Tags Posts tagged with "medios públicos"

medios públicos

140

Este 31 de octubre se desarrolló el segundo de una serie de encuentros con medios para aportar al debate de las reformas a la Ley Orgánica de Comunicación (LOC). Esta iniciativa interinstitucional reúne a FUNDAMEDIOS, Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación (Cordicom), Defensoría del Pueblo y la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE). La mañana de este miércoles, periodistas, líderes de opinión, gremios y representantes de medios públicos tomaron la palabra.

“En este espacio, sociedad civil, Estado, periodistas y academia podemos conversar, discrepar y enriquecer el debate”, dijo César Ricaurte, director ejecutivo de FUNDAMEDIOS, al dar la bienvenida al encuentro. Y añadió que en las reformas a la LOC referenciales a los medios públicos hay aspectos que deben mejorar para cumplir con los estándares internacionales de independencia, autonomía, pluralidad y transparencia. Rosario Utreras, consejera representante de la Defensoría del Pueblo ante el Cordicom, destacó que a través de este diálogo es posible conocer las inquietudes, criterios y aportar en la construcción de una ley que represente realmente a los periodistas y a los ciudadanos.

La asambleísta Jeannine Cruz participó como ponente en el encuentro. La Legisladora que integra la Comisión de Derechos Colectivos apuntó como una reforma positiva al cuerpo legal el establecimiento de los objetivos de los medios públicos, hecho que limita la discrecionalidad en su uso. Guadalupe Fierro, presidente de la Unión Nacional de Periodistas (UNP), acotó que la Unesco insta a que los Estados creen estatutos claros que definan naturaleza y objetivo de esos medios. “No son de propiedad gubernamental”, enfatizó.

El superintendente de la Información y Comunicación, Édison Toro, intervino en el debate. El funcionario defiende que se construya una Ley de Comunicación que se sostenga en la promoción y desarrollo de este derecho. “Hay que mirar con sinceridad a medios y periodistas para mejorar la calidad de la comunicación”, dijo.

Finalmente, Cruz se comprometió a presentar en los próximos meses una Ley de Medios Públicos. “Hay que dialogar con las organizaciones sociales, gremios, Fundamedios para garantizar que los medios públicos defiendan los derechos ciudadanos”, aseguró.

Próximamente este espacio de diálogo convocará también a medios comunitarios. Este ejercicio colectivo se replicará en otras ciudades del país.

93

A la utilización de los medios en manos del Estado como entes de propaganda del gobierno de Rafael Correa y herramientas para atacar a periodistas, activistas y personajes de oposición se suma una nefasta administración que dio como resultado USD 23 millones en pérdidas, según lo anunció este 24 de octubre Andrés Michelena, gerente general de Medios Públicos.

En rueda de prensa, Michelena ratificó lo que Fundamedios ha venido denunciando en los últimos años, respecto al uso propagandístico de estos medios, el despilfarro y malos manejos. “Se manejó a los medios públicos de manera propagandística y mediocre, dispendiosa e, indolente”, dijo Michelena, tras presentar las cifras de nueve años de administración durante el régimen correista. Desde el 2008, año de su incautación, Gamavisión, registra pérdidas acumuladas por USD 17 millones. Mientras que TC, hasta agosto pasado, arroja una pérdida de USD 6 millones, según transparentó Michelena.

Desde 2008, Fundamedios ha registrado 37 casos dentro de la categoría de “uso abusivo de medios oficiales cuando genere consecuencias para el ejercicio de la libertad de expresión”. De ellos, se desprenden las campañas de desprestigio que ha sufrido, no solo la Organización -cuando en reiteradas ocasiones fue descalificada y acusada de ser parte de la CIA- sino que también fueron víctimas medios como: Diario El Comercio, El Universo, Diario Hoy- que terminó cerrando sus puertas tras denunciar presiones y acoso- y activistas como Martha Roldós, o periodistas como Martín Pallares, Janeth Hinostroza, por citar algunos ejemplos.

El mecanismo era siempre el mismo: el en ese entonces, presidente Rafael Correa descalificaba a su objetivo desde sus enlaces ciudadanos y luego la Secretaría de Comunicación SECOM actuaba,  imponiendo cadenas con su interrupción respectiva a los medios privados, y paralelamente, los medios estatales, incautados y oficiales hacían lo suyo con la difusión de notas con contenido similar y alineados al discurso oficial.

Esta estrategia se vio reflejada en casos como el ocurrido con diario El Comercio, cuando, el 13 de noviembre de 2010, ese diario publicó un comunicado en el que denunció que: “A través de algunos medios de comunicación de propiedad del Estado, se ha emprendido una campaña de desprestigio contra el Grupo El Comercio…” Este pronunciamiento se dio luego de que a partir del 8 de noviembre, Gama TV comenzó a emitir una serie de notas que denunciaban una presunta evasión de impuestos por parte del rotativo en la importación de unos libros infantiles para colorear, que se declararon como enciclopedias exentas de impuestos y la autoridad aduanera afirmó que eran cuadernillos que debían pagar el 30% de impuestos, es decir USD 60 mil para el Fisco. A partir del 9 de noviembre, los demás canales en manos del Estado (Ecuador TV, TC Televisión)  comenzaron a emitir notas al respecto, mientras que el 11 de noviembre diario  El Telégrafo, de propiedad del Estado publicó una investigación en la que detalló lo denunciado por Gama TV. A esto le siguieron medios gubernamentales como la estatal Agencia ANDES.  En ese entonces El Comercio rechazó esas aseveraciones.

Otro caso más reciente ocurrió el 26 de noviembre de 2015, cuando en el segmento “Desenmascarando” del noticiero del canal gubernamental EcuadorTV, se acusó a Martín Pallares de ser el “nuevo actor político en contra del gobierno”, afirmando que el periodista viajó a Estados Unidos para buscar financiamiento con organizaciones de extrema derecha, para lo cual la organización Fundamedios le sirvió de nexo. En dicho espacio se citó información de “un blog”, (tripamishqui.com) en cuyo contenido se detallan reuniones y conversaciones privadas que solo podrían haber sido obtenidas mediante seguimiento o intervención de correos electrónicos o comunicaciones.

Antes, en ese mismo año, Fundamedios, fue blanco de estos ataques cuando en septiembre de 2015, y en la coyuntura de una posible disolución de la organización, medios como El Telégrafo y Ecuador TV divulgaron casi a diario notas para atacar a la organización. El Telégrafo sacó alrededor de 8 notas descalificatorias entre el 10 y 18 de septiembre, mientras que Ecuador TV, también utilizó el espacio denominado “Desenmascarando”, del noticiero de ese medio para descalificar a la organización. Ocurrió en las ediciones del 9, 16 y 23 de septiembre de ese año, en donde se insistió respecto a la supuesta financiación “obscura”de Fundamedios.  Cabe anotar que en todos los espacios y notas citadas, se pidió réplica, que fue negada.

Estos son solo unos pocos ejemplos del mal uso de los medios en manos del Estado que, en el caso de los incautados a los hermanos Isaías, debieron ser vendidos hace ocho, pero que en su lugar, fueron usados como herramientas de propaganda.

Tras la transparentación de las cifras que revelan enormes pérdidas y se traducen en perjuicio a decenas de familias ecuatorianas y un nefasto manejo administrativo, Fundamedios respalda las acciones de la Contraloría General del Estado, que investigará las irregularidades. En este sentido, pedimos a la Asamblea Nacional que fiscalice y exija acciones legales contra los responsables y se garanticen los derechos laborales de los afectados.

444

En diciembre de 2016, y durante la última campaña electoral, diversas organizaciones sociales, de medios y de periodistas desarrollamos la denominada “Hoja de Ruta para Recuperar la Libertad de Expresión en Ecuador”. En este documento se establecen una serie de principios básicos para que durante la nueva administración de Gobierno, el país se recuperara de los retrocesos que se habían producido en el régimen de Rafael Correa. Uno de los puntos centrales del documento es la recuperación de los medios financiados con dineros públicos para que se transformen de medios gubernamentales y al servicio de un partido político a medios al servicio de todos los ciudadanos del país.

Por esta razón consideramos que los recientes cambios producidos en la cúpula de los denominados “medios públicos” concuerdan con esa Hoja Ruta, pues quienes han sido separados de sus cargos no eran sino operadores políticos al servicio de un partido y no de la ciudadanía. Así, los ex funcionarios han sido los principales responsables de utilizar fondos públicos para satisfacer intereses particulares a través del aparato de comunicación estatal.

Respaldamos las acciones del Presidente Lenin Moreno, pero al mismo tiempo nos permitimos sugerir lo siguiente:

• El Gobierno debe deshacerse inmediatamente de los medios incautados al sector privado, a través de la venta o cualquier otro mecanismo que devuelva la autonomía financiera y editorial a los mismos. La venta de estos medios debe garantizar el pluralismo e impedir la concentración en grupos ya existentes, oportunamente denunciados por la organización. Mientras tanto, deben darse designaciones de directivos que garanticen esta autonomía.

