Actividades

116

Ecuador, 08 de septiembre 2020.- Fundamedios impulsó este 8 de septiembre una discusión en torno a la protección de datos personales en el contexto de la pandemia. El objetivo del foro virtual fue revisar la legislación actual, así como los desafíos que Ecuador enfrenta para proteger el derecho a la privacidad. 

El encuentro contó con la participación de Lorena Naranjo, directora Nacional de Registro de Datos Públicos (Dinardap); Xavier Ruiz, consultor de derechos digitales y políticas tecnológicas; el abogado y catedrático Diego Beltrán; y el director de propiedad intelectual de Ferrere Ecuador, Pedro Córdoba. La periodista de Ecuavisa y FM Mundo, Claudia Roura, moderó la conversación.

La representante de la Dinardap se refirió a la protección de datos personales en el marco de la pandemia. Naranjo explicó que en el país existen condiciones como alta conectividad que han provocado un proceso acelerado de transformación digital, con la presencia de insumos electrónicos como elementos indispensables en los hogares para la cotidianidad. 

Recordó que desde 2017 se trabaja en un proyecto de protección de datos personales pues son utilizados para la interoperabilidad del Estado, para servicios de registros mercantiles y de la propiedad, pero en este intercambio circula información personal y no existe una normativa que regule y proteja.

El consultor Xavier Ruiz enfatizó en el derecho a la supresión o al olvido como uno de los componentes de la protección de datos en Europa que ha causado más discusión entre los defensores de Derechos Humanos. El experto explicó que el reglamento de protección europeo establece una garantía que permite a los ciudadanos solicitar que sus datos se borren. Ese es el caso de Mario Costeja quien ganó un juicio a Google y logró eliminar información personal.

Diego Beltrán expuso que la protección de datos personales en el ámbito digital no es la misma que hace 30 años. En la última década ese entorno evolucionó y la exposición de datos tiene más relevancia. El abogado señaló que la Constitución de 2008 ya recoge el derecho a la protección de los datos, pero el ecosistema virtual representa un nuevo escenario donde existe una multiplicación exponencial  en calidad y cantidad que configuran la identidad de la persona como hábitos de consumo, rutas de movilización… También hay actores interesados en conocer esa información, desde el Estado hasta empresas privadas.

Pedro Córdoba ratificó que en Ecuador no existe una ley específica para la protección de datos, pese a que hay una regulación constitucional y que esto ha dejado retrasado al país a escala regional al ser de los últimos del continente en contar con una Ley. Un inversionista que desee realizar comercio electrónico encontrará limitaciones pues no hay una protección adecuada ni una regulación especializada, lo cual se puede ver reflejado en que en este año de crisis el país recibió menos inversión extranjera que Colombia y Perú.

Entre las conclusiones del Foro se destacó la necesidad de que la Asamblea acelere el tratamiento de la Ley de Protección de Datos Personales ya que este es un componente esencial de la era digital para atraer inversión extranjera y dar a los ciudadanos la seguridad de que sus datos están protegidos. Es necesario incidir en el desarrollo de una cultura de protección de datos para que los usuarios y clientes tomen conciencia de dicha seguridad.

121

Ecuador, 31 de julio 2020.- Cuando un periodista cubre temas de salud mental debe cuidar, respetar a sus fuentes y establecer un vínculo de confianza para comprender lo que le ocurre emocionalmente a quien entrevista. Esta fue una de las lecciones que impartieron Myriam Vidal y Rodrigo Pérez, ambos ganadores de la beca Rosalynn Carter 2019 de la Fundación Gabo, por una investigación sobre el impacto en psiquis de los migrantes en la frontera entre México y EE.UU. 

Vidal es periodista freelance en The New York Times en Español y Medscape en Español y Pérez es reportero en la revista Quanta y coordinador de la sección de español de The Open Notebook. Los comunicadores fueron los talleristas del segundo webinar ‘¿Cómo cubrir y escribir sobre salud mental mientras sobrevives a la pandemia?’, organizado por Fundamedios, la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL), Chicas Poderosas Ecuador y Nos Faltan 3. El encuentro gratuito convocó a más de 70 participantes en línea. 

