Tags Posts tagged with "periodistas"

periodistas

66

11 de septiembre 2020.- La salud mental de los periodistas y el personal de la comunicación es importante; sin embargo, es un factor que no ha tenido relevancia ni tratamiento integral. Para tratar este tema, Byron Bustamante, PhD en Desarrollo Psicológico, aprendizaje y Salud y coordinador del grupo de investigación en Psicología Clínica y de la Salud-ALLIKAY, dictó el seminario ‘El autocuidado de la salud mental del periodista en tiempos de emergencia’. 

El webinar, impulsado por la Unesco, la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL) y FUNDAMEDIOS, es parte del programa de salud mental Periodismo Consciente. Se trata de una iniciativa inédita que busca anlizar las afecciones mentales de los periodistas en el marco de la pandemia.

Bustamante, docente de la UTPL, explicó que los trabajadores de la prensa están expuestos a emociones fuertes que pueden incrementarse durante una emergencia. Por esta razón deben ser considerados como un grupo vulnerable.

Durante la cobertura de una catástrofe, como un desastre natural, un reportero puede presenciar imágenes fuertes de destrucción y muerte que le pueden producir un shock nervioso y, si esto sucede, es necesario un apoyo emocional inmediato. El experto sostuvo que se debe tener mucho cuidado con quienes viven con depresión o enfrentan pensamientos suicidas, pues son más vulnerables.

El profesional se refirió al término de “rotación responsable” dentro de los medios de comunicación para garantizar un ambiente laboral sano para que los periodistas no se expongan de manera consecutiva a coberturas que puedan generar problemas a la salud mental. También indicó que tras la cobertura de una emergencia, la persona puede necesitar medicamento u hospitalización por lo que es necesaria una evaluación profesional previo a coberturas de este tipo.

Los comunicadores necesitan apoyo social luego de exponerse a una situación de ese tipo, pues esto tiene repercusiones incluso en el ámbito familiar. Por ello se debe identificar a los grupos de psicólogos, psiquiatras u organizaciones que pueden dar asistencia.

Los participantes coincidieron que la realidad laboral de los periodistas en la región es precaria y esto afecta su salud mental: no cuentan con seguros y la cultura de cuidado de la salud mental e incluso física por parte de las empresas de comunicación es escasa. Realizaron un llamado al Estado y a las empresas a mejorar los ambientes laborales y que estos no se vuelvan tóxicos.

Bustamante recordó que el autocuidado es clave para tener tranquilidad en todos los ámbitos y que es necesario encontrar un equilibrio, mantener el optimismo y la esperanza. Se refirió a cuidar el “jardín propio” para que las cosas surjan alrededor. 

115

Ecuador, 7 de agosto de 2020.- La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) concedió este viernes el Gran Premio a la Libertad de Prensa 2020 a más de 100 periodistas y trabajadores que perdieron la vida en el ejercicio de la profesión como consecuencia de la pandemia. El reconocimiento incluye a personas de Bolivia, Brasil, Colombia, Estados Unidos, El Salvador, Honduras, México, Nicaragua, Perú, República Dominicana y Ecuador.

Omar Salvatierra, Augusto Itúrburu, Luis Alberto Flores, Omar Paredes, Ángel Sánchez, Manuel Adolfo Varas, Víctor Hugo Peña, Olmedo Méndez Tacuri, Paúl Tobar, Carlos Loor, Rosendo Escobar Cárdenas, Roberto Román, Guido Castro, Fernando Asencio Baquerizo, Julio Rodríguez, Carlos Pangol son los nombres de los ecuatorianos reconocidos por la SIP

Desde el inicio de la emergencia en Ecuador, a fines de febrero pasado, Fundamedios ha hecho un seguimiento de cómo la situación afectó a quienes están en primera línea, es decir, reporteras, reporteros, camarógrafos, chóferes, entre otros trabajadores de la prensa. La organización ha registrado hasta el 26 de julio 19 víctimas del nuevo coronavirus.   

Como parte del anuncio del reconocimiento, Christopher Barnes agradeció a todas las organizaciones del continente y a los socios de la SIP que colaboraron proveyendo información sobre las víctimas. «Esta pandemia está lejos de haber terminado», indicó. Además, instó a los periodistas y trabajadores de medios y, en especial, a los medios de comunicación «a fortalecer los protocolos de sanidad y seguridad para reducir el impacto en la profesión».