• Debe garantizarse absolutamente la independencia editorial y financiera de los medios estatales para que puedan ser verdaderamente públicos. El Ejecutivo, por lo tanto, debe derogar la normativa vigente y generar normas que permitan que los medios públicos tengan directorios plurales, independientes y sometidos a control ciudadano. En este sentido, además, las cabezas editoriales de los medios deben ser periodistas de trayectoria, de reconocida independencia y capacidad profesional que ofrezcan la oportunidad de realizar una real transformación.

• Debe respetarse la estabilidad laboral de los periodistas, en base a sus capacidades profesionales, evaluando objetivamente el trabajo que realizaron previamente.

• Debe tenerse presente que la libertad de expresión y la pluralidad de voces es esencial en los medios públicos. Cualquier ciudadano, más allá de su ideología o simpatía política, tiene el derecho de participar en espacios en estos medios teniendo como límite el respeto a los valores democráticos y a los Derechos Humanos.

• Debe fiscalizarse las actuaciones de los pasados directivos de los medios estatales, oficiales e incautados, y de ser el caso establecerse las responsabilidades administrativas, civiles y penales por el mal manejo de recursos públicos.

Finalmente, creemos que el Gobierno Nacional debería acordar con las Relatorías Especiales para la Libertad de Expresión, del Sistema Interamericano y del Sistema de Naciones Unidas, para recibir asistencia técnica en el proceso de transformación de los medios del antiguo régimen en reales medios públicos en cumplimiento de los estándares internaciones.

Reiteramos que Fundamedios mantendrá una vigilancia activa sobre las libertades de expresión y de prensa en el país, para procurar que estas sean garantizadas plenamente. Mantenemos invariable nuestra posición de exigencia crítica al Estado para que cumpla sus obligaciones de respetar los Derechos Humanos fundamentales de todos los ciudadanos, sin discriminación alguna.

619

El observatorio de Medios del Ecuador (OME), un proyecto de Fundamedios, monitoreó durante la primera semana de la segunda vuelta electoral (entre el 10 y el 16 de marzo de 2017) seis medios de comunicación en manos del Estado, en los cuales se evidenció una campaña de desprestigio en contra del candidato a la Presidencia de la República por Creo, Guillermo Lasso.

Durante este período, se contabilizaron 71 espacios informativos en los que se hablaba del candidato de oposición frente a 70 correspondientes al candidato oficialista Lenin Moreno, de una muestra de 157. Sin embargo, se comprobó que en radio y televisión Lasso obtuvo 5 horas y 13 minutos de descrédito en tales espacios informativos, mientras Lenín Moreno, acumuló 2 horas y 45 minutos de proselitismo a su favor.

Entre los medios que se analizaron en este estudio se encuentran: dos canales de televisión (Gama TV y TC Televisión), dos medios digitales (Agencia Andes y El Ciudadano), el diario El Telégrafo y Radio Pública.

El análisis determinó que tanto el candidato de Alianza País Lenín Moreno, como su contrincante de la oposición obtuvieron el mismo espacio en estos medios de comunicación al alcanzar el 45% de la muestra. Sin embargo, se evidencia una estrategia para mostrar equidad en el tratamiento periodístico favoreciendo de todas formas a su candidato al establecer un discurso en contra de Guillermo Lasso.

Es importante mencionar que en la misma muestra de radio y televisión analizada, Guillermo Lasso acumuló un total de 5 horas y 28 minutos de espacio informativo frente al candidato oficialista, quien logró 3 horas y 3 minutos.

Otro actor que destaca en la lista es el Consejo Nacional Electoral (CNE) al conseguir 12 notas sobre su labor en esta nueva etapa de elecciones, que equivalen al 8% de la muestra analizada.

Al clasificar los géneros periodísticos, en los 157 espacios informativos se encontraron: 132 noticias, 13 entrevistas, 6 editoriales, 5 reportajes y 1 debate sobre coyuntura política electoral.

El objetivo de esta investigación es aportar en el debate sobre el tratamiento de los contenidos de los medios de comunicación manejados por el gobierno y su agenda periodística, citados en el contexto de que el gobierno de la Revolución Ciudadana, en estos 10 años, ha implementado un gran sistema de aparataje comunicacional, con el fin de acaparar la opinión pública y establecer una verdad absoluta frente a la ciudadanía y que el escenario no ha cambiado en el proceso de la campaña electoral para elegir presidente y vicepresidente del Ecuador, el cual se realizará el domingo 02 de abril de 2017.


Gráfico 1:

info-1  

Gráfico 2:

info-2

 

Documentos asociados

INFORME

91

El pasado 29 de enero de 2014, los medios estatales El Telégrafo, El Ciudadano y la Agencia Andes publicaron un comunicado de la Secretaría de Nacional de Comunicación (SECOM) y notas alusivas sobre las “puntualizaciones” de las declaraciones realizadas por los directivos de Fundamedios, respecto a que la organización tendrá a esta entidad como su reguladora, siendo su principal agresora.

Diario El Telégrafo publicó el comunicado de prensa bajo el título “SECOM responde a las acusaciones de Fundamedios” (http://goo.gl/zAedja). La agencia Andes lo publicó con el título “La Secretaría de Comunicación de Ecuador refuta rumores difundidos por ONG Fundamedios” (http://goo.gl/H7DvZM). El Ciudadano en cambio difundió el comunicado de prensa de la SECOM  (http://goo.gl/CWwnxs).

Dada que la información publicada es incompleta y distorsionada, Fundamedios solicitó a los tres medios se concediera el derecho a la réplica, reconociendo los derechos constitucionales y legales establecidos el Art. 66, numeral 7 de la Constitución del Ecuador y el artículo 24 de la Ley de Comunicación.

Fundamedios pidió que en dichos espacios se reproduzca de manera íntegra su comunicado del pasado 29 de enero en el que expresa que el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) no ha dicho nada sobre las largas que esa institución  diera, por un año y medio, para el registro de la directiva y nuevos socios de la Organización, así como que la SECOM no se pronunciara sobre la campaña de hostigamiento y persecución en nuestra contra iniciada a finales de 2011 y que persiste hasta el momento.

Cabe recalcar que la SECOM ha ordenado, al menos 20 ocasiones, la difusión de cadenas nacionales para descalificar y desprestigiar el trabajo de Fundamedios y que al menos en 36 enlaces sabatinos el Presidente de la República ha descalificado a Fundamedios o sus directivos, incluyendo, los miembros de su Consejo Asesor o sus socios. Correa ha acusado a Fundamedios de «mala fe», que miente, que hace política, que tiene «gente de «mentalidad enferma» por defender la libertad de expresión de los ciudadanos por sobre la dignidad de los funcionarios.

Por otro lado los medios de gobierno como Ecuador TV, El Ciudadano, El Telégrafo y Agencia Andes, dirigidos por el propio Secretario de Comunicación, Fernando Alvarado, así como los medios incautados; Gama Tv y Tc Televisión se han hecho eco de estas acusaciones, con la publicación de al menos 107 notas periodísticas, entre octubre de 2011 y enero de 2014.

Fundamedios ha presentado innumerables pedidos de réplica y rectificación a la SECOM y los medios oficiales, sin que jamás se nos haya otorgado ese derecho constitucional.

Revise los pedidos de réplica aquí

198
Ilustración: Eduardo Beltrán
¿Cómo se filtran las noticias que recibimos? Una aplicación de las ideas de Noam Chomsky para entender el cerco informativo de la Revolución Ciudadana. Parte II
Introducción:
• Este texto es una continuación del ejercicio crítico iniciado en el primer  reporte de ayer sobre los filtros que usa un poder hegemónico, en este caso el oficialismo, para crear un status quo informativo, lo que Noam Chomsky denomina la “manufacturación del consenso”. Si bien el “Socialismo del Siglo XXI” intenta presentarse ante la ciudadanía como una variante histórica del progresismo de la izquierda, sus políticas son discutibles al ser analizadas usando las ideas del referido lingüista norteamericano. Los filtros informativos que él menciona en su obra Los guardianes de la libertad, servirán para desenmascarar mecanismos con que este Gobierno busca imponer su ideología mediante la manipulación publicitaria y la propaganda.

 

• El reporte anterior cubrió el filtro 1, la concentración de la propiedad de los medios en las manos de poca gente o corporaciones, y el filtro 2, la dependencia de los medios en la publicidad como su principal fuente de financiamiento. Aquí en cambio nos centraremos en el filtro 3, la dependencia de los medios en fuentes oficiales como fuentes de información, y el filtro 5, la construcción de lo que hemos dado por llamar, basándonos en las ideas de Chomsky, de un “mercado revolucionario de las ideas”.

 

• Debido a que existe una relación entre los filtros 2, 3 y 5, para elaborar este reporte volvimos a encontrarnos con la dificultad de rastrear datos ciertos sobre el gasto público del Estado en publicidad, sin embargo, se pueden hacer algunas aproximaciones analíticas sobre la base de las cifras de Participación Ciudadana y el raiting de un día, elegido al azar, de un canal de alcance nacional. Asimismo, las declaraciones del Presidente acerca la libertad de expresión servirán para ejemplificar cómo este Gobierno, que ataca sin restricciones a “la derecha”, utiliza sus mismos métodos para condicionar a la opinión pública, mientras apuntala el mercado revolucionario de las ideas.