Ambos concordaron en que hay que trabajar en el uso correcto de las definiciones de las enfermedades mentales para no estigmatizar. A su criterio, uno de los temas más polémicos para reportear y escribir es el suicidio. Por ello consideran que el uso de imágenes e ilustraciones incide en cómo el público percibe un reportaje. Por ejemplo, si se habla de las formas más comunes de morir por suicidio, esto podría generar una ola de reacciones en cadena como está comprobado, según Pérez.

En estos casos, lo correcto es decir “murió por suicidio” y no “se suicidó”. La razón es que esa muerte es el resultado de una una serie de trastornos que van más allá del control de la persona. Decir “se suicidó”-para los expertos- es culpar a un individuo por estar enfermo.  

Pérez y Vidal recomendaron no revictimizar a los entrevistados porque podría generar rechazo. Expresiones como “lo entiendo” pueden terminar con el lazo de confianza alcanzado. Tampoco es recomendable preguntar a quien padece un trastorno cuál es la sintomatología, qué siente cuando tiene depresión, cómo sabe que está ansioso. 

Este tipo de preguntas acrecientan el dolor. Preguntar sobre el entorno, estilo de vida y círculo cercano da más pistas para entender sus posibles trastornos. “Todas esas historias deben ser tratadas con dignidad”, dice la colaboradora de NYT

Los reportajes deben brindar una opción de ayuda: un teléfono de contacto, una página web de apoyo es una manera de cerrar un reportaje.

Este segundo webinar fue parte de un programa gratuito de salud mental que Fundamedios, la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL), Chicas Poderosas Ecuador y Nos Faltan 3 lleva adelante como apoyo a los periodistas ecuatorianos que cubren la pandemia en el marco de la COVID-19. 

 

Si deseas acceder al primer webinar ‘Salud mental y periodismo: una mirada desde la ciencia’, dictado por la psicóloga Yahira Guzmán, míralo acá: 

Además, te invitamos a escuchar el podcast Buscando el equilibrio emocional de Al Grano Press donde escucharás testimonios y recomendaciones de psicólogos y terapeutas alternativos.

También tenemos disponible un panel sobre salud mental durante la Pandemia que se transmitió en el espacio “La Regla del Pomodoro” de AlGrano.press.

180

Ecuador, 30 de julio, 2020.- En América Latina, el acceso a la información está garantizado en las constituciones, leyes complementarias y en tratados internacionales. El compromiso de los actores e instituciones que ponen a disposición la información al ciudadano es clave para hacer cumplir este derecho. No obstante, hay excepciones como la privacidad y la protección de datos personales, elementos que fueron analizados en el foro Derecho de Acceso a la Información en América Latina.

Este 29 de julio se desarrolló el encuentro virtual impulsado por Fundamedios, el programa TrustLaw de la Fundación Thomson Reuters, FERRERE y Abogados, moderado por la periodista ecuatoriana Thalía Flores. En el espacio participaron Federica de Llano, asociada en Philippi, Pietrocarrizosa, Ferrero DU & Uria; Pedro Córdova, director del Área de Propiedad Intelectual, Life Science y Data Privacy de FERRERE en Ecuador;  Isabel Ortiz Monasterio, asociada senior de Ritch, Mueller, Heather y Nicolao, S.C. y experta en protección de datos personales, de México; y María José Arancibia, experta en protección de datos y privacidad, en Chile y fundadora de Obrero Digital, que brinda apoyo a empresas basada en soporte de digitalización y herramientas legales.

De Llano se refirió a las obligaciones y alcances de los sujetos que entregan información pública. En Colombia, las entidades judiciales, ejecutivas y legislativas, independientemente de su ordenamiento territorial, deben hacerlo. En segundo lugar estarían los órganos independientes y autónomos; en tercer lugar las personas naturales o jurídicas que ejercen una función pública, así como las empresas o sociedades creadas por el Estado que administren fondos estatales. 

Para la experta es primordial que se respete la transparencia activa, que los sujetos o entidades que custodian la información brinden la apertura necesaria para divulgarla o presentarla, incluso aquello que no está visible en portales digitales,  con excepción de la información clasificada y confidencial. 

