Tags Posts tagged with "elecciones"

elecciones

143

Ecuador, 10 de septiembre 2020.- La coalición ECUADOR VERIFICA es una iniciativa inédita en el país que reúne a 15 medios de comunicación, 6 organizaciones de la sociedad civil y 7 universidades. Su objetivo, entre septiembre de 2020 y abril de 2021, es combatir la desinformación, verificar la veracidad del discurso de los aspirantes a la Presidencia y Vicepresidencia y desarrollar herramientas que permitan a la ciudadanía decidir con base en información certera. 

Se trata de una propuesta colaborativa, en donde los aliados contribuyen desde distintos frentes a combatir la desinformación y a promover la alfabetización digital. Los contenidos que se produzcan desde esta Coalición estarán alojados en un portal web; además, se difundirán en redes sociales y en las diversas plataformas de sus miembros. Esta iniciativa emula otras que se han desarrollado en varios países, por ejemplo: Electionland, en Estados Unidos; CrossCheck, en Francia; Verificado, en México; Projeto Comprova, Brasil. 

El fenómeno de la desinformación tiene un efecto determinante en las agendas informativas y puede marcar el rumbo de un proceso electoral, erosionando la confianza en las instituciones democráticas, influyendo en la decisión de los votantes y desestabilizando el entorno político.

Como ya ha sucedido en procesos electorales anteriores, en el país existen candidatos dispuestos a basar sus discursos en premisas erróneas o a utilizar datos no corroborados para ganar simpatías, en contraste con electores potenciales sin herramientas para determinar qué tan acertada es la precisión de su mensaje. 

Ecuador Verifica cuenta con el apoyo de organizaciones de la cooperación internacional comprometidas con la lucha contra la desinformación como el Instituto Nacional Demócrata (NDI por sus siglas en inglés) que, en coordinación con organizaciones plurales y diversas, medios de comunicación y academia se unen para ofrecer herramientas que permitan diferenciar lo cierto de lo falso. Así, esta coalición contribuirá al desarrollo de un proceso transparente y determinante en democracia. 

Aliados

MEDIOS DE COMUNICACIÓN:

AFP

Antena 7 Radio y Tv On Line

Criterios

Ecuavisa

El Universo

GK

Gráficos Nacionales (diarios EXPRESO y EXTRA)

La Barra Espaciadora

Medios Públicos del Ecuador

Plan V

Primicias

Radio Centro

UDLA Channel

Vistazo

Wambra Medio Digital Comunitario

ACADEMIA:

Universidad de las Américas (UDLA)

Universidad del Azuay

Universidad Católica de Guayaquil

Universidad Casa Grande 

Universidad de Los Hemisferios 

Universidad Internacional Del Ecuador(UIDE)

Universidad Internacional de La Rioja (UNIR)

Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL)

SOCIEDAD CIVIL:

Chicas Poderosas Ecuador

Diálogo Diverso

Fundación CAJE

Fundamedios

Fundación Periodistas sin cadenas

Observatorio de Derechos y Justicia (ODJ)

262

bandapacoUna agenda desde la sociedad civil para los candidatos. No al revés. Christoph Baumann arrancó con esta premisa “Me acuesto con la banda”, una producción audiovisual independiente con los candidatos presidenciales. Baumann, quien es el conductor de este espacio, entrevistó en el estreno del programa a Paco Moncayo, aspirante por el Acuerdo Nacional por el Cambio. Con auditorio lleno y la participación del caricaturista Bonil, la grabación se realizó en el Ocho y Medio, el lunes 28 de noviembre.

“¿Usted tiene cangrejos en la bragueta?” fue la primera pregunta de Baumann a Moncayo. Aunque el tono fue relajado y humorístico, durante la entrevista Baumann planteó temas delicados e incómodos que los aspirantes pocas veces han tocado en su agenda como los derechos sexuales, la explotación del Yasuní, los subsidios, entre otros. “Yo no tengo temas incómodos”, respondió tajante el candidato presidencial. Tres representantes de organizaciones sociales de mujeres, defensa de animales y ecologistas hicieron directamente sus preguntas a Moncayo.