 

• El siguiente y último reporte sobre el tema, analizará las reacciones desproporcionadas y coléricas en que el Presidente de la República destroza las opiniones contrarias a su gobierno, como dispositivo final del engranaje propagandístico para opacar la crítica y edificar el consenso (aquí nos referimos al Filtro 4:  Retroalimentación negativa del oficialismo cuando las noticias le contradicen).

 

 

Filtro 3: La dependencia de los medios en fuentes oficiales como fuentes de información

 

Chomsky entiende que los medios de comunicación necesitan un flujo permanente de materia prima informativa, pero debido a una economía de recursos, deben disponer a sus periodistas en puntos estratégicos donde se suelen producir noticias importantes. En nuestro contexto, la Presidencia de la República y la Asamblea Nacional, para citar dos ejemplos.

Con respecto a esto, Chomsky señala:“Las fuentes gubernamentales y empresariales tienen también el gran mérito de ser reconocidas y veraces debido a su status y prestigio, lo cual es importante para los medios de comunicación”.1

 

El lingüista afirma que la importancia de las fuentes oficiales radica en que éstas se consideran como distribuidores que abaratan la obtención de noticias, pero más interesante aún es que utilizarlas es también una estrategia de autodefensa:

 

“Para protegerse de críticas de parcialidad y de la amenaza por procesos de difamación necesitan material que pueda mostrarse como presuntamente correcto. Esta es también en parte una cuestión de costes: tomar la información de fuentes presuntamente creíbles reduce los gastos de investigación, mientras que el material de fuentes que no son fiables prima facie, o que despertarán críticas y amenazas, requiere una cuidadosa verificación y una investigación costosa”.2

 

Esta nota parece dedicada a la situación ecuatoriana, donde, por poner apenas un ejemplo, medios como El Universo, o periodistas como Juan Carlos Calderón y Christian Zurita han sido enjuiciados -incluso condenados a prisión y pago de indemnizaciones multimillonarias, por afectar a la honra presidencial-. Debido a este clima de represión informativa y expresiva, los medios de comunicación están ya condenados a tomar las fuentes oficiales como referentes de verdad, por temor a represalias que pueden tener matices económicos diversos: 1) El condicionamiento explícito del medio con juicios que incluso pueden provocar su cierre. 2) El condicionamiento sistemático a través de la eliminación de publicidad gubernamental que limite los recursos de los medios privados (lo cual nos lleva al siguiente punto).

 

Algunas cifras pueden acercarnos, aunque sea a modo de una prospección general, al tema de cómo la agenda periodística de la prensa privada estaría siendo afectada por los direccionamientos y la influencia del aparato de difusión oficialista. El equipo del Observatorio de Medios de Fundamedios efectuó un estudio para cuantificar el uso de fuentes en artículos de prensa de cuatro diarios nacionales  (El Comercio, El Universo, Hoy y Expreso). Como referencia temporal se tomaron dos semanas al azar, las del 1 al 5 abril y del 7 al 11 de octubre de 2013, es decir antes y después de la aprobación de la Ley de Comunicación. La aprobación de dicha ley se tomó como punto de referencia por la relevancia que tiene para el ejercicio periodístico, aunque sus implicaciones más hondas están por verse debido a que el CORDICOM todavía trabaja en el reglamento de la ley y la nueva Superintendencia de Información y Comunicación aún se encuentra en un proceso de organización, de modo que los aspectos más punitivos de la ley no se han manifestado. Desde esa perspectiva, es posible sostener que potenciales dinámicas de autocensura están todavía en un proceso de calibración, situación que podría definirse del todo en los próximos meses, lo cual se podrá  evidenciar en futuros estudios de monitoreo.

 

Aquí los resultados del estudio:
  • En abril, el 35% de las notas analizadas del primer cuaderno de los diarios El Comercio, El Universo, Hoy y Expreso, que contiene las secciones Política, Seguridad, Actualidad, Economía y País, registraron una sola fuente. Mientras que en octubre la cifra fue del 46%.
  • En abril, las fuentes oficiales lideraron el tipo de fuente usado en las notas periodísticas con el 44%. En octubre no varió esta cifra: fue del 45%.
  • Sobre las notas que registraron una sola fuente, en abril el 58% de éstas correspondía únicamente a fuentes oficiales. En octubre hubo una leve disminución: fue del 53%.

También se analizó  el tratamiento de los temas políticos en los cuatro diarios:

  • En abril, el 47% de las notas analizadas registró una sola fuente. En octubre fue del 37%.
  • Por tipo de fuente, las oficiales lideraron en las dos semanas analizadas. En abril el 60%; para octubre hubo una disminución hasta el 49%.
  • En abril, las notas políticas que sólo registraron fuentes oficiales fue el 49%. En octubre, esta cifra bajó al 27%.
Filtro 5: La construcción de un “mercado revolucionario de las ideas”

 

Desde la perspectiva de Chomsky las hegemonías de derecha, basadas en la acumulación de toda clase de recursos, confían en el mercado como un espacio cuya dinámica permite satisfacer toda clase de necesidades y deseos sociales, incluso el requerimiento básico de obtener información.  Si aplicamos las ideas de Chomsky para entender a lo que ha venido haciendo el Gobierno, nos daremos cuenta que, por curioso que parezca, ha movilizado los recursos que tiene para controlar hasta donde le sea posible las informaciones que circulan en el mercado de las ideas ecuatoriano. Es decir, tenemos aquí un fenómeno híbrido que resulta del encuentro entre las tesis de un régimen supuestamente anticapitalista con el fundamento mismo del neoliberalismo: el mercado revolucionario de las ideas. Sin embargo, y como veremos, tal paradoja es aparente, pues el oficialismo ha montado un sistema de propaganda totalmente afín a las industrias culturales neoliberales. Así,  el aspecto revolucionario, al menos a ese nivel, se queda en el discurso.

 

Uno de los elementos que dinamiza el mercado son los recursos financieros dedicados a la publicidad, recursos que permiten que ciertos productos, marcas y servicios ocupen un lugar de mayor visibilidad y tengan mejores oportunidades de ser consumidos. Como se sabe bien, partidos y líderes políticos también pueden ser etiquetados como “marcas” que quieren convencer a un cliente llamado “votante”.   Esta situación es totalmente aplicable al caso del movimiento político que gracias a un uso estratégico de ese enfoque llegó al poder y, una vez ahí, se ha encargado de apuntalarlo montando un enorme aparato de propaganda que busca seducir e impactar la conciencia de los ecuatorianos.

 

Veamos algunas cifras para ilustrar este tema. De enero a marzo del presente año (último mes del que se tienen registros con rubros en los informes de Participación Ciudadana), las instituciones del Gobierno Central han gastado 2’474.236,9$ en pautas publicitarias. En los mismos tres meses los organismos seccionales han empleado 1’459.446,07$. En spots compartidos con el Gobierno, se han usado 751.439,3$. En publicidad de otros organismos del Estado se gastaron 516.837,1$. En spots sin autoría (como el caso de la publicidad “Patria para siempre”) se utilizaron 27.856,0 en los parámetros de tiempo señalado. 3

 

Si realizamos una suma del gasto publicitario del Estado de enero a marzo del 2013, nos arroja un total de USD 5 ́299.815,54, tomando en cuenta los siguientes parámetros: 1) En estas cifras está aplicado el 70% de descuento negociado con los canales de televisión por concepto de difusión de publicidad gubernamental, vigente para entidades públicas. 2) En estos registros se toma en cuenta, únicamente, el gasto publicitario del Estado en 9 canales de cobertura nacional. 4

 

Las cifras ya son exuberantes, a pesar de que no está claro el panorama del gasto total del oficialismo en publicidad. Sin embargo, si se realizara un ejercicio de progresión matemática, el cual sería solo ilustrativo, porque bien sabemos que el Gobierno emplea distintas cantidades de gasto publicitario mensual, dependiendo de su necesidad de autopromoción, un promedio anual estimado alcanzaría una cantidad bastante mayor.

 

Con una ingente cantidad como esta podemos inferir que el dinero empleado en publicidad, pactado con los canales televisivos, representa una fuerte inversión en su presupuesto. Entonces, a través del gasto se crea una relación de poder entre el oficialismo y los medios privados, porque el primero cuenta con recursos cuya distribución puede afectar gravemente la existencia de los segundos. Esa capacidad del oficialismo, visto desde el ángulo de Chomsky, puede llevar a que en un momento dado el Gobierno le corte la publicidad a un medio de comunicación que hace públicas opiniones e informaciones críticas.    Es así como se crea un mercado de ideas donde los medios deben actuar acorde a los requerimientos del Estado, en este caso un mercado de ideas de la Socialismo del Siglo XXI, por paradójico que suene.