En su intervención, Pedro Córdova, Director del Área de Propiedad Intelectual, Life Science y Data Privacy de FERRERE mencionó que Ecuador está suscrito a la Convención Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y que su artículo 13 garantiza el derecho a recibirla y difundirla. Para Córdova, es un avance que en la Constitución ecuatoriana se reconozca la Acción Constitucional de Acceso a la Información Pública que permite al ciudadano solicitar al juez que se respete, cuando este se haya visto vulnerado. Eso sí, como lo explicó el experto, en Ecuador también hay excepciones en la divulgación como la información confidencial y reservada. Aunque en el país aún no existe una Ley de Protección de Datos Personales, hay disposiciones que la garantizan, especialmente, en el sigilo bancario. 

Sobre la ponderación entre el derecho al acceso a la información y el derecho a la privacidad y protección de datos personales, María José Arancibia Obrador, cree que hay una línea muy delgada. Chile cuenta con dos normas relevantes: la Protección de Datos Personales y la Ley de Transparencia. La experta explicó que la primera agrupa varios elementos que ayudan a dilucidar si los datos que tiene la administración son de carácter personal y deben ser entregados o no. 

Arancibia destaca que en la Ley de Transparencia hay un principio de divisibilidad, que permite hacer una entrega parcial de la información y censura aquella que no es pública. En el país austral también existe el derecho a la proporcionalidad y el test de daño que evalúa si la información es eficaz o no para cumplir con la transparencia. 

Por su parte, Isabel Ortiz Monasterio, asociada senior de Ritch, Mueller, Heather y Nicolao, S.C. experta en Protección de Datos Personales de México, comentó que en ese país, al ser federal, cada uno de los 32 estados garantizan el derecho a la información tanto en el sector público como privado. 

El órgano garante es el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) y tiene competencia para conocer asuntos relacionados con el Derecho a la Información y con la Protección de Datos Personales,  cuenta con personalidad jurídica propia y garantiza que se entregue la información pública que haya sido solicitada por el ciudadano, así como también el uso adecuado de los datos personales; sin embargo, una de sus limitaciones es la imposibilidad de emitir leyes en materia de acceso a la información y protección de datos personales. 

El foro fue organizado como parte de la Hoja de Ruta institucional para la presentación, debate social y parlamentario para la aprobación en la Asamblea Nacional de una nueva Ley Orgánica de Transparencia y Acceso a la Información Pública como fundamento en la lucha contra la corrupción y la garantía adecuada del derecho ciudadano a saber. 

 

 

 

 

 

 

 

227

Ecuador, 24 de julio 2020.- Hablar de salud mental, enfermedad mental y periodismo, hasta hace algunos meses, era un tema lejano, pero a raíz de la COVID-19 se ha convertido en una discusión necesaria para quienes están en primera línea. Por ejemplo, los periodistas quienes han tenido que adaptarse al teletrabajo, al encierro y al miedo constante al contagio. 

Fundamedios, la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL), Chicas Poderosas Ecuador y Nos Faltan 3 unieron esfuerzos para diseñar un programa gratuito que a través de webinars entregue conocimiento y herramientas a los reporteros. El objetivo es conocer mejor las temáticas relacionadas a salud mental y cubrir la pandemia con una mirada holística. 

Yahira Guzmán, docente y psiquiatra de la Universidad de la Sabana (Colombia) y administradora de la beca Rosalynn Carter junto a la Fundación Gabo, fue la tallerista de ‘Salud mental y periodismo: una mirada desde la ciencia’. En el encuentro virtual compartió con más de 100 periodistas ecuatorianos y estudiantes de Comunicación. 

Para la experta es necesario que la población comprenda la importancia de la salud mental. La define como “tener una calidad de vida adecuada” con el funcionamiento correcto de la parte física, el comportamiento adecuado en el trabajo, en la familia; tiene énfasis en alcanzar un estado de bienestar y vivir en paz. Si alguno de estos factores está alterado, podría tratarse de un trastorno o una enfermedad mental, que es lo que actualmente, se observa con la ansiedad, el estrés y la depresión. 

A lo largo de la historia, las enfermedades mentales han sido estigmatizadas y eso se debe al poco conocimiento alrededor de ellas. Según Guzmán, se suele pensar que una persona con esquizofrenia es peligrosa y está asociada a actos delictivos. Otros creen que padecer de una depresión es una invención del individuo y se cura con una charla. Esto se suma a tratamientos limitados de las enfermedades mentales en los años 50, en donde se asociaba este factor con imágenes de manicomios y dopajes.

