fbpx

Fundamedios

Comunicados

Marjorie Ortíz: Los periodistas somos la piedra en el zapato de quienes están en el poder

por | Nov 27, 2011 | Comunicados | 0 Comentarios

Una serie de artículos publicados en diario El Universo, entre el 16 de mayo y el 20 de julio de este año, que revelaron presuntas irregularidades cometidas en la Agencia Nacional de Tránsito (ANT), le dieron el premio de Periodismo de Investigación en los Premios Fundamedios 2011 a la periodista Marjorie Ortíz. (Aquí un enlace al trabajo ganador: http://bit.ly/t0A3le 

Premios Fundamedios 2011 recibió a concurso 44 trabajos de investigación periodística, y quedaron 10 finalistas, de los cuales fue escogido el ganador. Marjorie Ortíz habló con Perint, el proyecto de capacitación de Fundamedios, sobre cómo hizo su investigación y cuáles fueron los obstáculos que le planteó realizar este trabajo. Aquí la entrevista:

¿Cómo nació la idea de investigar los contratos de Antón. Cuál fue el dato disparador?
Nosotros dimos una noticia sobre una contratación que iba a darse sobre chalecos y placas.
El dato disparador surgió al ver quiénes eran los que habían firmado el contrato: accediendo a   algunas fuentes de información disponibles en Internet, vi que el contrato lo había firmado el señor Ricardo Antón y Yamil Chedraui, gerente de la empresa EICA.

Hasta ahí no había ningún problema excepto porque el señor Chedraui había trabajado para el señor Ricardo Antón. Había sido su coordinador financiero en la Comisión de Tránsito del Guayas y luego en la Agencia Nacional de Tránsito.

A partir de ahí comenzó la investigación para ver qué más había, cómo se dio el contrato. Se pidió mediante acceso a información pública los documentos pre contractuales, contractuales, se cotejó esa información, se hizo mucha reportería de fuentes.

¿Cuándo propuso el tema cómo se lo procesó en diario El Universo?
Como el tema nació de una noticia, era un tema que había que seguirlo. Fue una propuesta que incluso se la discutió en la Unidad de Investigación y se aportó con muchas ideas y se la apoyó. Estos temas demandan tiempo, demandan recursos no solo de periodistas sino de abogados.

¿Dentro de la investigación, cuáles fueron las primeras irregularidades que saltaron a la luz?
Nosotros pudimos detectar que había empresas dentro del país y fuera que cotizaban los productos a un precio mucho más económico. Había indicios de que no era muy transparente el proceso. Luego a la hora de detectar si se cometió o no un delito, eso ya le corresponde a la Fiscalía o a la Contraloría. Lo que hacemos es mostrar cómo se dio esta contratación, las cosas que se dieron en el camino que quizá surgieron críticas en ese tema y cómo se manejó el contrato. El resto de etiquetar, calificar o acusar, no nos corresponde.

Entiendo que revisaron cientos de contratos y al final se quedaron con los más representativos y más cuestionados. ¿Cuáles fueron estos?
Empezó con el tema de los chalecos pero luego se comenzó a pedir todas las contrataciones que se hayan hecho desde la Agenda Nacional de Tránsito actual Comisión de Tránsito del Ecuador CTE. En algunos casos nos dieron la información y en otros no, pero ahí se descubrieron otros contratos. Había gente que denunciaba sobreprecio a través de una empresa que estaba dirigida por familiares del señor Antón. Fueron algunos casos, por lo menos siete u ocho, que se han dado de manera media sospechosa.

¿Según usted a cuánto ascendió el perjuicio ocasionado al Estado por estos contratos en la Agencia Nacional  de Tránsito?
No ahondamos en ese detalle porque no tuvimos acceso a todos los contratos para poder hacer un cálculo y tampoco nos competía porque eso es responsabilidad de instancias de control que están encargadas de contar detalle por detalle, documento por documento, dólar por dólar.

¿Cuál fue el mayor obstáculo que enfrentó dentro de esta investigación?
Uno de los problemas que tuvimos fue que no se nos dio fácilmente la información, tanto de la Agencia Nacional de Tránsito como de la Comisión de Tránsito del Ecuador. Se hicieron algunos pedidos de acceso a la información. Ellos nos indicaban que todo estaba en la página de Instituto de Compras Públicas pero no estaba realmente ahí. Había el inicio de los procesos pero no el desarrollo, no todos los documentos de cada contratación.

¿En un balance general puede decir que apelar a la Ley de Acceso a la Información Pública sí le dio resultados en su búsqueda de información?
Hay que apelar a la Ley de Acceso a la Información Pública independientemente de los resultados que se obtengan.

¿En algún momento usted recibió advertencias o amenazas de alguna autoridad por lo que estaba investigando?
No directamente advertencias o amenazas, pero sí se percibía cierta incomodidad por los temas que se estaban tratando. Los periodistas somos como la piedra en el zapato de quienes están del lado del poder. Esa actitud de fastidio cuando uno los llama sí era incómodo para nuestro trabajo.

¿Pensó usted en algún instante que tras la publicación de su trabajo se produciría la renuncia de Ricardo Antón?
No, en ningún momento porque el trabajo no estaba hecho para que se produzca la salida de determinado funcionario. Lo que mostramos es cómo se estaban dando los hechos y los resultados de nuestra investigación quedaban fuera de nuestras manos y competía a otras instancias.

¿Cómo motivar a los periodistas para que investiguen?
Todos los periodistas per se somos investigadores porque para hacer una noticia, un reportaje, una investigación en profundidad, todos los periodistas tenemos este instinto de investigar, esta curiosidad que va más allá del ciudadano común.
Tenemos esta capacidad de indignarnos cuando hay injusticias, cuando hay abusos de poder. Lo importante es que los periodistas mantengamos la vocación con la que empezamos la carrera porque con el paso de los años como que se pierde la ruta y de alguna manera no se tiene la misma convicción inicial. Yo creo que es importante esa fuerza, esa capacidad de indignarnos y no tener miedo.

¿Usted esperaba ganar los Premios Fundamedios 2011?
La verdad que no. Uno hace su trabajo sin esperar reconocimientos, hago mi trabajo porque me gusta, porque es lo que quiero hacer y me siento bien. Ser periodista es mi forma de contribuir a la sociedad; no somos perfectos los periodistas, a veces cometemos errores, pero la buena intención de aportar un granito de arena para que la sociedad sea mejor es lo que hace que uno haga este trabajo a veces incomprendido.

¿Qué tiempo lleva en el periodismo? 
Doce años más o menos. Soy periodista desde que estaba en el colegio, cuando escribía para los periódicos murales, la convicción nació ahí, me siento periodista desde la adolescencia.

Por Diego Palacios

 

LO MÁS RECIENTE

César Augusto Sosa, el economista que aprendió a contar los datos

César Augusto Sosa llegó como economista a la Redacción de El Comercio, en 1996 y luego de 25 años de carrera, se convirtió en uno de los mejores periodistas económicos del Ecuador. Calmado, sigiloso, metódico, preguntón y sonriente. El periodista económico, esposo,...

La voz de Alejandra Duque seguirá viva

Su carisma inundaba a cada persona que conoció a Alejandra Duque. Tenía una voz inigualable y su estilo rockero la caracterizaba en cada paso en el periodismo. Falleció este viernes 29 de julio en un accidente de tránsito y ahora quedan sus recuerdos en cada...

SUSCRÍBETE AHORA

Manténgase actualizado con nuestro boletín semanal.

EN TIEMPO REAL