 

Esta “gestión, evidentemente se reafirma con el dinero destinado a publicidad. Tomando solamente dos medios independientes, Teleamazonas y Ecuavisa, en el horario estelar de 20H00 a 20H49, el día miércoles 9 de octubre de 2013, encontramos que sus pautas publicitarias, son 10, de un minuto cada una, lo cual representa que de la señal emitida, la publicidad ocupa un 20,40% 6. Si ésta se reduce, el medio sufrirá un impacto económico. Si entendemos que el Estado se promociona en todos los medios, es entonces, también uno de los proveedores más importantes de fuentes e inversión publicitaria, y será también él quien disponga, implícitamente la agenda, a condición de seguir pautando si se presenta cada vez menos información crítica hacia el régimen. Chomsky cierra esta idea así:

 

“Las fuentes de información críticas se pueden evitar no solo porque estén menos a mano y por los elevados costes para determinar la verosimilitud de las mismas, sino también porque las fuentes de información principales pueden ofenderse e incluso amenazar a los medios de comunicación que se hagan eco de ellas”.7

 

La “libertad de expresión” en el mercado revolucionario de las ideas

 

Chomsky se refiere al anticomunismo como una ideología amenazante para el poder. En el caso ecuatoriano, toda perspectiva crítica resulta aquella amenaza que deslegitime al régimen establecido. El mecanismo que utiliza el oficialismo para construir el consenso de que su ideología es incontestable y ofrece todas las garantías civiles a sus ciudadanos, es la proclamación, en todo tipo de medios, de que en Ecuador existe una clamorosa libertad de expresión.

 

Los enlaces ciudadanos son el foro más empleado por el presidente Rafael Correa para afianzar su ideología y desprestigiar a quienes osan criticarla. Un ejemplo es el Enlace 320 que sucedió en Esmeraldas, el 3 de mayo de este año. Correa se afirma sobre la libertad de expresión:

 

“No somos prensa pero tenemos capacidad de informar, decir y opinar. En nombre de la libertad no se puede mentir. Busquemos la verdadera libertad de expresión. Esto es verdadera libertad de expresión: el presidente a sus mandantes informando cada sábado. ¡Qué me demanden si miento e injurio!”. 8

 

Su actitud despótica contradice la libertad de expresión que predica, luego continúa:

 

“Ahora que hay un gobierno sin rabo de paja que les contesta, ejerce la libertad de expresión y les dice las cosas como son, reclaman que atentan contra la libertad de expresión. Aquí hay plenitud a la libertad de expresión para todas y todos, y no solamente para quienes tuvieron billete para comprarse una imprenta, que normalmente es la oligarquía más rancia de este país”. 9

 

Posteriormente, legitima su poder “majestuoso”, intocable, mediante la burla e ironía a sus opositores:

 

“Los sufridores son los que más escuchan este enlace. Dicho sea de paso un besito muy cariñoso para los sufridores como Fundamedios y los periodistas de siempre que están pegados al televisor o a la radio anotando lo que dice el presidente para poder mandar a sus patrones que se ha cometido otro atentado a la libertad de expresión”.10

 

El representante máximo de todos los ecuatorianos continúa en el mismo tono su discurso nacido de la “libertad de expresión”, muestra su dignidad presidencial a base de improperios, burlas, acusaciones, lugares comunes. En su discurso desfilan todo tipo de figuras retóricas y epítetos descalificadores, verbigracia:

 

“Prensa corrupta”. “Esos pasquines que no sirven ni para madurar aguacates”. “Se unieron payasitos, los periodistas de siempre, embajadores metiditos para denunciar <<clandestinamente>> que en este país no hay libertad de expresión”. “Estas porquerías presenta Diario El Comercio. Solo la prensa falta de ética puede recoger las declaraciones de un vocero de quinta categoría”.11

 

La libertad de expresión, al parecer es un  concepto que se establece desde el ideario del negar y vituperar al opositor. Los asistentes a los Enlaces Ciudadanos repiten el discurso cual prédica religiosa, la crítica no está legitimada en este régimen. Chomsky dice que si otra ideología se impone, los costes políticos son elevados, de ahí que la mayoría de militantes han interiorizado totalmente esta religión, aunque estén, permanentemente sometidos a grandes presiones para mostrarse afines al poder.

 

Correa no desaprovecha ninguna ocasión para recalcar su idea de libertad de expresión. Tanto al hablar sobre el asilo de Julian Assange, como al dictar conferencias en Bélgica, o conceder entrevistas a medios internacionales, confirma su discurso, aunque se muestra más sutil:

 

“Bienvenida a un país como Ecuador, donde reina la libertad de expresión y la libertad de prensa, pero que no tolera la corrupción y donde se aplica la ley para todos”. 12

 

De una forma cauta se defiende de la prensa de varios países latinoamericanos cuando afirma que sin motivos: “Nos acusa de poner frenos a la libertad de expresión”. 13

 

Correa modifica el tono de interpelación en función del receptor, pero nunca cambia su sesgo, ni objetivo. Su ideología está enmarcada en el convencimiento masivo de que la libertad de expresión se inicia desde que el poder la pronuncia, y son sus partidarios los encargados de defenderla. Al respecto son esclarecedores los apuntes de Chomsky:

 

“Esta ideología ayuda a movilizar a la población contra un enemigo, y dado que este es un concepto difuso puede emplearse contra cualquier persona que propugne una política que amenace  los intereses de la propiedad o apoye los acuerdos con estados radicales”.

 

Cuando Chomsky escribía esta idea se refería a estados anticomunistas; en la situación ecuatoriana ésta se aplica a los métodos coercitivos con que el Gobierno oficial acusa y persigue a los medios y ciudadanos que no compartan sus ideas, más aún si se postulan críticos. La paradoja está en que el Gobierno considera que existen todas las condiciones para ejercer la libertad de prensa, siempre y cuando se eliminen las ideas opuestas. Correa resume su ideología en esta frase:

 

“Una prensa libre es vital para la democracia, pero una mala prensa es mortal. Lo que abunda por aquí es esa mala prensa”.14

 

Conclusiones:

 

El análisis presentado nos permite aproximarnos a una realidad: el panorama mediático ecuatoriano y lo que circula en él ha sido reformulado por las acciones que ha emprendido el oficialismo. Existe una tendencia, evidenciada en otros estudios de monitoreo de Fundamedios,  a que se privilegien las fuentes oficiales y el acceso a fuentes alternativas se vaya erosionando por temor a persecuciones en el plano jurídico, como está más que documentado.

 

Por otra parte, los medios de comunicación subsisten mediante la publicidad; pero cuando el Estado es uno de los mayores proveedores de fuentes noticiosas e ingresos, convierte el mercado informativo en un espacio regulado de ideas convenientes al régimen. El Estado es quien emite capitales y delimita las condiciones para pactar con los medios, otorga la agenda a ser tratada, restringe a los medios críticos, se legitima como única voz en el ideario de la ciudadanía.

 

Este régimen que ataca, despiadadamente a la derecha “neoliberal”, utiliza sus mismos métodos para lograr el consenso. Mediante la repetición de la existencia de libertad de expresión y prensa produce el espejismo ideológico de que realmente la hubiera. Los medios están supeditados a ser interlocutores de éste discurso, ante el riesgo de que si no lo hacen serán perseguidos, insultados, enjuiciados, descartados de la publicidad oficial. Es decir, condenados a su extinción. La verdadera izquierda crítica, seguramente sentiría vergüenza ante la traición metódica impuesta por este Gobierno para imponer su ideología.

 

Notas:
1 Chomsky Noam, Los guardianes de la Libertad. Pg. 51.
2 Tuchman Gaye en Chomsky Noam, Los guardianes de la Libertad. Pgs. 51-52.
3 Participación Ciudadana. Informe de Monitoreo de Medios correspondiente a marzo de 2013 en 9 canales de televisión de señal nacional. Disponible en:http://www.participacionciudadana.org/pc10/images/docu/pulso12/infmarzo.pdf
4 ídem.
5 Chomsky Noam, Los guardianes de la Libertad. Pg. 57.
6 Informe proporcionado por Fundamedios.
7 Chomsky Noam, Los guardianes de la Libertad. Pg. 57.
8 Resumen del Enlace Ciudadano 320 desde Esmeraldas. El Comercio. Disponible en: http://www.elcomercio.ec/politica/Resumen-Enlace-Ciudadano-Esmeraldas_0_…
9 Ídem.
10 Ídem.
11 Ídem.
12 Rafael Correa afirma que en Ecuador reina la libertad de expresión y de prensa. Diario El Universo. Disponible en:http://www.eluniverso.com/2012/08/21/1/1355/rafael-correa-afirma-ecuador…
13 Correa habla de libertad de expresión en Bélgica. Diario El Universo. Disponible en: http://www.eluniverso.com/2009/11/26/1/1355/correa-habla-libertad-expres…
14 Resumen del Enlace Ciudadano 320 desde Esmeraldas. El Comercio. Disponible en: http://www.elcomercio.ec/politica/Resumen-Enlace-Ciudadano-Esmeraldas_0_…
Bibliografía:
• Correa habla de libertad de expresión en Bélgica. Diario El Universo. Disponible en: http://www.eluniverso.com/2009/11/26/1/1355/correa-habla-libertad-expres…
• Chomsky Noam, Los guardianes de la Libertad. Disponible en:http://cideargumentaciones.files.wordpress.com/2012/06/los-guardianes-de…
• Informe de raiting proporcionado por el personal de Fundamedios.
• Participación Ciudadana. Informe de Monitoreo de Medios correspondiente a enero de 2013 en 9 canales de televisión de señal nacional. Disponible en:
• Participación Ciudadana. Informe de Monitoreo de Medios correspondiente a febrero de 2013 en 9 canales de televisión de señal nacional. Disponible en:
• Participación Ciudadana. Informe de Monitoreo de Medios correspondiente a marzo de 2013 en 9 canales de televisión de señal nacional. Disponible en:
• Rafael Correa afirma que en Ecuador reina la libertad de expresión y de prensa. Diario El Universo. Disponible en:http://www.eluniverso.com/2012/08/21/1/1355/rafael-correa-afirma-ecuador…
• Resumen del Enlace Ciudadano 320 desde Esmeraldas. El Comercio. Disponible en: http://www.elcomercio.ec/politica/Resumen-Enlace-Ciudadano-Esmeraldas_0_…