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Representante para la Libertad de los Medios de Comunicación de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa emitieron el pasado 19 de marzo una declaración conjunta donde reconocen el derecho a la libertad de expresión; pero, además, llaman a los gobiernos a garantizar información veraz sobre la amenaza que supone el coronavirus  y a los medios a protegerse a sí mismos, a su familia y a la comunidad. 

“El derecho de acceso a la información significa que los gobiernos deben hacer esfuerzos excepcionales para proteger el trabajo de los periodistas. El periodismo cumple una función crucial en un momento de emergencia de salud pública, en particular cuando tiene por objeto informar al público sobre información crítica y monitorear las acciones del gobierno. Instamos a todos los gobiernos a que apliquen firmemente sus leyes de acceso a la información para garantizar que todas las personas, especialmente los periodistas, tengan acceso a la misma”, dice la declaratoria. 

En marzo pasado Fundamedios se hizo eco de ese pronunciamiento. La organización exigió al Gobierno Nacional a comprometerse a preservar la salud y la vida, respetar los Derechos Humanos y a garantizar el ejercicio periodístico como parte de sus obligaciones democráticas.

300

Ecuador, 11 de mayo 2020.- Desde la declaratoria de emergencia por la COVID-19, Fundamedios vio con preocupación cómo el gremio periodístico fue golpeado por la pandemia. Despidos masivos, colapso operativo de medios, contagios y fallecimientos de trabajadores de medios de comunicación han sido recurrentes. 

El 14 de abril, la organización, con apoyo de SOS Familias Guayaquil, elaboró un cuestionario para dimensionar la problemática en la provincia del Guayas, epicentro de la crisis sanitaria.  Esta herramienta se distribuyó por correo electrónico y WhatsApp hasta el 21 de abril. 

También se accedió a una lista de periodistas de emisoras pequeñas, así como de canales de televisión que perdieron su empleo debido a la pandemia y, por lo tanto, su situación económica era precaria. El equipo de FDM constató telefónicamente cada uno de los casos. 

Con eso se levantó una lista de 113 periodistas y sus familias que presentaban necesidades urgentes. El 22 de abril se puso en marcha la campaña de recolección de fondos #SOSPeriodistas a la que se sumaron otras organizaciones de periodistas y comunicadores: Periodistas sin Cadenas, Nos Faltan 3 y Chicas Poderosas

Hasta el pasado 5 de mayo se recaudó $1360 y se apoyó directamente a 23 afectados. Una lista de 75 comunicadores fue acogida dentro del programa de asistencia económica Salvar Vidas Ecuador, del Banco de Guayaquil. Actualmente, se gestiona apoyo para otros 11 periodistas que podrían recibir ayuda internacional. 

Quienes integramos #SOSPeriodistas estamos convencidos de que el trabajo de la prensa en época de crisis es fundamental para garantizar el derecho de la ciudadanía a informarse. Agradecemos a quienes se sumaron y aportaron. 

Insistimos en instar al Estado a activar los mecanismos necesarios para precautelar la vida y la seguridad de quienes se exponen durante la pandemia con el objetivo de informar. Además, exigimos al Ministerio de Trabajo y al Comité de Protección de Periodistas que establezcan mecanismos de verificación de las medidas tomadas por las empresas periodísticas en cuanto a despidos para que no se vulneren derechos laborales.

251

El periodismo juega un rol clave en la gestión de crisis sanitarias y alertas globales como la que actualmente se atraviesa en torno al nuevo coronavirus. El trabajo de los medios de comunicación incide en la generación de confianza en la población; pero, también, no comunicar bien produce desconfianza y miedo. En ese contexto, la mañana de este 30 de abril se desarrolló un webinar enfocado en las buenas prácticas periodísticas y la seguridad de quienes reportan en primera línea. 

Fundamedios, la Federación Nacional de Periodistas del Ecuador (Fenape) y la Unión Nacional de Periodistas (UNP) coorganizaron un taller virtual dirigido por César Ricaurte. El espacio, que contó con la participación de 24 inscritos sirvió para repasar los distintos mecanismos y protocolos que garantizan el ejercicio periodístico en el país.

