fbpx

Fundamedios

Actividades | Comunicados

César Augusto Sosa, el economista que aprendió a contar los datos

por | Ago 3, 2022 | Actividades, Comunicados | 0 Comentarios

César Augusto Sosa llegó como economista a la Redacción de El Comercio, en 1996 y luego de 25 años de carrera, se convirtió en uno de los mejores periodistas económicos del Ecuador. Calmado, sigiloso, metódico, preguntón y sonriente. El periodista económico, esposo, padre, amigo y un gran deportista dejó el mundo terrenal a los 53 años, dejando un gran legado y varios periodistas económicos especializados, de los cuales, fue su maestro. 

En 1996, la Redacción de El Comercio, a cargo de Hernán Ramos, hizo una apuesta arriesgada en el periodismo ecuatoriano: contratar a profesionales especializados en otras áreas y enseñarles a redactar y contar. Llegaron a El Comercio agricultores, ingenieros mecánicos y economistas. Entre ellos estaba César Augusto Sosa, quien era conocido, precisamente, como “el economista”. 

La periodista Betty Jumbo fue amiga de Sosa desde 1996, lo recuerda como una persona dinámica y jovial. “Pensé que era un periodista más, pero luego supe que era economista”, recuerda. Lo describe como un profesional muy preciso con los datos, que manejaba muy bien las bases de los principales indicadores económicos del país “muy meticuloso y riguroso, tenía muchas fuentes y muchos contactos, aprendió del oficio y terminó siendo uno de los mejores periodistas económicos del Ecuador”, asegura. 

Santiago Ayala —otro economista que aprendió a comunicar— conoció a César Augusto Sosa en 1998, cuando llegó a la sala de redacción de El Comercio como pasante. Lo califica como hombre generoso, de un corazón muy grande, pues compartía muchas cosas: “Tranquilo en su proceder, pues escuchaba siempre y en el trato personal muy sonriente”. Aclaró que, aunque siempre tuvo una imagen de un hombre serio —que no se desencajaba— en realidad pasaba riendo mucho y tenía un sentido del humor muy oportuno con sus comentarios. “Te impulsaba a ver más allá, todo el tiempo te preguntaba para llegar a la médula de la información”, dijo. 

Un formador de periodistas económicos

Uno de los legados más grandes que deja César Augusto Sosa en su paso durante 25 años por la redacción de El Comercio es el haber formado varios periodistas especializados en economía, que encontraron en él a un maestro que les impulsaba a cuestionarse y a ser autodidactas.

Carolina Enríquez formó parte de ese grupo. Contó que cuándo empezó a trabajar en El Comercio no sabía nada de economía pero César Augusto le dio “la oportunidad y la metodología”. “Nos enseñó capacidad y conocimientos de liderazgo”. Lo recuerda como un jefe siempre cordial, respetuoso. “Nunca escuché ninguna grosería, epíteto y, si te reclamaba, lo hacía con conceptos y teorías”. Otras de las cualidades que rescata Enríquez es que siempre estaba pendiente de sus reporteros: “Nunca nos sentimos abandonados”, dijo. 

El periodista que vivía en medio de princesas…

En la redacción de El Comercio César Augusto Sosa no solo conoció el periodismo, que sería una de sus pasiones, también conoció el amor.  En ese sitio encontró a Verónica Espíndola, con quien se casó y tuvo tres hijas, a quienes cariñosamente llamaba “princesas”: Valentina, Isabela y Alegría.  

Era un hombre familiar, que siempre estuvo junto a los suyos cuando más lo necesitaban. Siempre hablaba de su mamá. Además, era un amante de los deportes: le gustaba la bicicleta y nadar: atravesó dos ocasiones el lago San Pablo e incluso participaba en competencias como el Ironman o el Oceanman, donde ganó el primer lugar en su categoría. 

A finales de mayo de 2022 empezó con un dolor de estómago y luego de dos meses de lucha y de haber vivido en carne propia el desabastecimiento en los hospitales del Seguro Social, falleció. Sin embargo, su legado vivirá en la práctica del periodismo económico de quienes formó en el camino. 

 

LO MÁS RECIENTE

SUSCRÍBETE AHORA

Manténgase actualizado con nuestro boletín semanal.

EN TIEMPO REAL