fbpx

Fundamedios

Actividades | Comunicados

Ex Relator de Libre Expresión, Frank La Rue, impartió el último taller a legisladores sobre el acceso a la información pública

por | Ene 13, 2022 | Actividades, Comunicados

Ecuador, 14 de enero de 2021.  Fundamedios, el Instituto Republicano Internacional (IRI) y el despacho de la asambleísta Marjorie Chávez culminaron con una serie de talleres virtuales sobre estándares internacionales en libertad de expresión, libertad de prensa y acceso a la información dirigidos a los asambleístas y sus asesores con el fin de proporcionar como insumos los más altos estándares para la construcción de las nuevas leyes de Libertad de Expresión y Acceso a la Información Pública que actualmente están tratándose en la Asamblea Nacional.

Esta última exposición, en el marco de los “Estándares mínimos con los que debe contar una legislación garantista en materia de acceso a la información pública”, fue dictado por Frank La Rue,  abogado, periodista, catedrático universitario,  investigador en Derechos Humanos, activista en esa área durante 35 años. Además ex Relator Especial de Naciones Unidas para la Promoción y Protección del Derecho a la Libertad de Opinión y Expresión, nombramiento que recibió del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en el año 2008-2014. Actualmente es miembro y Asesor en temas de Libertad de Expresión para el equipo de FUNDAMEDIOS en Washington DC.

César Ricaurte, director ejecutivo de Fundamedios mencionó la importancia de esta charla es fundamental para el proceso legislativo, más aún, ahora que el proyecto ha pasado al Pleno de la Asamblea, para su primer debate. 

Para hablar de las leyes, LaRue dió una pequeña reseña histórica sobre las bases establecidas por Voltaire, Locke y Rousseau para tener una sociedad democrática. Los filósofos, cuenta LaRue, enfatizaron en que las sociedades deberían garantizar igualdad de derechos para todos, que quienes ejerzan el poder tendrían que tomar decisiones en base a todos y que la llegada de una persona a un cargo público implicaría una decisión colectiva.  Estos serían el origen para las constituciones democráticas como la francesa y la de Estados Unidos. 

Uno de los principios para entender la democracia es que todos tienen derecho a desarrollar un pensamiento propio y a expresar opiniones propias. Disentir de quienes tienen el poder, está igualmente reconocido. Es importante también mencionar que estos preceptos se conciben de forma individual y colectiva y aquí entra el derecho a la asociación. 

En la actualidad, dice La Rue, se mide la efectividad de una democracia por la forma en la que se protege la expresión de sus ciudadanos, por la forma en la que protege la libertad de prensa y como garantiza el acceso a la información. Si la función del Estado es el bien común, entonces el monitoreo y la auditoría social son clave para garantizar que los recursos se están utilizando de buena forma. Ya no solo se contemplan aspectos económicos, sino también se implementa el acceso a la información sobre los procesos, planteamientos técnicos, diseño, etc. 

En el contexto de los funcionarios públicos, estos a veces se sienten incomprendidos, a veces se sienten equivocadamente cuestionados, pero La Rue menciona que: “El poder explicar las decisiones, el recibir cuestionamientos y poder responderlos, es lo que más va a inspirar la confianza efectiva de la población.” En los regímenes autoritarios, una de las piedras angulares es carecer de mecanismo de acceso a la información. 

¿Cómo deben ser las características del acceso a la información? 

Para el exRelator, toda materia debe ser sujeto de información pública. Asímismo, es entendible que existan ciertos temas en donde la información no se publique temporalmente, sin embargo, estos son excepcionales. 

En cuanto a la privacidad, los funcionarios públicos tienen derecho a resguardar su información, sin embargo, mientras más alto el cargo, la sociedad civil quiere conocer inclusive el récord de vida de la figura “pública”. 

El experto también abordó la necesidad de que todas las instituciones públicas deberían tener oficiales o puntos especializados en gestionar el acceso a la información, con políticas, tiempos y procesos claros. 

Asimismo, dijo, que debería existir una autoridad máxima, un ente semi judicial, que se encargue de recibir reclamos cuando las peticiones en esta materia, no son resueltas. Este “órgano” debe cumplir con tres factores fundamentales: autonomía, presupuesto propio, y capacidad de decisión. El experto, en este contexto, dió ejemplos de figuras como: “Superintendencia”, “Comisionado Especial”, o un “Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información, y Protección de Datos Personales ” como lo han hecho en México. 

Para Fundamedios es importante promover espacios informativos, de calidad magistral, para que los legisladores puedan contar con los componentes y conocimientos necesarios en materia nacional e internacional para poder construir cuerpos normativos que se ajusten a la realidad y  puedan ponerse en práctica bajo preceptos democráticos. 

 

LO MÁS RECIENTE

SUSCRÍBETE AHORA

Manténgase actualizado con nuestro boletín semanal.

EN TIEMPO REAL