Una sociedad en donde la propiedad de los medios se concentra en pocas o únicas manos, sean estas gubernamentales o privadas, es una sociedad donde la libertad de expresión está seriamente enferma.

En el Ecuador, el Gobierno de la Revolución Ciudadana llevó adelante su guerra contra los medios privados bajo el argumento de que se debía “democratizar la comunicación” y luchar contra los monopolios privados de medios. El argumento se reveló falso, pues ha servido para consolidar un enorme imperio mediático en manos del Gobierno y al servicio del partido. Al tiempo que se favorecía la concentración de una gran cantidad de medios en manos de empresarios afines al partido o incluso de magnates extranjeros que operan en toda la región, siempre cercano al gobierno de turno. Estos son los casos del exfuncionario de Gobierno y asambleísta Jorge Yunda y del mexicano-estadounidense Ángel González.

En ese contexto, Fundamedios ha liderado las acciones de denuncia sobre la creciente pérdida de la pluralidad en el entorno mediático del Ecuador y ha llevado adelante investigaciones que develan cómo a través de terceros y con la utilización de tretas al borde de la legalidad se han conformado los mayores grupos de medios que hayan existido en el Ecuador.

Así, se logró comprobar que González tiene un monopolio de medios en toda América Latina. En Ecuador, específicamente, la presencia de ‘El Fantasma’ ha crecido con 87 frecuencias y 17 medios, es el primer oligopolio mediático privado del país. Actualmente, se encuentra participando en el concurso público de frecuencias por 104 frecuencias, a través de 18 empresas. Todos los medios en Ecuador que conforman la red de González, fueron calificados positivamente en la Agencia de Control de las Telecomunicaciones (Arcotel) y pasaron a la siguiente etapa del concurso de frecuencias.

A través de estas 18 empresas, el conglomerado Albavisión en Ecuador está concursando por 104 frecuencias a escala nacional: 60 frecuencias de TV abierta, 43 de radio FM y una de radio AM. En algunos casos, están postulando para frecuencias que ya estaban adjudicadas a medios locales o nacionales. Esto convierte al magnate mexicano en el principal postulante dentro de este proceso.

En la misma línea, Fundamedios ha logrado rastrear el caso del asambleísta electo por Alianza PAIS Jorge Yunda Machado, mejor conocido como “el Loro Homero”, quien  tiene por lo menos 35 frecuencias alrededor de todo el país a través de un sistema que podría calzar dentro de la categoría de testaferrismo. De dichas frecuencias, Yunda Machado es concesionario y está participando actualmente en el concurso de forma directa o indirectamente. Solo en una de ellas, Radio Canela (106.5 FM) aparece como accionista. Sin embargo, sus hijos, familiares y trabajadores cercanos son administradores y accionistas del resto de empresas. Por otro lado, en un oscuro esquema de ocultamiento de la propiedad de los medios se encontró que hay varias personas que aparecen como accionistas y administradores que van rotando cada determinado tiempo entre las empresas que forman parte de la corporación Canela de la que Yunda es fundador.