680
Edificio de los medios estatales en el norte de Quito. Foto: El Universo
¿Cómo se filtran las noticias que recibimos? Una aplicación de las ideas de Noam Chomsky para entender el cerco informativo de la Revolución Ciudadana. Parte I
Introducción:

 

• A partir de este reporte empezaremos a llevar a cabo un ejercicio analítico, que consiste en analizar al actual régimen ecuatoriano, que se autoproclama de “izquierda”, con teorías críticas que provienen del propio pensamiento de izquierda, con el objetivo de evidenciar contradicciones y eludir la excusa oficial de que las acciones del Gobierno siempre son criticadas desde la sospechosa perspectiva del “neoliberalismo” o el “capitalismo salvaje”.

 

• La perspectiva del académico Vincent Mosco sobre la Economía Política de la Comunicación, que profundiza en  la concentración de poder de la clase dominante, pero principalmente las categorías conceptuales del reconocido lingüista estadounidense Noam Chomsky, nos servirán aquí para entender los mecanismos propagandísticos que emplea el “Socialismo del siglo XXI”.

 

• Chomsky, en su libro ‘Los guardianes de la libertad’, publicado en 1988, define varios ‘filtros’ para explicar cómo ciertas noticias, las que le interesan a un poder hegemónico, tienden a recibir más atención pública, mientras que otras, menos halagadoras, son marginadas. Así, los filtros modifican, recortando o ampliando, el horizonte informativo al que estamos expuestos. Chomsky hace referencia a cinco filtros. En este reporte nos referiremos a los dos primeros y en el siguiente a los tres restantes. El primer filtro está relacionado a la concentración de medios de comunicación  en ciertas manos que también acumulan recursos políticos y financieros, legales e, incluso, coercitivos. El segundo filtro trata sobre el gasto publicitario en medios de comunicación y cómo esa dinámica fomenta que algunos medios subsistan y otros desaparezcan.

 

• En este documento también  buscamos efectuar una aproximación analítica al modo en que se construyen los consensos (concepto desarrollado por Walter Lippmann), a través de la comprensión e importancia de la publicidad en los medios actuales de comunicación. Si bien la propaganda no es el único punto relevante en el análisis de medios, es un concepto de peso en la sociedad moderna porque canaliza la participación e injerencia de los grupos de poder hegemónico.

 

• Este reporte está basado en parte en los datos disponibles sobre gasto público destinado a la publicidad, es decir, en las cifras emitidas en los reportes de Participación Ciudadana, y las retractaciones a las que obligó el Gobierno a medios privados sobre el gasto oficial en publicidad. El uso de tales cifras también está cruzado por otros inconvenientes. Por una parte, si bien ha existido un esfuerzo por hacer un rastreo sistemático al nivel de organizaciones de la sociedad civil, todavía queda una necesidad por más cifras. Un vacío que no solo se circunscribe a este caso específico, sino que se suma al problema generalizado de que, a todo nivel, hacen falta más investigaciones en el Ecuador desde el ángulo de los estudios de la comunicación. Situación que ha repercutido en la elaboración de políticas públicas y la generación de elementos de discusión acerca de ellas. Un ejemplo de la carencia de más investigación académica acerca de lo que sucede en Ecuador con respecto a la comunicación, el ejercicio periodístico y la libertad de expresión, con el fin de desarrollar marcos regulatorios, se evidenció durante el proceso de discusión y elaboración de la nueva Ley de Comunicación: a menudo opiniones antojadizas, fobias y sesudas citas tomadas de libros de académicos de otras latitudes reemplazaron el análisis y las cifras que tanto se requerían sobre la situación ecuatoriana. Sea como fuere, las referidas limitaciones  de ninguna manera pueden eximirnos de comenzar a analizar el tema del gasto oficial en publicidad, debido a la relevancia que el caso tiene en términos de cómo circula la información en Ecuador y la manera en que eso afecta a nuestra democracia.

 

• Esta es una primera aproximación analítica a un tema que a pesar de ser conflictivo, por los intereses implicados, debe ser analizado. Este  reporte de ninguna manera se presenta como definitivo sino, más bien, como un invitación a un debate crítico urgente.

 

 

La creación del consenso a través de la publicidad, desde la teoría de Chomsky

 

Los medios de comunicación, históricamente, han cumplido con las funciones de entretener, divertir e informar a través de herramientas tradicionales y nuevas tecnologías. En este proceso los medios masivos transmiten valores culturales y determinados códigos de comportamiento que se imponen a ideas o modos de actuar que escapen de las normas establecidas. Para apuntalar una hegemonía, un poder asentado en algún sector de la sociedad o incluso en el propio Estado, y con el objetivo de enfrentar los conflictos de intereses, las divergencias, se requiere de una “propaganda sistemática”1.

 

La utilización de la propaganda influye en cómo  funciona un ecosistema mediático. Su análisis permite evidenciar las metodologías que usan los grupos de poder que lo sostienen. Si, desde una lectura marxista, los medios privados han estado íntimamente ligados a intereses particulares que han permitido sostener una clase social dominante, y que han respondido a la concentración de capitales, ¿qué sucede cuando es el Estado hegemónico, de una aparente tendencia de izquierda, quien concentra su poder acaparando medios y distribuyendo de forma desbalanceada e intencional los recursos asignados a  la publicidad oficial? Aquello podría considerarse como una traición profunda a su ideología. El caso de la Revolución Ciudadana es muy decidor al respecto.

 

La magnitud y orientación de los beneficios de los medios de comunicación

 

Chomsky realiza un recuento histórico sobre la prensa radical, su audiencia en la clase obrera, y las persecuciones, leyes y medidas coercitivas para intentar destruir a dicha prensa. Su objetivo no se cumplió, pero fue la expansión del mercado libre el que consiguió lo que el Estado no hizo, produciendo una “industrialización de la prensa”2, ávida de capitales para subsistir.

 

En el caso ecuatoriano los medios de comunicación no escapan a esta lógica industrial. El discurso, en apariencia contestatario, que emite el oficialismo es el de la concentración de capitales e intereses en pocas manos privadas, argumento que sirvió para la aprobación de la Ley de Regulación y Control del Poder del Mercado, también conocida como “antimonopolio”. En palabras de la mayoría oficialista en la Asamblea se implementó para evitar: «la desigualdad y el abuso de poder de mercado»3.

 

Coherente con esto, Chomsky sostiene que las grandes empresas de los medios de comunicación son manejadas por consejos de administración mínimos, reducidos a un ámbito familiar, que, naturalmente, concentra capital. Pero ¿qué sucede cuando es el propio Estado quien empieza una ambiciosa concentración de medios estratégicos? La ley no contempla esta perspectiva porque el Estado como tal ha quedado por fuera de su radar, pues que el Gobierno sea manejado como una corporación interesada en el lucro que produce administrar un sistema de medios que mueve ingentes recursos financieros, que su imagen sea promocionada como una “marca” de champú o que la efigie de sus principales líderes se amplifique mediáticamente como el rostro de celebridades del cine de Hollywood, todo esto al mejor estilo neoliberal, es algo que nunca haría, al menos en teoría, un gobierno de “izquierda”. Chomsky comenta estas cuestiones así:

 

“Quienes de manera real o potencial poseen bienes televisivos o periodísticos, pueden capitalizar el incremento de los niveles de audiencia y los ingresos publicitarios convirtiéndolos en valores que multiplican la imagen de  marca de los medios de comunicación y les proporcionan abundantes riquezas”4.

