Este sábado 17 de noviembre, durante el Congreso Internacional de Periodismo en Debate (PerDebate 2018), coorganizado con la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), se llevó a cabo una ceremonia de conmemoración para Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra, asesinados en la frontera norte, en abril pasado. Familiares, amigos y colegas del equipo periodístico de Diario El Comercio hablaron de ellos como símbolo de la libertad de prensa y de la búsqueda de la verdad. Enfatizaron en la necesidad de esclarecer los acontecimientos que rodean el crimen.

La periodista Mónica Almeida, socia de FUNDAMEDIOS, afirmó que este suceso doloroso para la comunidad periodística en el Ecuador dejó en evidencia que los medios de comunicación y sus colaboradores son independientes a los intereses de sus dueños; contrario a la imagen que el gobierno de Rafael Correa buscó imponer durante su década de gobierno.

“Javier, Paúl y Efraín se convirtieron en inspiración de esa pasión periodística que nos lleva a buscar lo desconocido, de buscar la verdad. Ellos se convirtieron en un símbolo hasta que se sepa qué les pasó», dijo la Jefa de Investigación de Diario El Universo. También mencionó la importancia del informe preliminar del Equipo de Seguimiento Especial (ESE), de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), publicado el pasado 1 de noviembre. En el documento se enfatiza en la necesidad de reencauzar la investigación de la Fiscalía General del Estado ecuatoriano.

Durante el homenaje, Yadira Aguagallo, pareja del fotógrafo Paúl Rivas, agradeció a FUNDAMEDIOS y a la USFQ por el apoyo brindado. La periodista destacó que gracias al contingente de la organización fue posible lograr las medidas cautelares en la CIDH, las cuales servirán como herramienta para esclarecer los asesinatos.

«Esperamos que los estudiantes de periodismo no sean presas del miedo. A la corrupción, al narcotráfico, a la violencia se le hace frente con más y mejor periodismo», dijo la vocera de las familias de las víctimas.

Galo Ortega, padre de Javier, invitó a los asistentes a levantar la voz por los “héroes” caídos durante el ejercicio periodístico. “NADIE SE CANSA”, gritó. Frase a la que estudiantes, docentes y expositores se sumaron.

Patricio Segarra, hijo de Efraín, aseguró que lo ocurrido  marcó un rumbo nuevo para el periodismo ecuatoriano. Él relató la pasión y entrega de su padre en el momento de conducir a los reporteros a las distintas coberturas, siendo un aporte más en la reportería. ‘Segarrita’ fue un periodista de corazón.

Dimitri Barreto, macroeditor de Diario El Comercio, presentó un video dedicado a sus compañeros. Aprovechó para expresar la ilusión de que este material, junto con las pertenencias de Ortega, Rivas y Segarra, puedan llegar próximamente al Newseum, en Washington, D.C. (EE.UU.). Este es el museo más importante dedicado a la libertad de expresión y al homenaje a los periodistas caídos a escala mundial.