Para la psiquiatra, el primer reto para el periodismo es hacer un abordaje que rompa el estigma e informe que las enfermedades mentales son tratables. “Debemos quitar la terminología como ‘el loco’, ‘el esquizofrénico’, etc y crear estrategias para quitar etiquetas. Eso no construye, sino destruye”. 

La ansiedad y depresión son las afecciones que más se dispararon en el contexto de la pandemia. Guzmán reconoce que los periodistas, por la naturaleza de su trabajo, están sometidos a niveles de estrés altos y es necesario que manejen estos conceptos no solo para entender a su entrevistado, sino para reconocer el momento exacto en que laboralmente están agotados y deben parar. 

La mezcla de actividades repartidas entre el trabajo, los quehaceres domésticos, el cuidado de los niños genera una sensación de falta de control y en ese aspecto la psiquiatra recomienda tener un estilo de vida saludable, realizar deporte, manejar  la frustración y el cansancio conversado con pares y  buscar una actividad lúdica. 

Es importante reconocer aquellos síntomas que podrían advertir que algo no funciona bien, como la alteración del sueño, dolor de cabeza constante e irritabilidad que podrían desencadenar en trastornos mentales. Saber detectar estas señales a tiempo incidirá en la búsqueda de un tratamiento temprano, pues el autocuidado es una pieza angular para alcanzar el bienestar emocional.

76

Ecuador.- El acceso a la información es un derecho ciudadano consagrado en la legislación nacional e internacional. Su importancia radica en que opera como herramienta para luchar contra la corrupción, transparentar la gestión pública y fortalecer la democracia.

A estas conclusiones llegaron cuatro expertos y académicos invitados el pasado 15 de julio al encuentro ‘La importancia de la transparencia y acceso a la información en la lucha contra la corrupción’, organizado por Fundamedios, la Universidad Católica Santiago de Guayaquil, la Universidad de las Américas (UDLA), la Universidad Casa Grande, la Facultad de Jurisprudencia de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) y la Universidad San Gregorio de Portoviejo. La charla estuvo moderada por Carlos JIjón, decano de la Facultad de Comunicación de la UDLA. 

Mario Melo, decano de la Facultad de Jurisprudencia de la PUCE, abrió el debate  con el marco legal. Citó al artículo 13 de la Convención Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que reconoce los derechos a buscar y recibir información y la obligación que tiene el Estado de suministrarla. 

Desde 2004 en Ecuador existe la Ley Orgánica de Transparencia y Acceso a la Información Pública (Lotaip), pero actualmente resulta obsoleta. Debe actualizarse para  incluir mayores sanciones a quienes se nieguen a cumplirla y garantice una actitud positiva del Estado para transparentar su gestión.

Para la coordinadora de la carrera de Comunicación de la Universidad San Gregorio de Portoviejo, Katerine Zambrano, existen muchos desafíos; pero, además, la misma sociedad no exige su derecho a conocer, lo cual deja el corredor abierto para la corrupción. En sus palabras, sin información pública no existe debate, hay incumplimiento de leyes, falta de institucionalidad y una ciudadanía conformista e inactiva. 

Datos de The Global Right to Information Rating, organismo que analizar la calidad de las leyes mundiales de acceso a la información, posicionó a Ecuador en el lugar número 82 del ranking de transparencia entre 123 países. Así lo expuso Efraín Luna, director de la carrera de Comunicación de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil. Enfatizó en la necesidad de garantizar la transparencia en la gestión pública, principalmente, del poder judicial.

Franciso Huerta, subdirector de diario Expreso y Miembro del Consejo de Regentes de la Universidad Casa Grande, se refirió a la política y a las próximas elecciones, las cuales deberían estar marcadas por la transparencia. En ese contexto, los medios de comunicación deben fortalecerse como un canal para combatir la corrupción.