Míra el programa completo. 

Me acuesto con la banda” es un programa que va más allá de una tradicional entrevista. Por eso se han desarrollado segmentos para que el candidato interactúe con el público, las organizaciones y hasta con la redes sociales. De esta manera Paco Moncayo interactuó con el equipo de Ecuador Chequea, que verificó sus más importantes enunciados durante la entrevista. Mocayo, relajado y abierto a la autocrítica, respondió a las inquietudes de Ecuador Chequea. Asimismo se sorprendió con la opinión de la gente sobre su candidatura y comentó algunos tuits que le han llegado a sus redes sociales.

Al final, Bonil hizo pública la caricatura que dibujó durante la hora que duró la entrevista. Paco Moncayo la recibió y agradeció el gesto. ¿Qué dibujo Bonil sobre el candidato?, ¿qué contestó el aspirante a las preguntas de Baumann?, ¿qué reacción tuvo Moncayo con la opinión de la gente? Mira el programa completo en Me acuesto por la banda en Facebook y también por La República, Ecuador en Vivo y Democracia TV

Este es un esfuerzo conjunto de Fundamedios, Ecuador Chequea, Salas Ocho y Medio, La Avena Cómica y los portales La República.ec, Democracia TV, Ecuador En Vivo y Rayuela Radio.

694


El próximo lunes 28 de noviembre se grabará el primer programa de “Me acuesto con la banda”, una producción audiovisual independiente que busca revelar las facetas menos conocidas de los candidatos presidenciables y plantear un diálogo abierto sobre las agendas planteadas por la sociedad civil y con temas que conectan con los
millennials, un sector clave que llega a ser el 35% del electorado.

El programa será conducido por el conocido actor Christoph Baumann, quien le dará un estilo fresco, innovador. Bonil estará dibujando en vivo para dar el toque de humor político. “Me acuesto con la banda” se rodará con público en el cine Ocho y Medio, de Quito, a las 18:00. Paco Moncayo, candidato por el Acuerdo Nacional por el Cambio, será el primer presidenciable en participar del ciclo.

El actor Christoph Baumann.
El actor Christoph Baumann.

“Me acuesto con la banda” es una ambiciosa producción con seis segmentos que van desde la entrevista clásica con una agenda de coyuntura o de “noticias duras”. Un espacio de diálogo con activistas de la sociedad civil en temas como medio ambiente, Derechos Humanos, minorías sexuales, feminismo, ecología, animalismo, cultura, tecnología, etc. Un tercer espacio estará dedicado a un “vox populi”, donde los productores de la Avena Cómica, conocidos por su innovación en narrativas audiovisuales, preguntará a ciudadanos en la calle sobre cuánto conocen al candidato.

El equipo de Ecuador Chequea estará presente para hacer un “fact checking” en vivo del discurso del candidato, cuyos resultados serán presentados al final del programa. Y para cerrar el candidato comentará los mensajes en redes sociales que han llegado a su cuenta, así como la caricatura que realizará en vivo Bonil. Todos estos segmentos estarán acompañados de una banda de rock.

El costo del ingreso al rodaje es de USD 10. para El programa será transmitido por diversas plataformas web y páginas de Facebook que aseguran un  alcance de 4 millones de personas. El programa está en Twitter como @MeAcuestoEc, en Facebook como Me acuesto con la banda, y en Youtube “Me acuesto con la banda”. Y participa con los hashtags #MeAcuestoEc y #Elecciones2017EC. Este es un esfuerzo conjunto de Fundamedios, Ecuador Chequea, Salas Ocho y Medio, La Avena Cómica y los portales La República.ec, Ecuador En Vivo y Rayuela Radio.

726

facebookHoy, miércoles 26 de octubre, salió al aire ECUADOR CHEQUEA, el primer medio digital para la verificación del discurso electoral de los candidatos a la Presidencia de Ecuador. La iniciativa cuenta con el respaldo de al menos 13 universidades, organizaciones sociales y medios del país. Su presentación oficial será hoy en el hotel Hilton Colón, a las 18:30. El evento es público y gratuito.