 

Pero no es solamente la concentración de riqueza la importancia fundamental del acaparar los medios. Hay un problema aún más profundo cuando el Estado ostenta medios bajo su poder o influencia: la selección de la noticia, el criterio con que se destacan o descartan ciertas informaciones que a ciertos sectores no les interesa que sean publicadas. El Estado ecuatoriano cuenta con un total de 21 medios 5, que al momento de seleccionar las noticias que difunden, pueden  legitimar al propio Gobierno, ejerciéndose ahí mismo un filtro. Valga recalcar que más allá del aspecto cuantitativo de esa cartera de medios, hay que subrayar su aspecto cualitativo, lo que a menudo se soslaya. Desde esa perspectiva llama la atención la variedad de medios que ahora se encuentran en las manos del Estado, todo un abanico de estilos informativos y nichos de audiencia, que van desde los más  educados hasta los más  populares, situación bastante insólita para el caso de medios públicos en otros países en los que, a pesar de ciertas de ciertas consideraciones obvias de edad, género  y  lengua, en general mantienen una misma línea editorial y estilo. Parecería entonces que el ánimo gubernamental no solo es el de educar o informar de sus acciones. Chosmky apunta sobre el asunto al parafrasear a Bagdikian:

 

“Al sugerir la autonomía de los medios de comunicación con respecto al poder del gobierno y de   las corporaciones (…), Bagdikian puede señalar también el verdadero grado de concentración existente en la fabricación de noticias. Desde hace tiempo es sobradamente conocida la estratificación de los medios de comunicación con un estrato superior (…) Es este estrato, junto al gobierno y los servicios informativos por teletipo, quien define el orden del día y proporciona la mayoría de las noticias nacionales e internacionales a los estratos inferiores de los medios de comunicación, y por ende al público en general”6.

 

Si el “estrato superior” se convierte en el propio Estado, la fabricación de noticias apelará a la regulación y conveniencia del propio régimen. A pesar de que el Estado dice que posee una cantidad minoritaria del pastel mediático (14 medios incautados, 3 medios públicos, y 4 gubernamentales, entre los cuales constan tres televisoras de alcance nacional, y varias radios de igual impacto 7), cabe preguntarse, considerando el énfasis propagandístico del actual Gobierno, si es que los fondos públicos están siendo usados para construir un sistema de medios influyentes que posibiliten la fabricación de la verdad. Si deducimos que estos medios responden a un interés gubernamental, la presentación de la noticia tendrá un sesgo que opaca la crítica y enfatiza el consenso de opinión positivo hacia el régimen.

 

El beneplácito de la publicidad

 

La economía política se basa en las relaciones de poder, sustentadas en la producción, distribución y consumo de recursos. Dentro de estos intervienen decisivamente los recursos comunicativos (Vincent Mosco, 2006) y los medios, que están anclados a la publicidad.

 

El poder de la publicidad en una economía de mercado se traduce en que son los anunciantes quienes patrocinan, sustentan y solventan el mantenimiento de los medios masivos. En el caso ecuatoriano, el Estado destina ingentes cantidades de dinero en su auto-publicidad. Sobre los rubros, hay incertezas, ya que el propio Estado se ha encargado de dificultar el rastreo de estas cifras.

 

De la información existente consta la rectificación del Diario La Hora ante el presupuesto gastado por parte del Gobierno entre enero y septiembre de 2012: Mientras el rotativo publicó que en total se emplearon más de 71 millones de dólares en gasto publicitario; el Subsecretario Nacional de la Administración Pública, Oscar Pico, indicó que la cifra era de 12,9 millones de dólares, con una distorsión de porcentaje de +449,9% 8. En la rectificación que Pico conmina a La Hora, señala y vitupera al culpable de este acto: Participación Ciudadana.

 

Lejos de señalar cuáles fueron las causas para comprender un desfase de tal magnitud en las cifras, debemos comprender que el gasto gubernamental en publicidad es vasto y condiciona de una manera determinante al medio en que publicita. Chomsky categoriza como “patrones” a quienes subvencionan a los medios, y dice al respecto:

 

“Las elecciones de los patrones afectan grandemente el bienestar de los medios de comunicación, con lo cual los anunciantes se convierten en lo que William Evan denomina <<organizaciones normativas de referencia>>, a cuyas exigencia y demandas deben acomodarse los medios de comunicación si desean tener éxito (…) En un sistema de mercado existe una fuerte tendencia a que este tipo de consideraciones tengan una profunda repercusión política”9.

 

Si el Estado es un patrón con este tipo de injerencia, es evidente comprender que influye en el tipo de noticias que circulan en los medios, o a su vez, descarta y ahoga a los que no comparten sus posturas, simplemente no pautando con ellos. Desde enero a septiembre, instituciones del Gobierno tienen al aire un total de 9.613 minutos; y en un total aplastante entre organismos seccionales, spots compartidos, otros organismos del Estado y spots sin autoría suman 21.162 minutos 10; lo que nos hace inferir que si el Gobierno no es quien más publicita en los medios, podría estar en este reducido grupo. Al respecto Chomsky anota:

 

“Muchas empresas rechazarán siempre patrocinar a los enemigos ideológicos y a aquellos que consideren perjudiciales para sus intereses, y a la fuerza del sistema de elección ponderado por la renta se añaden casos de abierta discriminación”11.

 

Si las industrias actúan de esta forma, el Estado es mucho más discriminatorio en este sentido, pauta, además de con sus medios, con quien no tiene objeciones en seguir su línea política, es decir, quien esté dispuesto a presentar noticias que sean convenientes al régimen y les quite tiempo al aire a los opositores; y penaliza retirándoles su publicidad a los medios críticos. Este es el mecanismo con que el poder se legitima, su aparente ánimo  democrático está tamizado en ocultar las perspectivas disidentes.

 

Conclusiones:
El ejercicio de  utilizar teorías propuestas desde la izquierda para realizar una aproximación analítica a un gobierno que se supone de izquierda ha sido la de empezar un línea investigativa para cuestionar los mecanismos con que legitima su poder. Las estrategias de este régimen, que se purifica y fortalece en el ataque a la oposición, son cercanas a los gobiernos de ultraderecha que condicionan y determinan a los medios para fabricar noticias que le son convenientes para asumir un poder masivo.

 

El desmedido gasto que el Estado destina en publicidad, no solo influye en las publicaciones de los medios y asfixia a la crítica, sino que además genera una circulación de riqueza concentrada en pequeños grupos afines, u hospitalarios con el poder. Este proceso económico-político se sustenta en la enorme tarima de convenir que todo está redomado. El consenso nos muestra así su máscara más falsa.

 

Notas:

 

1 Lippmann Walter en Chomsky Noam, Los guardianes de la Libertad. Pg. 21.
2 Chomsky Noam, Los guardianes de la Libertad. Pg. 25.
3 Correa aprobó Ley Antimonopolios para evitar abuso del mercado. Diario El Telégrafo. Disponible en: http://www.telegrafo.com.ec/noticias/informacion-general/item/correa-apr…
4 Chomsky Noam, Los guardianes de la Libertad. Pg. 31.
5 Informe proporcionado por el personal de Fundamedios.
6 Chomsky Noam, Los guardianes de la Libertad. Pg. 26-27.
7 Informe proporcionado por Fundamedios.
8 2012: 12 millones en publicidad oficial. Diario La Hora. Disponible en:http://www.lahora.com.ec/index.php/noticias/show/1101422554#.UltirxAerSd 
9   Chomsky Noam, Los guardianes de la Libertad. Pg. 46-47.
10 Participación Ciudadana. Informe de Monitoreo de Medios correspondiente a septiembre de 2013 en 9 canales de televisón de señal nacional. Disponible en:http://www.participacionciudadana.org/pc10/images/docu/pulso12/infomonit…
11 Chomsky Noam, Los guardianes de la Libertad. Pg. 47.
Bibliografía:
• 2012: 12 millones en publicidad oficial. Diario La Hora. Disponible en:http://www.lahora.com.ec/index.php/noticias/show/1101422554#.UltirxAerSd 
• Correa aprobó Ley Antimonopolios para evitar abuso del mercado. Diario El Telégrafo. Disponible en: http://www.telegrafo.com.ec/noticias/informacion-general/item/correa-apr…
• Chomsky Noam, Los guardianes de la Libertad. Disponible en:http://cideargumentaciones.files.wordpress.com/2012/06/los-guardianes-de…
• Informe proporcionado por el personal de Fundamedios.
• Participación Ciudadana. Informe de Monitoreo de Medios correspondiente a enero de 2013 en 9 canales de televisón de señal nacional. Disponible en:
• Participación Ciudadana. Informe de Monitoreo de Medios correspondiente a febrero de 2013 en 9 canales de televisón de señal nacional. Disponible en:
• Participación Ciudadana. Informe de Monitoreo de Medios correspondiente a marzo de 2013 en 9 canales de televisón de señal nacional. Disponible en:
• Participación Ciudadana. Informe de Monitoreo de Medios correspondiente a abril de 2013 en 9 canales de televisón de señal nacional. Disponible en:
• Participación Ciudadana. Informe de Monitoreo de Medios correspondiente a mayo de 2013 en 9 canales de televisón de señal nacional. Disponible en:
• Participación Ciudadana. Informe de Monitoreo de Medios correspondiente a junio de 2013 en 9 canales de televisón de señal nacional. Disponible en:
• Participación Ciudadana. Informe de Monitoreo de Medios correspondiente a septiembre de 2013 en 9 canales de televisón de señal nacional. Disponible en:http://www.participacionciudadana.org/pc10/images/docu/pulso12/infomonit…
• Vincent, Mosco. La Economía Política de la Comunicación: una actualización diez años después. Disponible en:https://revistas.ucm.es/index.php/CIYC/article/download/…/7274‎ 

629

Los medios que reciben mayor pauta publicitaria, con 41 órdenes entregadas, son los medios en manos del Estado. El Telégrafo tiene siete órdenes; Ecuador TV y Cablevisión, seis; Gama TV, TC y Radio Pública, cinco; PP El Verdadero, cuatro, mientras que Editogran S. A. tiene dos y Radio Universal, una.