391

Quito, mayo 2020En el marco del Día Mundial de la Libertad de Prensa, se realizó el foro virtual Desinfodemia en América Latina: hechos-19, coorganizado por Fundamedios y la Oficina de la UNESCO en Quito y Representación para Bolivia, Colombia, Ecuador y Venezuela, con el apoyo de la Delegación de la Unión Europea, las Embajadas de Estados Unidos y de Canadá, en Ecuador, y la Fundación Panamericana para el Desarrollo (PADF, por sus siglas en inglés). El centro temático del fue el fenómeno de la desinformación, con énfasis en los impactos de la difusión de contenidos falsos en el escenario de la COVID-19

La iniciativa contó con la participación de César Ricaurte, director ejecutivo de Fundamedios; Saadia Sánchez Vega, directora de la oficina de la UNESCO en Quito y Representante para Bolivia, Colombia, Ecuador y Venezuela; Desirée Yépez, de Ecuador Chequea; Liliana Elósegui, de Verificado México; Luiza Bandeira, de Digital Forensic Research Lab (DRL)-Atlantic Council; y Cristina Tardáguila, de la International Fact-Checking Network (IFCN) y Poynter Institute.

Al inicio del foro, Saadia Sánchez mencionó que durante la crisis, la información se ha colocado en el centro del escenario: Lo que ha denominado la UNESCO ‘desinfodemia’” es un flagelo que desvirtúa e incluso falsifica la realidad con consecuencias de vida o muerte al estimular decisiones esencialmente ‘desinformadas’ sobre la COVID-19”. Además, expresó que la información verificable y fiable es la llave para construir sociedades del conocimiento. 

#WorldPressFreedomDay Hechos-19: La Desinfodemia en América Latina

Foro organizado por Fundamedios, UNESCO Quito, UNESCO en español, Embajada de Estados Unidos en Quito, Embajada de Canadá en Ecuador, Unión Europea en Ecuador y PADF Ecuador.Participan: Cristina Tardáguila Poynter, Liliana Elósegui Verificado, Luiza Bandeira DFRLab, Nela Balbi IPYS Venezuela, Desirée Yépez Ecuador ChequeaModera: César Ricaurte FundamediosIntroduce: Saadia Sánchez Vega

Publicerat av FUNDAMEDIOS Onsdag 6 maj 2020

Por su parte, Cristina Tardáguila indicó el impacto de siete olas de desinformación  en torno a la COVID-19: origen, manipulación de archivos multimedia, métodos de prevención, xenofobia, politización de la enfermedad, confinamiento y la ultrapolitización. Por su parte, Luiza Bandeira acotó que el cambio constante supone una situación demandante y de creciente complejidad para el trabajo periodístico: “Hoy las personas están comprendiendo cómo la información sirve para generar una narrativa de intereses particulares”.

Desirée Yépez apuntó a la confianza recobrada por el periodismo desde la perspectiva ciudadana, específicamente en lo relativo a su rol fiscalizador de la función pública. Mientras que Liliana Elósegui añadió que los bots (programas informáticos) han encontrado en los vacíos informativos espacios para introducir datos que, en muchas ocasiones, terminan en fraudes o estafas, sobre todo en América Latina. Precisó que, frente a ello, los equipos de periodistas a escala mundial deben reforzar la disponibilidad de herramientas relevantes y educar a las audiencias acerca de la verificación de contenidos, para fortalecer las defensas ciudadanas ante la desinfodemia.  

César Ricaurte concluyó que los periodistas, trabajadoras y trabajadores de la prensa son cruciales como guías de la ciudadanía para tomar decisiones informadas. “Ahora más que nunca necesitamos que los medios de comunicación documenten lo que está sucediendo”, puntualizó.

250

El periodismo juega un rol clave en la gestión de crisis sanitarias y alertas globales como la que actualmente se atraviesa en torno al nuevo coronavirus. El trabajo de los medios de comunicación incide en la generación de confianza en la población; pero, también, no comunicar bien produce desconfianza y miedo. En ese contexto, la mañana de este 30 de abril se desarrolló un webinar enfocado en las buenas prácticas periodísticas y la seguridad de quienes reportan en primera línea. 

Fundamedios, la Federación Nacional de Periodistas del Ecuador (Fenape) y la Unión Nacional de Periodistas (UNP) coorganizaron un taller virtual dirigido por César Ricaurte. El espacio, que contó con la participación de 24 inscritos sirvió para repasar los distintos mecanismos y protocolos que garantizan el ejercicio periodístico en el país.