El “fact checking” es considerado una de las propuestas más innovadoras en el periodismo actual. En América Latina comenzó con fuerza en Argentina con el portal Chequeado.com y luego se expandió a otros países. Justamente, el equipo de Chequeado -ganador de uno de los premios de la Fundación de Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI)- capacitó al equipo periodístico liderado por Iván Flores, exeditor de la revista Vanguardia y de diario Hoy.

Durante la presentación, periodistas de Chequeado.com de Argentina, Univisión de Estados Unidos, ColombiaCheck y Politifact de Estados Unidos hablarán de sus experiencias.

Entre las organizaciones que apoyan el proyecto se encuentran la Universidad Internacional, la Universidad de las Américas, Cordes, Fundamedios, el Observatorio de la Política Fiscal, Participación Ciudadana, la Fundación Ciudadanía y Desarrollo, el Observatorio de Derechos y Justicia, docentes de la Escuela de Economía de la Universidad San Francisco, entre otras; además del acompañamiento de medios digitales como Plan V, Fundación Mil Hojas y La República.

Sigue esta iniciativa en Twitter Facebook y Youtube.

324

Fundamedios y el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS) del Perú convocan a la primera edición del Curso Avanzado de Periodismo de Investigación (CAPI 2016) en Ecuador, un concurso de becas que permitirá a un máximo de 10 periodistas ecuatorianos participar de un programa para el financiamiento, acompañamiento y ejecución de proyectos de investigación de cuatro meses. Los proyectos deben tratar temáticas relacionadas al financiamiento de las campañas electorales.

La iniciativa busca fomentar el periodismo de investigación en el país y la cobertura profunda de los temas electorales a propósito de los comicios presidenciales de febrero de 2017.

Los interesados pueden enviar sus propuestas hasta el 31 de octubre. Días después se conocerán los seleccionados.

Objetivos

El curso permitirá que los participantes:

  • Conozcan cómo se han desarrollado las principales investigaciones periodísticas sobre cobertura electoral en América Latina.
  • Reciban conferencias de por lo menos de un experto en la temática de su proyecto.
  • Reciban la asesoría de periodistas expertos para hacer viables sus propuestas.
  • Realicen una investigación corta, propia, que contará con asistencia y monitoreo de los entrenadores a cargo del IPYS.

Metodología

CAPI es un programa de entrenamiento de periodistas compuesto por dos etapas:

  • En una primera, presencial, a desarrollarse en las primeras semanas de noviembre en Quito, Ecuador, los becarios participarán de un programa compuesto por exposiciones de expertos en la temática de sus proyectos de investigación, y contarán con el asesoramiento individual de entrenadores, periodistas de reconocida trayectoria, con quienes diseñarán un plan de investigación para los siguientes meses.
  • En una segunda etapa, a distancia, cada periodista contará con el asesoramiento de un entrenador, quien acompañará el proceso investigativo de su proyecto hasta culminar con la publicación de la investigación. Durante esta fase, Fundamedios y el IPYS evaluarán el financiamiento de algunos proyectos de entre USD 500 y USD 1.500, que podrán ser invertidos en honorarios, viajes o recursos técnicos. Para ello los postulantes deberán adjuntar a su propuesta un presupuesto detallado del proyecto. Los proyectos a financiarse se seleccionarán en función a sus méritos, como viabilidad de la propuesta, apego y planteamiento claro del tema y de los ejes de la investigación. La evaluación de los proyectos estará a cargo de un comité de expertos de Fundamedios y el IPYS.