En Ecuador, la cobertura de la COVID-19 cobró relevancia a partir del 29 de febrero de 2020, cuando se confirmó el primer caso de la enfermedad. En ese contexto, información de mala calidad sobre un virus que atraviesa un ciclo frenético de noticias puede llevar al pánico y a una reacción exagerada e ineficaz.

Paralelamente, el artículo 42 de la Ley Orgánica de Comunicación (LOC) incluye que el Estado y los medios de comunicación son responsables de proteger a los trabajadores. El Consejo de Regulación, Desarrollo y Promoción de la Información y Comunicación elaborará y coordinará las acciones necesarias. Sin embargo, ante la emergencia sanitaria esas necesidades no se han visto cubiertas y por eso resulta relevante insistir en la autoprotección de los reporteros.

Además, en el momento de armar las piezas periodística se precisa pensar en la construcción de los titulares, en los ejes de las historias y las imágenes que se usan para su difusión. El contexto es crítico y hay temas locales para ser contados que, con pautas claras, permiten influir en la sociedad y, al mismo tiempo, combatir el fenómeno de la desinformación

 

1165

Desde que el 12 de marzo de 2020 se declaró la emergencia por la COVID-19 en Ecuador, Guayaquil es la ciudad más golpeada. Registra más de 8 mil contagios y la tasa de mortalidad de sus habitantes va en aumento. 

La prensa está ahí para constatarlo. Para informar, los periodistas luchan contra un enemigo invisible. Hay quienes buscan la noticia en las calles, y otros que, desde el aislamiento, levantan historias; incluso las de sus colegas fallecidos por la pandemia: hasta este 21 de abril, al menos trece trabajadores de medios de comunicación murieron. 

En Guayas, más de 70 comunicadores se han visto forzados a cerrar sus radios y periódicos impresos por falta de recursos. Otros no pueden pagar los salarios de sus empleados, dejándolos en estado de precariedad. La situación es tan urgente que actualmente a las y los periodistas les resulta una tarea titánica conseguir dinero para alimentar a sus familias. 

No es lo único. Hay un grupo que está confinado en su domicilio sobreviviendo a la enfermedad, pero sin recursos para medicina e imposibilitado de recibir atención en un hospital debido al colapso del sistema sanitario. Muchos son el sostén económico de su hogar.

Fundamedios junto a organizaciones de la sociedad civil como SOS Familias Guayaquil, Nos Faltan 3, Chicas Poderosas y Periodistas sin Cadenas emprendieron una campaña de donación para recaudar fondos y ayudar a quienes ahora se encuentran en una situación de riesgo y que han defendido el derecho de la ciudadanía a estar informada. 

Los fondos recaudados serán auditados para garantizar la transparencia sobre el buen uso del dinero y asegurar que llegue a las manos de quienes más lo necesitan.

 

¡Actuemos solidariamente en tiempos de coronavirus. Tu donación marca la diferencia!

#SOSPeriodistas

 

Fundamedios habilitó esta cuenta especifica para receptar sus donaciones: 

Cuenta Corriente No. 2100025062

Banco Pichincha 

El Pulpitoconsult Communication and Consulting

RUC: 1792368812001

304

El Comité Interinstitucional de Protección de Periodistas de Ecuador se reunió el pasado 10 de abril  junto a representantes de la sociedad civil. El objetivo fue discutir un borrador de Protocolo de buenas prácticas para coberturas en zonas de riesgo, propuesto por el Ministerio de Gobierno.  

La reunión estuvo liderada por Patricio Pazmiño, viceministro de Gobierno; el canciller José Valencia; Edison Toro, presidente del Consejo de Regulación, Desarrollo y Promoción de la Información y Comunicación; y Cecilia Chérrez, de la Secretaría de Derechos Humanos. César Ricaurte, director ejecutivo de Fundamedios; y Mariana Velasco, presidenta de la Unión Nacional de Periodistas (UNP) representaron a la sociedad civil.