En Ecuador, la cobertura de la COVID-19 cobró relevancia a partir del 29 de febrero de 2020, cuando se confirmó el primer caso de la enfermedad. En ese contexto, información de mala calidad sobre un virus que atraviesa un ciclo frenético de noticias puede llevar al pánico y a una reacción exagerada e ineficaz.

Paralelamente, el artículo 42 de la Ley Orgánica de Comunicación (LOC) incluye que el Estado y los medios de comunicación son responsables de proteger a los trabajadores. El Consejo de Regulación, Desarrollo y Promoción de la Información y Comunicación elaborará y coordinará las acciones necesarias. Sin embargo, ante la emergencia sanitaria esas necesidades no se han visto cubiertas y por eso resulta relevante insistir en la autoprotección de los reporteros.

Además, en el momento de armar las piezas periodística se precisa pensar en la construcción de los titulares, en los ejes de las historias y las imágenes que se usan para su difusión. El contexto es crítico y hay temas locales para ser contados que, con pautas claras, permiten influir en la sociedad y, al mismo tiempo, combatir el fenómeno de la desinformación

 

263

Ecuador, 23 de abril.- Paralelamente a la expansión del nuevo coronavirus a escala global, hay otra crisis que supone un peligro: la infodemia. Se trata de la distribución de contenidos falsos que incitan a la ciudadanía al pánico y a la toma de decisiones con base en información imprecisa. Ante ese contexto, la mañana de este 23 de abril Fundamedios, la Federación Nacional de Periodistas del Ecuador (Fenape) y la Unión Nacional de Periodistas (UNP) organizaron un taller virtual sobre COVID-19 y desinformación.

La Constitución ecuatoriana garantiza que todas las personas tienen derecho a: buscar, recibir, intercambiar, producir y difundir información veraz, verificada, oportuna, contextualizada, plural, sin censura previa acerca de los hechos, acontecimientos y procesos de interés general, y con responsabilidad ulterior. Así lo enfatizó César Ricaurte, director ejecutivo de Fundamedios, quien destacó la importancia de este tipo de iniciativas. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha sido clara. La evolución del brote de la enfermedad dependerá de la medida en que se haga llegar la información correcta a la gente que la necesita. Es por eso que la posibilidad de diferenciar los contenidos ciertos de los falsos resulta determinante. En época de emergencia sanitaria, la viralización de falsedades tiene un efecto nocivo pues pone en riesgo la vida.

30 asistentes recibieron información de contexto sobre el comportamiento de la desinformación ante la pandemia. Además, repasaron herramientas gratuitas que ayudan en la tarea de verificación. Para eso, Desirée Yépez, directora de Contenidos de Fundamedios/Ecuador Chequea; y Gabriel Narváez, editor del portal de fact checking, compartieron los insumos obtenidos a partir de su experiencia en este proceso periodístico.

Desde febrero de 2020, Ecuador Chequea, miembro de la International Fact Checking Network (IFCN), es parte de coaliciones internacionales que trabajan para combatir la desinformación que se genera sobre la COVID-19. Su trabajo alimenta la red global Coronavirus Alliance; y la regional Latamchequea, que cuenta con el apoyo de Google News Initiative.    

De ahí se desprende que actualmente hay 4 ejes en torno a los cuales giran los engaños que se difunden en las plataformas digitales: teorías de la conspiración, formas de contagio, curas y tratamientos, medidas impuestas por las autoridades. Sucede que las redes sociales son un espacio vulnerable, susceptible a la manipulación, donde la información engañosa encontró un espacio de creación y difusión.

¿Cómo determinar si una foto fue alterada? ¿Es posible conocer el origen de un video? ¿Cómo reconozco un mensaje sospechoso? Fueron algunas de las interrogantes que se resolvieron en este encuentro gratuito. 

El próximo jueves 30 de abril Fundamedios ofrecerá otra sesión de aprendizaje virtual. Desde las 10:00 se abrirá un taller gratuito para analizar cómo enfrentar esta cobertura: seguridad para periodistas

193

El 16 de abril de 2020, Fundamedios, la Federación Nacional de Periodistas del Ecuador (Fenape) y la Unión Nacional de Periodistas (UNP) organizaron un taller virtual sobre seguridad digital. En un contexto marcado por el trabajo remoto y la conexión permanente a Internet, la iniciativa contó con la participación de 68 personas, entre periodistas, activistas, estudiantes y comunicadores institucionales.