Requisitos

Para postular es necesario presentar hasta el próximo 31 de octubre de 2016 los siguientes documentos:

  • Un proyecto de investigación periodística de un caso que aborde la temática electoral, factible de realizar en cuatro meses, que los admitidos deberán sustentar durante el curso. El formato para presentar los proyectos lo pueden descargar aquí
  • Al menos un trabajo que el periodista ya haya publicado en algún medio de comunicación.
  • Una biografía profesional corta.
  • Un presupuesto del proyecto

Toda comunicación, tanto para recibir postulaciones como para absolver dudas sobre la convocatoria, puede hacerse al correo info@fundamedios.org.ec.

becasnuevo

169
Caricatura de Bonil publicada en diario El Universo el 25 de febrero de 2014.

Lo que sucedió el domingo 23 de febrero debería implicar una reconsideración en la forma en la que el Gobierno comunica su mensaje. Teniendo en mente el énfasis que éste le da a la propaganda, por seguro tomará, siempre desde su peculiar enfoque, los correctivos que crea necesarios, aunque en esencia los principios se mantengan: una guerra mediática en contra de los “enemigos” del “proyecto”. Más allá de eso, la elección ofrece otros materiales a ser examinados desde el punto de vista de la comunicación. Aquí algunos hallazgos.

  • Las nuevas plataformas de interacción social no sólo intensifican la inmediatez y la aceleración de las percepciones, sino que también promueven estados emocionales de carácter global. ¿A qué me refiero? El intelectual canadiense Michael Ignatieff ha señalado que en estos tiempos, como en ninguna otra fase de la historia de la humanidad, sentimos como propios el dolor y la angustia de sociedades y personas de las que estamos separados al nivel espacial. Ejemplos emblemáticos de este fenómeno fueron la muerte de la princesa Diana o el pesar que millones sintieron ante los eventos del 11 de septiembre de 2001. Las referidas elecciones seccionales tuvieron un trasfondo similar: las cruentas imágenes que llegaban de una Venezuela agitada por una batalla en las calles y los explosivos sucesos en Ucrania.

3909529-800x534

   Protestas en Venezuela (tomado de globalvoicesonline.org)

