Este 19 de octubre periodistas de distintos países de América Latina respondieron a las interrogantes ¿cuáles son los peligros del ejercicio periodístico?, ¿cómo luchar en contra de la impunidad? En el foro ‘El riesgo de informar’, impulsado por FUNDAMEDIOS, Unesco y la Universidad San Francisco de Quito (USFQ) participaron representantes de organizaciones de Ecuador, Honduras, Venezuela, Perú, Bolivia, Argentina y Uruguay.

El encuentro contó con la presencia de autoridades nacionales como Édison Toro, superintendente de la Información y Comunicación; Danilo Silva, presidente del Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación (Cordicom); y Rosario Utreras, consejera representante de la Defensoría del Pueblo ante el Cordicom.

César Ricaurte, director ejecutivo de FUNDAMEDIOS, indicó que junto a los colegas de siete organizaciones de la región, que desde hace varios años monitorean la situación de la libertad de expresión y de prensa, se trabajó para unificar los sistemas de monitoreo. Colectivamente se concluyó que existen cinco elementos básicos que expresan las agresiones más extremas en contra de periodistas, las cuales pueden ser generadas por actores estatales o no estatales: asesinato, desaparición forzada, secuestro, tortura y detención arbitraria.

“Desde 2019, entre las siete organizaciones entregaremos información sobre la situación de la prensa a los Estados y organismos internacionales como Naciones Unidas”, explicó Ricaurte. El objetivo es generar conciencia en la sociedad y en las autoridades para que mejoren las condiciones del ejercicio profesional del periodismo, para que los ciudadanos puedan estar mejor informados y se pueda informar sin censura. “La meta es que esto se convierta en política pública”, resaltó.

Para el desarrollo de esta estrategia se partió de que la normalización de los asesinatos de periodistas en América Latina es alarmante. La mayoría de agresiones permanece impune.

Las estadísticas reflejan una realidad. Indira Salazar, oficial de Comunicación de Unesco, señaló que en 9 de cada 10 casos los autores de los crímenes no son procesados. Además, en los últimos años, cerca de 930 periodistas han sido asesinados por informar

Los datos de Reporteros sin fronteras también son preocupantes. Eric Samson indicó que, a escala mundial, en lo que va de 2018, 57 periodistas fueron asesinados. 168 comunicadores están en la cárcel.

Honduras es uno de los escenarios más desoladores. Miriam Elvir, del Comité por la Libre Expresión (C-Libre, Honduras), expuso que desde 2003 a la actualidad se han emitido más de 2000 alertas. “De 2000 a 2018 hay 73 periodistas asesinados y el 95% de casos está en la impunidad”, enfatizó.

En el sur del continente el panorama no deja de ser complejo. Alfredo Zacarías, vicepresidente del Foro de Periodistas Argentino (FOPEA), indicó que en los últimos dos años, en su país, los casos de agresiones a la prensa crecen y la mayoría proviene de actores estatales; mientras que en Bolivia, desde la llegada de Evo Morales en 2006, las restricciones y la censura han ido en aumento a través de leyes y decretos, añadió Marcelo Miralles, de la Asociación Nacional de la Prensa boliviana.

En los últimos 15 años, en Perú se han asesinado a siete periodistas. “Todos los casos están impunes”, afirmó Adriana León, del Instituto Prensa y Sociedad (IPYS). El 85% de homicidios, según la UNESCO, no ha sido investigado. En ese sentido, Saudia Levoyer, directora del área de Comunicación de la Universidad Andina Simón Bolívar (UASB, Ecuador), acotó que el asesinato es el último escalón de una escalera que busca instaurar el miedo no solo en los periodistas, sino en la sociedad.

Frente a eso, “la impunidad es una decisión política, porque garantizar los derechos de la población es un deber de los Estados”, insistió el uruguayo Fabián Werner, del Centro de Archivos y Acceso a la Información Pública (CAinfo).

Por ejemplo, en Venezuela, se enfrenta un problema estructural, relacionado con una debilidad institucional. Mariaengracia Chirinos, de Ipys, explicó que entre 2013 y 2018 68 medios impresos salieron de circulación. Solo en este año, han cerrado 22 medios. En cinco estados ya no existen periódicos.