El documento de 15 hojas contiene tres capítulos esenciales: introducción, objetivos y procedimiento de seguridad en donde se menciona la responsabilidad del periodista y del medio en la preparación de coberturas en zonas de riesgo, en estados de emergencia, en zona de tensión y en casos de epidemia. Sin embargo, no contempla las obligaciones que le competen al Estado como acceso a información, difusión de contenidos de interés nacional y protección hacia la vida, salud, movilidad de los trabajadores de la comunicación

El Director Ejecutivo de Fundamedios aseguró que el Estado está obligado a proteger la seguridad de los periodistas en contextos como el de la emergencia sanitaria, porque cumplen con la función de informar. Por tanto, el Protocolo debe partir por señalar y reconocer con claridad esas obligaciones estatales por garantizar el marco de derechos tanto en cuánto a los derechos relacionados con la libertad de información y opinión, el acceso a la información y la garantía de la protección al trabajo de los periodistas, en cuanto profesión que cumple una función social prioritaria como es el informar. 

En el Protocolo, esas obligaciones estatales no están mencionadas. Por ejemplo, en el documento propuesto por el Gobierno se recomienda que, en caso de pandemia, los reporteros usen fuentes oficiales, “información verificada” e ideas claras para evitar la desinformación; sin embargo, no se plantea una corresponsabilidad del Estado que debería garantizar el acceso oportuno a información oficial verificada y a las fuentes oficiales.

También se dice que, en caso de que un periodista desarrolle síntomas de la COVID-19, busque asistencia médica inmediata. Esta consejo escueto contradice lo que ha ocurrido desde el pasado 12 de marzo, cuando se declaró el estado de emergencia en el país. Desde entonces, trabajadores de la prensa han tratado de acudir a hospitales, no han sido atendidos y en varios casos murieron. Entonces cabe la pregunta: ¿cómo el Estado garantiza el acceso a salud a quienes informan?

El apartado que se refiere a estados de excepción es muy ínfimo y tampoco detalla responsabilidades estatales. Además, no deja de llamar la atención que el caso Nos faltan 3 no se tome como un punto de referencia en la seguridad periodística; y se desconoce que el secuestro y asesinato de tres trabajadores de Diario El Comercio en 2018 marcó un punto de inflexión e, incluso, motivó a la creación de este Comité de Protección. 

Las observaciones presentadas por la sociedad civil fueron recogidas por los representantes estatales.  El viceministro Pazmiño anunció que con la instalación de la primera reunión el Comité quedaba activado. Actualmente, se espera la firma de un acuerdo ministerial para que esta entidad quede formalizada.

910

Ante la situación de emergencia sanitaria que vive Ecuador por la llegada de la COVID- 19, colectivos, periodistas y trabajadores de la comunicación nos hemos autoconvocado para señalar necesidades urgentes que garanticen el ejercicio de nuestra profesión. Principalmente, exigimos al Gobierno Nacional que se comprometa a preservar la salud y la vida, respetar los Derechos Humanos y a garantizar el ejercicio periodístico como parte de sus obligaciones democráticas, conforme al artículo 18 de la Constitución de 2008 y la Ley Orgánica de Transparencia y Acceso a la Información Pública (Lotaip).

Casi un mes después de haberse decretado la cuarentena en el país, manifestamos nuestra preocupación frente a hechos y medidas tomadas por el Gobierno que vulneran el derecho al acceso a la información y la transparencia de la misma. Alertamos sobre la creciente cifra de periodistas y trabajadores en medios que han fallecido como consecuencia del contagio en el ejercicio de sus funciones y que hasta el 13 de abril sumaban, por lo menos, nueve. Además, se han identificado mínimo 16 contagios y 18 personas en aislamiento. Estas cifras suponen un subregistro, precisamente por la dificultad de realizarse pruebas y las limitaciones para acceder a datos precisos.

En una crisis sanitaria, como la que enfrentan Ecuador y el mundo, la posibilidad de garantizar el acceso a información útil, oportuna, precisa, documentada y transparente puede evitar que se profundice el caos generado por rumores y datos falsos, especialmente en redes sociales; además, puede ayudar a evitar contagios y salvar vidas. Sin embargo, como lo reseña una carta abierta suscrita por varios periodistas ecuatorianos, desde que se implementaron las medidas de aislamiento social y se estableció el mecanismo de las denominadas ruedas de prensa virtuales, esa posibilidad se ha visto limitada. Como muestra de ello, se han recogido testimonios de reporteros que tienen dificultades en los espacios abiertos por las autoridades para entregar información y ven limitadas sus posibilidades de repreguntar para asegurar que sus audiencias reciban información completa y oportuna.