El taller fue dictado por Humberto Arthos, especialista en seguridad digital. El foro fue una oportunidad para reflexionar y aprender sobre elementos que garantizarán la actividad de los internautas en plena pandemia de COVID-19. En ese contexto, el tallerista ofreció consejos y buenas prácticas para la creación y mantención de contraseñas en plataformas como redes sociales, banca en línea… 

En este encuentro virtual se concluyó la importancia de utilizar generadores de contraseñas seguras que pueden ser encontrados en Internet. También se recomendó mantener tres tipos de pines para su uso frecuente y cambiarlas de habitualmente.  

Se expuso información relevante sobre diferentes tipos de aplicaciones seguras para chat, como Telegram y Signal, cuya característica es que los mensajes están encriptados y son difícil de decodificar o descifrar por personas externas. Esto garantiza la destrucción de información en caso de un cambio de dispositivo. 

Otro de los temas fue cómo navegar en Internet de manera segura, tomando en cuenta la dirección de páginas, el tipo de motores de búsqueda y la eliminiación de los distintos historiales. Esto protege la privacidad del usuario. 

Uno de los aspectos más relevantes fue cómo evitar que las compras en línea se conviertan en potenciales oportunidades de estafas y ‘phishing’ (robo de información). Los participantes pudieron intercambiar sus inquietudes y aprender sobre situaciones que ya son cotidianas. 

El próximo jueves 23 de abril Fundamedios ofrecerá otra sesión de aprendizaje virtual. En esta ocasión, el tema serán las nuevas regulaciones para hacer periodismo y cómo combatir la desinformación. El encuentro se realizará a partir de las 10:00, y puede registrarse gratuitamente aquí.

271

Las vidas de las familias Ortega, Rivas, Segarra; de sus amigas y amigos son ejemplo de dignidad. Dos años después del secuestro y asesinato de Javier, Paúl y Efraín no descansan en su afán de exigir verdad, justicia, memoria, reparación y no repetición. Lo afirmaron desde el 26 de marzo de 2018: ¡Nadie se cansa!

Tras 24 meses sin respuesta, Fundamedios presentó un foro virtual moderado por Juan Carlos Calderón, periodista y presidente de la organización; y donde intervinieron Galo Ortega, padre de Javier; y Yadira Aguagallo, miembro del colectivo Nos faltan 3 y pareja de Paúl. 

La conversación también fue el espacio para mostrar ‘Historias urgentes’, un libro editado por Fundamedios y que recopila las voces de quienes sufrieron su secuestro y posterior asesinato. Este texto reúne a hermanos, padres, amigas y amigos, colegas, activistas que dan batalla en su búsqueda de respuestas.

“Nunca dejaré de decir que el Gobierno nos debe a nuestros seres queridos”, insistió Galo Ortega durante el foro. Para el hombre que se coloca cadenas y candados en honor al nombre de su hijo no ha pasado un día. “Todo lo que el Gobierno no ha hecho nos ha indignado, causa impotencia. Pero seguimos adelante en la lucha por la verdad”.

Y en eso coincide la periodista Yadira Aguagallo. “Cuando hay impunidad, intentos de silencio y no se encuentran respuestas sobreviene una profunda indignación. La búsqueda de justicia ya no es solo por esas tres personas que fueron asesinadas, sino que nos pone en perspectiva de las condiciones del periodismo ecuatoriano. Dos años después, nos faltan muchos más: nos faltan los periodistas que están muriendo en el contexto de la cobertura de la Covid19”.

Hay muchas cosas por hacer. Ortega y Aguagallo coinciden en que se ha hecho memoria sobre Paúl, Javier y Efraín; pero no se ha aprendido la importancia de que en Ecuador no exista impunidad y sí garantías de derechos.

En ese contexto, ‘Historias urgentes‘ también es un llamado a los Estados de Ecuador y Colombia a hacer una desclasificación real de la información que guardan, a no descansar en las investigaciones y a seguir las recomendaciones que desde la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se ha hecho. Es un pedido a esa Comisión a no abandonar el caso, a presionar para el cumplimiento de sus observaciones. 

‘Historias urgentes‘ es un recordatorio de que por Javier, Paúl y Efraín, nadie se cansa: Historias urgentes