El 27 de diciembre de 2013, alrededor de las 11pm, un escuadrón del Grupo de Intervención y Rescate (GIR) de la Policía allanó la vivienda de Fernando Villavicencio. El suceso, que se llevó a cabo sin una orden judicial válida y que se dio bajo la instrucción del fiscal José Luis Jaramillo, tuvo como objetivo confiscar toda la información que el investigador había logrado recopilar y pretendía utilizar para denunciar casos de corrupción en el gobierno del entonces presidente Rafael Correa.

El operativo se ejecutó en presencia de dos menores, hijos del investigador, de 1 y 5 años de edad, respectivamente. Durante el allanamiento no se permitió la presencia del abogado del periodista. Para esa época, Villavicencio había publicado varios artículos sobre negocios petroleros y seguros que implicaban funcionarios y exfuncionarios del régimen. Según los vecinos del actual Director del portal La Fuente, periodismo de investigación, las fuerzas policiales destruyeron el mobiliario, llevándose consigo computadores, pendrives, tablets, teléfonos celulares y documentos.

Cinco años después, Fernando Villavicencio abre las puertas de su casa a FUNDAMEDIOS y relata lo sucedido. Habla sobre las investigaciones realizadas y de la publicación de su artículo “El Expediente Chevron” en la revista Plan V, en donde desenmascaró la contratación de abogados que tenían intereses de por medio con la compañía estadounidense. También narra lo que su familia enfrentó y cómo decidió “tomar venganza” de quienes violentamente irrumpieron en su vivienda: investigando.