figure of media lynching and national production, among others, according to several media sources.

With this framework, assembly members of all the groups represented in the National Assembly have formed the Multiparty Parliamentary Group for the Defense of Freedom of Expression and to promote reforms to the LOC. The Assembly members Jorge Yunda, Mae Montaño, Fabricio Villamar, Wilma Andrade, Jaime Olivo, Cristina Reyes and Vicente Taiano created this initiative, which was proposed by the social-Christian legislator Cristina Reyes, who will act as coordinator of the group considering that excesses have been determined in the application of this Law.

While this happens, the Superintendent of Information and Communication (SUPERCOM) has significantly reduced the sanctions to the media. The fall in the number of media sanctions is drastic. Between March and May, Fundamedios counted 17 cases, while between June and August 5 were registered.

On August 10th, the SUPERCOM provided information on the number of processes admitted to this institution from May 15 to July 31 of this year. According to records of an entity, up to that date, 15 complaints were received, 13 were filed by citizens and two filed by public officials. Two of the complaints were dismissed and filed, two concluded in sanction and the remaining 11 are in process. The complaints were against six public and 15 private media, the right affected to which the complainants refer is the right to honor and good name and request the application of Article 23 of the LOC, which refers to the rectification of the information.

With this reduction of sanctions, it is added to a sentence issued by the Administrative Dispute Court in Guayaquil, which occurred on August 23 and nullified the sanction imposed by the SUPERCOM three years ago, against the newspaper El Universo, authored by Xavier Bonilla “Bonil”, referring to the raid on the house of Fernando Villavicencio. The fine consisted of the payment of the equivalent of 2% of the average billing of the last three months of the newspaper (USD 90 thousand) and the obligation to rectify the caricature titled “Regale la Navidad”, published on December 28, 2013.

The Court argued that the Superintendent’s argument “lacks the necessary strength to give rise to a pertinent and complete motivation, since there is no legally imputable conduct coming from Diario El Universo, meriting, to be sanctioned, because it does not comply with the budgets of paragraph l), numeral 7) of article 76 of the Constitution of the Republic of Ecuador, which establishes that the legal norm, should be relevant to the factual background to which the decision of the public authority refers.

With this background and the current context, it is clear that Ecuador has entered a new stage that gives light to think of an improvement in the situation of freedom of expression and urgent changes that must be made in terms of the application of a Law of punitive communication which, after four years of application, has not been effective in promoting pluralism, but, on the contrary, has promoted censorship and self-censorship.

ANALYSIS

Changes in tiptoe

Lenin let loose the flanges of a state and a society handled fiercely and many times to stick during the correism and unleashed the storm. The ex-president and his acolytes spoke immediately of treason and of several sectors of the opposition was spoken of tongo or trap. Many naïve people thought that we had passed a period of transition or democratic spring.

But the reality is different.

One of the sectors where the weight of the pressures and the strings became more lightened was in the exercise of freedom of the press and the work of the press. This is supported by the figures in Moreno’s 100 day report presented by Fundamedios. Less aggression, less aggressive propaganda used, changes in state media, less media sanctions under the Law of Communication, dialogue with owners of some media, good relations with the press in general. Everything has helped to create a substantially more relaxed atmosphere.

It is not a minor fact. And personally I think that it is symbolic that central in the political and that the speech are not only words but at the same time background.

But, the earrings are many. Almost every. At the end of the day, the Ecuador of these 100 days Lenin Moreno in power, is a country that opened a window on the possibility of starting a transition to democracy. In no way do we still live a transition, let alone a full democracy.

If the transition opportunity is consolidated, progress must be substantial for reforms to dismantle the most damaging aspects of the Law on Communication and its regulations and consolidate possible advances in pluralism and protection for the weaker sectors. Key steps must be taken to advance transparency and access to information, including as a mechanism to fight corruption, and to generate Open Government processes. We must advance the dismantling of the propaganda apparatus and create a solid structure with parliamentary control and citizen of the public media, while selling the seized media.

Finally, the agenda is large and many aspects are included in the “Roadmap for Freedom of Expression 2017-2019” that was built by a group of civil society organizations, academics, journalists, media executives and citizens.

For now, in these 100 days, it is necessary to breathe the fresh air, try to open the window a little more and prepare for when spring really comes.