Esta información se desprende de las peticiones de acceso a la información que, entre mayo y junio, Fundamedios realizó a la Presidencia de la República, la Vicepresidencia y a 40 ministerios y secretarías de Estado que forman parte del Gobierno central para que entregaran una lista de los medios de comunicación a los cuales han asignado la pauta oficial. Cabe señalar que tanto la Presidencia como la Secretaría de Comunicación negaron la información, mientras 26 ministerios y secretarías entregaron los datos sin poner obstáculos y en cumplimiento de lo dispuesto en la Constitución y la Ley Orgánica de Transparencia y Acceso a la Información (LOTAIP).

Varios de los medios gubernamentales que reciben pauta publicitaria oficial fueron incautados por la cerrada Agencia de Garantía de Depósitos (AGD), el 8 de julio de 2008, por mantener vínculos con el Grupo Isaías, cuyos accionistas mayoritarios afrontan juicios por peculado bancario. El Gobierno se había comprometido a re-privatizar estos medios en un plazo de seis meses.

El segundo grupo en recibir mayoritariamente la publicidad estatal es el llamado Canela Corp., con 30 contratos reportados. Canela TV tiene cuatro, radio La Otra cinco y Canela radio 21. La figura más visible de este medio y el supuesto real propietario es Jorge Yunda Machado, expresidente del desaparecido Consejo Nacional de Radio y Televisión (Conartel) en este Gobierno, que a inicios de 2009 fue acusado de tener conflictos de intereses e incluso de haberse autoasignado frecuencias; esta información fue expuesta en el Informe de Auditoría de Frecuencias ordenado por la Asamblea Constituyente de 2008.

A estos medios le siguen los del Grupo Ecuavisa-Vistazo y Grupo El Comercio con 12 contratos publicitarios, mientras que el Grupo Sonorama- Canal Uno tiene 11; el canal de TV RTS, cinco contratos y Teleamazonas, cuatro.

De las 26 instituciones del Gobierno central que respondieron a las peticiones de acceso, 14 dicen estar pautando en medios de comunicación con un total de 630 órdenes de publicidad a nivel nacional distribuidas de la siguiente manera: radio 382 contratos, televisión 128, prensa 73, revistas 21, agencias publicitarias 11, publicidad en exteriores 6, empresas de internet 5, salas de cine 4.

Por otro lado, se pudo determinar que la entidad que más pauta es la Vicepresidencia: 301 contratos de publicidad entregados a nivel nacional.

cuadropublicidad

Los medios con menor pautaje publicitario

De la información entregada por las instituciones, el estudio arroja que los medios con menor pauta estatal son el Grupo Granasa (Expreso, Extra) con dos contratos; Grupo diario La Hora y revista Vanguardia, con uno, mientras que diario El Universo no tiene ningún contrato. Todos estos medios han sido descalificados por el presidente Rafael Correa en diversas intervenciones públicas por su línea crítica al régimen. Asimismo, en necesario señalar que El Universo afrontó una demanda por injurias interpuesta por el Presidente de la República, quien pidió una indemnización de 80 millones de dólares.

Dicha demanda fue iniciada en contra de sus tres directivos y su editor de opinión, Emilio Palacio. Los cuatro fueron condenados a tres años de cárcel y al pago de 40 millones de dólares, pero el 27 de febrero de 2012 el Jefe de Estado anunció un «perdón sin olvido».

porgrupos

La baja publicidad oficial en medios de comunicación privados como diario Hoy, El Comercio, El Universo, La Hora, Ecuavisa y Teleamazonas ya era evidente, incluso antes de que el Primer Mandatario anunciara oficialmente que el Gobierno ya no pautará en esos medios. Este anuncio lo hizo el 28 de julio de 2012, en uno de sus enlaces sabatinos.

Ese día, Rafael Correa ordenó a Fernando Alvarado, secretario nacional de Comunicación, retirar la publicidad de varios medios: «De ahora en adelante usted no manda publicidad oficial a los medios mercantilistas, porque no tenemos por qué, con dinero de los ecuatorianos, beneficiar los negocios de seis familias de este país. (…) De aquí en adelante cero publicidad oficial en los medios mercantilistas, para ver si hacen la comunicación por vocación o por negocio», decretó el Mandatario.

La Convención Americana sobre Derechos Humanos establece, en el artículo 13.3, una prohibición expresa a los llamados “mecanismos indirectos” de restricción del derecho a la libre expresión, en el sentido de que “no se puede restringir el derecho de expresión por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares de papel para periódicos, de frecuencias radioeléctricas, o de enseres y aparatos usados en la difusión de información o por cualesquiera otros medios encaminados a impedir la comunicación y la circulación de ideas y opiniones”.

Entre los mecanismos indirectos de restricción, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha observado casos en los que ciertos Gobiernos pretenden silenciar la crítica y la denuncia sobre asuntos de interés público mediante el manejo discriminatorio de la publicidad oficial. Desde 2003 ha abordado la problemática del mal manejo de la publicidad oficial por parte del Estado y su impacto negativo en el pleno ejercicio del derecho a la libre expresión.

El carácter no taxativo del numeral 3 del artículo 13 de la CADH, evidencia que pueden existir otros mecanismos, además de los mencionados en su texto, mediante los cuales se podría limitar arbitraria e ilegítimamente la libertad de expresión. En general, cualquier acción encaminada a frustrar, obstruir o impedir el libre flujo de ideas y opiniones constituye una restricción indirecta, contraria al legítimo ejercicio de la libertad de expresión.

La dificultad mayor que presenta este tipo de actos arbitrarios es lo difícil que resulta identificarlos, pues “suelen esconderse detrás del aparente ejercicio legítimo de facultades estatales, muchas de las cuales se ejercen por los funcionarios en forma discrecional”. Así, el hecho de que los funcionarios públicos estén envestidos con autoridad para tomar estas decisiones, no hace que las mismas sean, por sí mismas, constitucionales o coherentes con las obligaciones internacionales del Estado en materia de Derechos Humanos. No obstante, denunciarlos suele dificultarse por la máscara de legitimidad del cual las mismas gozan.

Ecuador: Sin criterios claros para el reparto de publicidad estatal

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH publicó recientemente un estudio sobre el tema, en el cual se establecieron además principios básicos para un manejo plural y no discriminatorio del pautaje estatal que no cause un detrimento al derecho a la libre expresión (1).

Entre los principales criterios están:

1. Los Estados deben adoptar leyes especiales, claras y precisas para regular la pauta, en cada uno de sus niveles de gobierno. Dichas normas deberían definir claramente qué se entiende por pauta oficial y establecer sanciones adecuadas para su incumplimiento.

2. Los avisos oficiales deben incluir información de interés público y no deben utilizarse con fines electorales o partidarios.

En particular, la Relatoría enfatiza que “no deben inducir a confusión con los símbolos, ideas o imágenes empleadas por cualquier partido político u organización social”, y “no puede ser propaganda encubierta de quienes controlan el Gobierno o de sus intereses”.

3. La Relatoría reitera que la publicidad estatal nunca debe ser asignada por los Estados para premiar o castigar los contenidos editoriales e informativos de los medios.

4. Es necesaria una adecuada planificación de la pauta, que permita el control público.

5. Los Estados deben publicar periódicamente toda la información relevante sobre pauta oficial y garantizarla ante cada requerimiento por parte del público en general.

6. Se deben establecer mecanismos de control externo por un órgano autónomo que permitan un monitoreo exhaustivo de la asignación de publicidad oficial.

Al ser consultado por la organización Instituto Internacional de Prensa (IPI) sobre el manejo de la publicidad oficial en los medios, el Secretario de Comunicación, declaró que existen “criterios importantes” para la distribución de la pauta oficial. El primero es tratar de llegar a la mayor parte de la población”, puesto que tienen un “mensaje que difundir”. Aclaró que el Estado invierte incluso en “canales o medios que son abiertamente opositores al Gobierno”.

El segundo criterio expuesto por el funcionario es que el régimen busca “tratar de ayudar a los pequeños medios” para lo que se reserva “un porcentaje no muy amplio, para poder entregar inversión publicitaria, diversificarla a nivel regional para el desarrollo de estos pequeños medios, que definitivamente necesitan fondos para ejercer su labor periodística”. Los datos obtenidos mediante peticiones de acceso revelan que en la actualidad los ministerios están entregando publicidad oficial a medios regionales y pequeños. Alrededor de 180 reciben este tipo de pautaje.