Quienes ejercemos el periodismo tenemos que enviar las preguntas con anterioridad a chats de prensa coordinados por la Secretaría General de Comunicación de la Presidencia (Segcom), pero desconocemos los filtros para seleccionarlas. A esto se suma la falta de respuesta a los pedidos realizados a instituciones públicas y a las autoridades locales que atienden la crisis, cuando es su obligación comunicar de forma transparente y entregar los datos solicitados. Queremos advertir la falta de una estrategia para que la información sea accesible a las audiencias de los pueblos y nacionalidades indígenas, al igual que para las personas con discapacidad auditiva. Esto desconoce el derecho a la comunicación intercultural e incluyente reconocido por la Constitución.  En su lugar, vemos con preocupación cómo se ha intentado marcar pautas e incidir en la cobertura de los medios de comunicación, lo cual a futuro podría configurarse en censura previa

Enfatizamos en que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Representante para la Libertad de los Medios de Comunicación de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, Harlem Désir, establecen que los gobiernos deben garantizar información veraz sobre el coronavirus. Según el comunicado, el periodismo es crucial ya que informa al público y monitorea las acciones del Gobierno. 

Adicionalmente, en una encuesta sobre condiciones laborales de periodistas cubriendo la emergencia, impulsada desde la sociedad civil, se señala la importancia de que el Ministerio de Trabajo exija a las empresas relacionadas al ámbito del periodismo y la comunicación la creación de protocolos específicos para el manejo de la emergencia, la distribución de implementos de bioseguridad, acceso a la salud integral —física y psicológica—, y respeto a los turnos laborales, de todos los empleados, incluyendo conductores y personal de limpieza.

Por lo expuesto:

  1. Expresamos nuestras condolencias a los familiares de los trabajadores de la comunicación que han fallecido en esta coyuntura y exigimos que las autoridades dispongan los medios necesarios para asegurarles un descanso digno. Asimismo, nos solidarizamos con los compañeros que se encuentran a la espera de la toma de una prueba o de un diagnóstico y hacemos un llamado para que las autoridades pertinentes y los medios a los que pertenecen se apersonen de sus casos.
  2. Exigimos que el Comité Interinstitucional para la Protección de Periodistas y los Trabajadores de la Comunicación, creado en abril de 2019, se encargue de atender estas necesidades. Entre las que están el acceso a test de COVID-19 y servicios de salud integral, protección de derechos laborales, reformulación de las ruedas de prensa virtuales para que se garantice el acceso sin ningún tipo de discriminación a datos precisos y oportunos.
  3. Si bien, en declaraciones del 10 de abril de 2020, la ministra de Gobierno, María Paula Romo, ha ofrecido una reestructuración de las ruedas de prensa, es fundamental que estas respeten el principio de pluralidad y diversidad para que todos los periodistas, sin importar el medio al que pertenezcan puedan participar de ellas. Exigimos que el nuevo mecanismo sea transparente, que sea dado a conocer de manera oportuna y que contenga el compromiso de las autoridades para responder las inquietudes de los periodistas.
  4. Acceso a fuentes no oficiales: Como lo han manifestado múltiples organizaciones de libertad de expresión en la región y el país, es fundamental tener en cuenta que el libre ejercicio periodístico comprende la contrastación de información con fuentes no oficiales para fortalecer el debate público. En este caso, el personal médico que atiende la emergencia de primera mano y los pacientes son fuentes indispensables para la prensa. Es imperativo que las autoridades hospitalarias se abstengan de promover medidas restrictivas que dificulten el diálogo de la prensa con este tipo de fuentes.

Se adhieren a este manifiesto y firman en conjunto las siguientes organizaciones, gremios, facultades de comunicación y medios:

 

 

396

Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra hacían su trabajo cuando, en abril de 2018, los asesinaron. Buscaban la noticia y a sus personajes. Defendían el derecho de ejercer su oficio y el de toda la sociedad de estar informada. Historias urgentes es una recopilación de voces de quienes sufrieron su secuestro y posterior asesinato. Este libro reúne a hermanos, padres, amigas y amigos, colegas, activistas que no descansan en su exigencia de memoria, verdad, justicia, reparación y no repetición.