  • En Internet las imágenes de gente protestando en las calles de Kiev y Caracas  se intercalaban vertiginosamente con las de una campaña en la que el oficialismo actuó con su característica agresividad (de la campaña sucia de anónima autoría, mejor ni hablar). Las redes sociales tienen un gran componente emocional que moldeó esas secuencias, en muros de Facebook y “timelines” de Twitter,  al punto de ofrecer un retrato unificado del autoritarismo, la opresión, el silencio impuesto y la violencia mediática. Lo local y lo global, el tiempo y el espacio, confluyeron en un mismo aquí y ahora, un solo clamor y una idéntica necesidad por hacer algo al respecto: a la tiranía, la represión y los afanes dictatoriales hay que enfrentarlos. Esta dinámica sobre todo resonó, en el emblemático caso de Quito, en una sociedad que ya venía acumulando ciertos malestares. No soy de los que ponen a los medios de comunicación o a la red social de moda como la principal explicación de todo,  tal si fueran dioses que operan desde una dimensión mágica de la realidad, sino como catalizadores de expectativas sociales. Y esto nos lleva al siguiente punto.
  • Hay un refrán en inglés que traducido al español equivale a “Si uno es un martillo, termina por ver todo como un clavo”.  En un análisis previo indicaba que la elección para ganar la alcaldía de Quito, de no favorecer al candidato oficial Augusto Barrera, mostraría un desgaste en la efectividad de la maquinaria propagandística revolucionaria.  Es factible que en los círculos en los que se diseñan las campañas de guerra mediática alguien haya tenido la sensatez de sugerir un menor intervencionismo de la figura presidencial en la campaña de Barrera. Prueba de eso serían las cartas de Rafael Correa a Quito.
  • No obstante,  pudo pasar que las jerarquías, el sentido de autosuficiencia, la cortesana obsecuencia y el orgullo cebado durante estos años fueran determinantes, y se optara por una solución que sea más de lo mismo: diatribas, violencia verbal, monólogo, y show al que ya le queda casi nada de espontanea participación ciudadana. La reacción de la mayoría, que se venía rastreando en las encuestas, creció. Si bien fue un desacierto que el Presidente haga su enlace ciudadano el sábado inmediatamente anterior a la elección, a pesar de que el titular del Consejo Nacional  le “exhortará” a no hacerlo, desde el punto de vista de un experimento social, aquello demostró que el modelo de propaganda sufre de un declive en su efectividad en una ciudad clave en el tablero político, una que ha sido la artífice del fin de regímenes abusivos.
  • Se puede definir la comunicación de muchas maneras. Una forma de hacerlo, que me parece útil, es plantear que la comunicación es la punta del iceberg de una organización, es decir es el aspecto más visible de un grupo de gente que tiene unas funciones, relaciones entre sí y objetivos comunes. El movimiento Alianza País, y quienes mentalizan sus campañas de propaganda, son una organización  cuyo tejido interno es indisociable de la defensa de un mensaje, de una “imagen”. En la administración Correa nada se libra del monitoreo, no solo con fines de lograr eficiencia, sino de convertir la información recabada en mensajes, a través de las industrias culturales oficiales. Las sabatinas son un buen ejemplo de eso, pues demuestran que se ha montado una red de reportería -¿inteligencia?- gubernamental que da cuenta y visibiliza todo lo que se quiere mostrar (porque las telenovelas internas del poder, con sus dramas e intrigas, no son televisadas).
  • Esta organización funciona como un equipo de fútbol que es una maquinaria para favorecer a un solo jugador, en este caso el Presidente. El problema radica en que  Rafael Correa pareciera no ser un ‘jugador’ -un comunicador- muy versátil. Ya poco le queda de la etiqueta académica que quizás tuvo en su momento. Su estilo es lo que es: virulento, frontal, fogoso y no tiende al diálogo. Reformar la organización, su comunicación, debería implicar también cambios profundos en quien lleva la batuta. Y aquí es donde aparecen otros dilemas, pues estos años de Revolución Ciudadana se han caracterizado por haber moldeado leyes, instituciones y medios a imagen y semejanza de Rafael Correa (para leer una ponencia de Julio Echeverría acerca del híper-presidencialismo y la erosión de las instituciones democráticas en los países del ALBA, haz clic aquí) .  Tomar otra dirección tal vez no sea una alternativa para una organización que se debe a un jefe que ya lleva algunas re-elecciones. ¿El lector asocia esta situación con la frase de Luis XIV “el Estado soy yo”?
  • Finalmente, la elección de febrero de 2014, en la que Alianza País  también perdió el control de varias ciudades claves, puso sobre la mesa la necesidad social de que cambien las reglas de los intercambios al nivel de la comunicación entre los ciudadanos y su principal representante. En teoría los habitantes de una ciudad deben tener un representante, un mediador que dialogue con el poder central.  Sin embargo, en los hechos concretos, durante la elección,  la propaganda oficial, encabezada por la figura del Presidente, terminó por devorar la imagen de Augusto Barrera. Una mayoría sentía que no tenía representante frente a un líder que comienza a percibirse como alguien que no se mide y monopoliza todo. En estas circunstancias, el voto de los electores se convirtió literalmente en una carta enviada, no a Augusto Barrera, sino directamente al Presidente con un mensaje: queremos respeto, estamos cansados del monólogo y la violencia propagandística.
  • El mensaje llegó y  en el proceso Rodas fue elegido no sólo alcalde de Quito, sino también como el nuevo interlocutor que se espera genere un diálogo, que la propaganda oficial se ha encargado de aplastar en los últimos años. Se puede ser optimista y pensar que las cosas van a cambiar por el bien de la democracia y la libertad de expresión. Pero, si ese no es el caso, es de esperar que el Gobierno reformulará formalmente su estrategia de  propaganda, manteniendo intactos los principios esenciales de la confrontación, uno de cuyos discursos consiste en acusar a los demás –partidocracia, poderes fácticos, periodistas, colaboradores ineptos, etc.- de los males que asolan al país.