De la información entregada se desprende que uno de los criterios expuestos por Alvarado – para la designación de pauta estatal- se cumple, pues aparecen asignaciones de pautaje oficial en medios regionales en menor cantidad; entre ellos:

cuadro2

cuadro3

cuadro4

En muchos casos, la publicidad proveniente del Estado representa para los medios una forma de ingresos significativa, hasta el punto de que sus operaciones dependen en gran medida de la posibilidad de contar con el dinero que perciben por este pautaje. En estos casos, la remoción de la publicidad oficial puede implicar el cierre inminente de un medio de comunicación, afectando gravemente el ejercicio de la libertad de expresión.

La asignación de la publicidad oficial es, en la mayoría de los países del hemisferio, una facultad discrecional de las autoridades públicas. Salvo Canadá y Perú -donde se han adoptado leyes específicas encaminadas a regular la manera como se asigna, distribuye y retira la publicidad del Estado- en el resto de países el procedimiento depende solamente de la discreción de las autoridades. Incluso cuando la existencia de facultades discrecionales no es, per se, contraria a las obligaciones estatales en materia de derechos humanos, pueden convertirse en un inconveniente cuando en el ejercicio de las mismas se afectan derechos fundamentales.

Así, se ha observado que en muchos Estados la asignación de publicidad oficial a medios de comunicación es un mecanismo para premiarlos o castigarlos según su línea editorial. En particular, la remoción de publicidad oficial a partir de una postura o línea editorial crítica, con el fin de “ahogar” la posibilidad del medio de debatir asuntos de interés público, ha sido cuestionada en varias ocasiones por la Comisión Interamericana y su Relatoría Especial para la Libertad de Expresión.

Para que la administración de la publicidad oficial no se constituya en un mecanismo de restringir ilegítimamente el derecho a la libre expresión, la misma debe seguir lineamientos básicos, aun cuando no exista en el país legislación expresa para regular el tema.

Es importante que la publicidad alojada en los medios por parte del Estado persiga un fin legítimo. Esta debe servir como mecanismo de rendición de cuentas o para informar a la ciudadanía sobre asuntos de interés público; no debe constituirse en una herramienta mediante la cual el Gobierno de turno pueda hacer proselitismo en favor de su partido, o incurra en actos de señalamiento, estigmatización y discriminación de la oposición.

La asignación, distribución y remoción de publicidad oficial debe responder a criterios objetivos, teniendo en cuenta el principio de igualdad y no discriminación; sin perjuicio de la facultad discrecional del Estado de alojar su publicidad de acuerdo con las necesidades de comunicar a la población, ello no debe llevar a un ejercicio arbitrario y abusivo de la misma. En este sentido, la asignación de publicidad estatal para castigar o premiar a los medios según su línea editorial es una violación al derecho a la libre expresión; además constituye un trato discriminatorio e injustificado en perjuicio.

Notas: 

1 Pdf: Principios Sobre Regulación de la Publicidad Oficial en El Sistema Interamericano de Protección de los Derechos Humanos: http://www.fundamedios.org/monitoreo/PRINCIPIOS%20SOBRE%20REGULACI%d3N%20DE%20LA%20PUBLICIDAD%20OFICIAL.pdf

139

Si en algo coincidieron los cinco panelistas que participaron en el conversatorio “Medios Públicos, Privados y Comunitarios: Administración y Financiamiento”, organizado este miércoles 3 de agosto por el Foro de Periodistas de Ecuador (FOPE), es que los medios de comunicación deben ser independientes de cualquier clase de poder.

María Paula Romo, asambleísta independiente; Pilar Núñez, presidenta del Consejo Consultivo de Ecuador TV; Diego Cornejo, director ejecutivo de la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos (AEDEP); Ignacio López Vigil, representante Radialistas Apasionados y ex miembro de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias; y Rubén Darío Buitrón, editor de Información de diario El Comercio, analizaron los medios públicos, privados y comunitarios dentro del proyecto de Ley de Comunicación.

Tras señalar que los medios de comunicación tradicionales tienen el trabajo de posibilitar que la ciudadanía eleve su conciencia respecto de la realidad, Pilar Núñez dijo que se debe impulsar una ley donde quede claro que los medios de comunicación debe estar liberados de todo tipo de presiones.
A su juicio, el informe de Catalina Botero, relatora para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), es contradictorio. También criticó a los medios de comunicación que no han debatido el proyecto de Ley de Comunicación y la «denigraron» al calificarla de Ley Mordaza.

En su intervención, Ignacio López Vigil explicó que la independencia puede ser sinónimo de pluralismo en los medios de comunicación social. “En Ecuador no habrá independencia de los medios de comunicación, especialmente los audiovisuales, mientras no estén distribuidas equitativamente las frecuencias”, sostuvo.

López Vigil sostiene que el mayor atentado contra la Libertad de Expresión es la concentración del mayor número de frecuencias en pocas manos. Dijo, por ejemplo, que la Iglesia Católica tiene el 12 por ciento del espectro radioeléctrico.

De su parte, Diego Cornejo explicó que en enero de 2007 había un solo medio público –Radio Nacional- que estaba cerrado pero hoy hay 19 medios públicos. El problema para Cornejo es que estos medios no son públicos sino gubernamentales.

Asimismo señaló que se requiere un ambiente propicio para hacer periodismo. Criticó el acoso que sufren periodistas como Jeanette Hinostroza. También pidió despenalizar los delitos de opinión. “La mejor ley es la que no existe”, sostuvo.

María Paula Romo dijo que la ley no debe tener un registro de medios y es más bien el Estado el que debe informar a la ciudadanía cómo y a quién entregó una frecuencia. “Ahí se termina el testaferrismo”, dijo.

En su intervención, el periodista Rubén Darío Buitrón señaló que “los periodistas haremos un mejor trabajo cuando entendamos que no somos poder”. Cuestionó el hecho de que la Comisión Ocasional de Comunicación no recogió las propuestas de varios sectores de la sociedad. “De qué actitud democrática hablamos en la construcción de la Ley”, comentó el periodista, para quien los ciudadanos tienen el deber y el derecho de oponerse a algo con lo que no están de acuerdo.

Este encuentro, así como los tres realizados anteriormente, es parte de las Jornadas de Diálogo “Periodismo, Ley de Comunicación y Libertad de Expresión en Ecuador”, una serie de conversatorios que el FOPE organiza entre junio y agosto de este año.

El próximo 17 de agosto, el FOPE realizará el conversatorio El futuro del Periodismo con la Ley de Comunicación.

El Foro de Periodistas de Ecuador es un espacio abierto de diálogo y debate en torno al ejercicio del periodismo en el país, conformado por periodistas en ejercicio, que no responden a interés partidista alguno.

Las actividades del Foro son independientes de los medios de comunicación en los que trabajan sus participantes, y tienen entre sus bases la promoción de un periodismo de calidad en Ecuador y el reconocimiento del rol del periodista en la construcción de una sociedad democrática. El FOPE efectuó su lanzamiento oficial el pasado 27 de abril, con el apoyo de la organización Fundamedios.

261
¿Cómo garantizar la independencia política en los medios públicos, privados y comunitarios? Ésta y otras preguntas serán respondidas durante el conversatorio “Medios Públicos, Privados y Comunitarios: Administración y Financiamiento”, que se realizará este miércoles 3 de agosto, de 9h00 a 11h00, en el salón de capacitaciones de la Unión Nacional de Periodistas (UNP).

El panel es organizado por el  Foro de Periodistas de Ecuador (FOPE) y contará con la presencia de María Paula Romo, asambleísta independiente; Pilar Núñez, presidenta del Consejo Consultivo de Ecuador TV; Diego Cornejo, director ejecutivo de la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos (AEDEP); Ignacio López Vigil, representante de Radialistas Apasionados y ex miembro de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias; y Rubén Darío Buitrón, editor de Información de diario El Comercio.

Se trata del cuarto panel organizado por el FOPE como parte de las Jornadas de Diálogo “Periodismo, Ley de Comunicación y Libertad de Expresión en Ecuador.

El objetivo de este encuentro es aportar con mayores insumos, a través de una discusión abierta y pluralista, al debate sobre estos tres tipos de medios contemplados en el proyecto de Ley de Comunicación que se tramita en la Asamblea Nacional.

Entre el 22 de junio y el 20 de julio pasados, el FOPE, con el apoyo de la Fundación Andina para la Observación y el Estudio de Medios (FUNDAMEDIOS),  ha puesto en la mesa de debate temas como “El Periodista frente a Ley de Comunicación: ¿Qué es ser Periodista en Ecuador?”; “El Consejo de Regulación: Estructura y Atribuciones”; y “La Publicidad Oficial y las Cadenas del Gobierno”.
El próximo 17 de agosto se realizará el conversatorio “El futuro del Periodismo con la Ley de Comunicación” y el 31 de agosto en Guayaquil será analizado el tema de “El estado de la Libertad de Expresión en el Ecuador”.

El FOPE es un espacio abierto de diálogo y debate en torno al ejercicio del periodismo en el país, conformado por periodistas en ejercicio, que no responden a interés partidista alguno.
Las actividades del Foro son independientes de los medios de comunicación en los que trabajan sus participantes, y tienen entre sus bases la promoción de un periodismo de calidad en Ecuador y el reconocimiento del rol del periodista en la construcción de una sociedad democrática.