El crimen también puso en evidencia las limitaciones de las instituciones ecuatorianas, y la estulticia de muchos funcionarios y políticos. Además, desató enormes muestras de solidaridad en la sociedad ecuatoriana. Pero quizá lo más conmovedor fue que mostró la humanidad, la dolorosa templanza de sus familias y colegas, que lucharon y luchan por esclarecer las razones profundas de su muerte y señalar no solo a los autores materiales, sino a los perpetradores intelectuales, a sus cómplices y encubridores.

Un manto de silencio no debe invisibilizar las deficiencias y omisiones de las instancias estatales responsables de brindar seguridad y bienestar a sus habitantes y al trabajo periodístico.

Agradecemos a todos quienes participaron en el proceso. Y recordamos que Fundamedios acompañará a las familias en su lucha de verdad, justicia, reparación y no repetición: Historias urgentes.

 

 

538

El periodismo juega un rol clave en la gestión de crisis sanitarias y alertas globales como la que actualmente se atraviesa en torno al coronavirus. El trabajo de los medios de comunicación incide en la generación de confianza en la población; pero, también, no comunicar bien produce desconfianza y miedo. Así lo han expresado las organizaciones Panamericana y Mundial de la Salud, el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés) y el Instituto Poynter

En Ecuador, la cobertura del Covid19 cobró relevancia a partir del 29 de febrero de 2020, cuando se confirmó el primer caso de la enfermedad en el país. En ese contexto, información de mala calidad sobre un virus que atraviesa un ciclo frenético de noticias puede llevar al pánico y a una reacción exagerada e ineficaz.

Se precisa pensar en la construcción de los titulares, en los ejes de las historias y las imágenes que se usan para su difusión. El contexto es crítico y hay temas locales para ser contados que, con pautas claras, permiten influir en la sociedad y, al mismo tiempo, combatir el fenómeno de la desinformación

Fundamedios, como parte de su objetivo de capacitar periodistas y promocionar un periodismo de calidad, desagrega elementos a tomar en cuenta en la cobertura: Periodismo en tiempos de COVID19.

274

Durante un taller coorganizado por Fundamedios, la Federación Nacional de Periodistas del Ecuador (Fenape), el Consejo de Regulación, Desarrollo y Promoción de la Información y Comunicación, el Colegio de Periodistas de Tungurahua y la Universidad Indoamérica el pasado 7 de marzo, 40 personas vinculadas al mundo de la comunicación discutieron temas ligados al marco legal del ejercicio periodístico en Ecuador, uso del lenguaje inclusivo y desinformación. Los asistentes participaron de una jornada de trabajo en la Universidad Tecnológica Indoamericana, en Ambato, provincia de Tungurahua.

El encuentro convocó a docentes, estudiantes, periodistas y funcionarios con el objetivo de adquirir nuevos conocimientos en la lucha contra la desinformación, la protección legal del oficio y el desarrollo de narrativas no estigmatizantes. El objetivo fue complementar la capacitación de los comunicadores con miras a desarrollar más y mejor periodismo.

En el auditorio de la Universidad Indoamérica los asistentes se preguntaron por las posibilidades de construir medios de comunicación que no respondan a intereses personales y sí a una metodología profesional responsable. Por ello, la discusión giró en torno a los deberes y derechos de los periodistas consagrados en la reformada Ley Orgánica de Comunicación (LOC).

Además, desde el Consejo de Regulación, Desarrollo y Promoción de la Información y Comunicación se propuso a los presentes construir mensajes incluyentes a partir de contenidos considerados discriminatorios. A través de este ejercicio, y tras una charla en torno al uso adecuado del lenguaje, se busca minar los espacios mediáticos que emplean estereotipos negativos.

Finalmente, Fundamedios compartió una serie de herramientas digitales para verificar información engañosa. A través de la exposición de la búsqueda inversa de imágenes en Google o la búsqueda avanzada de Twitter se socializaron consejos para identificar mentiras en Internet. Los instrumentos son gratuitos, abiertos e intuitivos.