fbpx

Fundamedios

Actualización: Último número de Revista no circuló en papel, pero sus periodistas la subieron a la red

por | Jun 30, 2013

ENGLISH VERSION

El sábado 29 de junio de 2013, directivos de la revista de investigación Vanguardia dispusieron parar la impresión de su última edición, que pretendía circular por última vez el 1 de julio. Esto ocurre dos días después del anuncio del cierre definitivo de ese medio de comunicación.

Frente a esta decisión, los periodistas de Vanguardia subieron a Internet el contenido de la edición No 398 de la revista, que se lo puede ver en este enlacehttp://issuu.com/pablojaramilloviteri/docs/vanguardia_398que ha sido difundido a través de las redes sociales.

Al ingresar, se lee el siguiente mensaje: «El equipo de redacción cumple su compromiso con los lectores. Esta es la edición 398, la cual no circuló en su formato impreso, por decisión exclusiva de los directivos. Este es un aporte periodístico para que el debate y la libre circulación de ideas continúe en el Ecuador. Hasta pronto».

En ese enlace se puede leer la versión digital de la revista que presenta a Edward Snowden en portada, así como una leyenda que dice: «Vanguardia: el fin de una etapa» indicando que se trata de una edición de despedida.

Juan Carlos Calderón, director de la revista dijo a Fundamedios que su equipo dejó lista la última edición en la madrugada del 29 de junio para que sea impresa tal y como estaba previsto. Sin embargo, a la mañana siguiente se enteró que habían cancelado la impresión sin que se les diera alguna explicación. A esto, Calderón comentó que en horas de la noche experimentaron una serie de dificultades, como el cambio repentino de las cerraduras de las puertas del medio de comunicación mientras había redactores laborando, así como un bloqueo de los servidores. Esto les impidió temporalmente realizar tareas como importar fotografías, ocasionando demoras en el trabajo.

El pasado 27 de junio, justo tres días después de haberse aprobado la Ley Orgánica de Comunicación, los directivos de la empresa que editaba la revista semanal notificaron a su personal de su cierre. En declaraciones para diario Expreso, Francisco Vivanco, director de ese medio de comunicación aseguró que efectivamente la decisión estuvo ligada a la aprobación de dicho cuerpo legal.

Sin embargo, durante el Enlace Ciudadano No 328, el presidente Rafael Correa rechazó que el cierre de Vanguardia tenga relación a la aprobación de la Ley y sostuvo que se trataba, más bien, de un tema financiero-empresarial. «No pagaban a sus trabajadores, estaban atrasados con el IESS», dijo el mandatario.

Desde 2010 esta revista ha afrontado dificultades que fueron atribuidas a su línea crítica y de investigación de hechos de corrupción. El pasado 31 de julio de 2012, personal del Ministerio de Relaciones Laborales y efectivos policiales allanaron las oficinas del medio y embargaron sus equipos y otros enseres de la redacción por un supuesto problema laboral, lo que ocasionó que el medio dejara de editar su edición del 06 de agosto.

 En esa ocasión, la razón dada por los funcionarios fue la existencia de una deuda de la empresa que produce la revista, derivada de sanciones laborales por incumplimiento del artículo 42, numeral 33, del Código del Trabajo -que determina que los empleadores que cuenten con un número mínimo de 25 trabajadores están obligados a contratar al menos a una persona con discapacidad- y por no exhibir en un lugar visible de las instalaciones el reglamento de trabajo . Sin embargo, estas razones fueron rechazadas por sus directivos quienes alegaron que todo estaba en regla.

Otro hecho ocurrió el 17 de diciembre de 2010, cuando las oficinas de Vanguardia en Quito fueron desalojadas y sus equipos embargados, en medio de un aparatoso operativo policial. Los hechos se dieron tras una orden de secuestro preventivo de bienes debido a que el inmueble que ocupaba la revista se encontraba bajo un litigio de arrendamiento y era una propiedad incautada a la banca cerrada.

Vanguardia´s last number was uploaded to its website, after the printing was cancelled

On June 29, 2013, the directors of Vanguardia Magazine ordered the impression of its last printed edition, that was published on July 1st. This happened two days after they made a public announcement on the closing of the magazine.

In spite of the decisión, the journalists that work for Vanguardia uploaded the contents of edition N° 398 to the magazine´s  Internet site, which is available at: http://issuu.com/pablojaramilloviteri/docs/vanguardia_398. The link has been shared on several social networks.

 When accessing the site, the following message could be found: “The editorial team delivers to its readers. This is edition N° 398, which was not printed in paper due to a personal decision of the magazine´s board. This is a contribution from us, the journalists, to foster and strengthen public debate and free exchange of ideas in Ecuador. Farewell and see you soon”.

The online edition had Edward Snowden on its cover, and a title that reads: “Vanguardia: the end of an era”, announcing that this was the last edition.

Juan Carlos Calderón, Vanguardia´seditorial director, told that his team worked on this last edition until dawn, so that it could be printed as planned. Nevertheless, thenextmorningtheyfoundoutthattheprintinghadbeencancelled, withouthanyexplanation. Calderón also told Fundamedios that they suffered a series of inconveniences the night before that delayed their work, such as the changing of the locks while they were working, and the suspensión of e-mail services..

 On June 27, three days after the Communications Law entered into force,Vanguardia´s publishing house, Minotauro, announced the official closing of the magazine to its personnel. Francisco Vivanco, Minotauro´s director, made a public statement indicating the  entry into force of the Law was one of the main reasons for the decision.

On his part, President Rafael Correa rejected Vivanco’s statements during  Weekly National Broadcast N° 328, indicating that the closing of Vanguardia was related to financial issues. “They were not paying their workers on time, and they had pending payments with the Social Security Institute”, Correa said.

Since 2010, Vanguardia has endured a tense relationship with the government due to its editorial line. Several administrative sanctions have been imposed to its owners, based on unfounded accusations. On July 31, 2012 personnel from the Labor Ministry entered Vanguardia´s headquarters by force and seized its work equipment, allegedly due incompliances with Labor Law. In that occasion, Vanguardia had to suspend the publication of the August 6 issue.

On that occasion, the State alleged that the measure was intended to cover a debt originated in several fines imposed to Minotauro Publishing House under article 42 (33) of the Labor Code, that requires that all employers hire a person with disabilities for every 25 workers they have. Also, the Ministry´s representatives alleged that the working code was not exhibited in a public place within the office, another violation to the Labor Code. Nevertheless, Minotauro’s director indicated that everything was in order and according to the law.

In December, 2010 a police operation evicted the offices of Vanguardia and seized its equipment, due to an alleged legal dispute over the premises, that had been supposedly seized to one of the banks that went bankrupt back in the 1999 financial crisis.

LO MÁS RECIENTE

Se exige la revelación de una fuente a un periodista amazónico

Ecuador, 3 de octubre de 2022· El periodista Diego Escobar, del medio digital El Yucazo, de la provincia amazónica de Pastaza, recibió una amenaza de juicio por daño moral de parte de la abogada Natacha Benítez —que no se ha concretado—, quien también le solicitó que...

SUSCRÍBETE AHORA

Manténgase actualizado con nuestro boletín semanal.

EN TIEMPO REAL