Por Christian Oquendo

120

Está disponible en Internet un video en el que se intenta ridiculizar a Mauricio Rodas, candidato a la alcaldía de Quito en las elecciones de febrero de 2014. Es una producción, que parece haber requerido la mano de profesionales y recursos técnicos para nada caseros, en la que varios actores usan máscaras para interpretar a Rodas, gente cercana a su círculo de campaña, el venezolano Enrique Capriles, opositor del chavismo, y figuras relacionadas a los Estados Unidos, mientras todos cantan y bailan en un arrebatado espectáculo de cabaré. Se puede colegir que el propósito es comunicar que Rodas es un personaje de clase alta, aislado en su vida privilegiada, superfluo, vanidoso, desconectado de los asuntos de Quito, rodeado de individuos corruptos y ambiciosos, quien además, honrando el cliché, es un “títere del imperio” (de hecho parte del show ocurre al interior del salón oval de la Casa Blanca).

Queda a juicio de cada quien sopesar el contenido de este mensaje y determinar si eso corresponde o no a sus inclinaciones políticas. Mi interés va por otro lado: hacer algunos apuntes, desde la perspectiva del análisis de la comunicación,  acerca de la función que ocupan el canto y el baile en algunos casos específicos extraídos del contexto de la política ecuatoriana contemporánea. Es decir, los modos en los que estas artes escénicas se han usado para apuntalar una figura política y atacar a rivales. Empecemos:

  • Cantar y bailar es patrimonio de todas las tendencias políticas, y no equivale a debate democrático e informado, ni a libertad de expresión.
  • La celebración con la voz y el cuerpo es parte de cualquier sociedad, y al estar inserta en la vida cotidiana es un aspecto de la cultura popular que puede usarse fácilmente como una herramienta de propaganda política. Además, cantar y bailar no requieren de instrucción formal. No importa si se baila como si se tuvieran dos piernas izquierdas, y se desafina con hondo sentimiento y el rostro fruncido.  Saber leer o escribir tampoco son pre-condiciones. Danzar e interpretar tonadas constituyen un mensaje directo y emocional.
  • Lo problemático es que el canto y el baile corresponden al mundo de las bambalinas y los oropeles, de los auditorios repletos  de enloquecidos fanáticos,  más que a una cultura de diálogo democrático: no se pueden discutir tesis coherentes compitiendo en un duelo de karaoke o en un concurso para saber quién se mueve mejor al ritmo de la bachata.
  • Los nuevos procesos revolucionarios en Latinoamérica  han creado su propia variante del líder político que canta y baila.
  • En el caso de la Revolución Ciudadana el despliegue  escénico tiene elementos que son afines a su estrategia propagandística:  el Presidente como figura activa en el proceso de producir significados y hacerlos públicos; medios que distribuyen el mensaje oficial, colonizados a base de interminables pautas publicitarias pagadas con dineros públicos; y la sociedad como disciplinado y receptivo público.
  • El énfasis con el que se ha aplicado esta metodología en los últimos años indica que es efectiva, y calza con las dinámicas sociales que apuntalan las industrias culturales neoliberales que tanto sataniza la izquierda, como Hollywood. Por ejemplo: la constante expectativa porque la lógica del entretenimiento alegre los adustos aspectos de la vida social, como la democracia y sus instituciones; y elconvertir a la figura presidencial en una suerte de estrella de cine o de rock (lo que se prefiera dependiendo de si el político en cuestión tiene buena pinta o una voz potente).
  • La Revolución Ciudadana y sus simpatizantes remedan al oponente político (es decir “el enemigo”), hacen ventriloquia  con su imagen, y versionan canciones famosas para apropiarse de su popularidad original.
  • Es una paradoja que en el video que desprestigia a Mauricio Rodas se apele a la misma fórmula que tanto éxito le ha dado al Presidente, con la variante de que es Rodas, y no Rafael Correa, quien lleva la voz cantante sobre el escenario. Si el mundo de las bambalinas y el cabaré sirve como metáfora de las mentiras, las máscaras que nos deslumbran, pero ocultan verdades terribles, ¿por qué no considerar que significa lo mismo en el caso de los mensajes revolucionarios dados al show? Desde la misma perspectiva surge otra pregunta: ¿Por qué el recurso del “concierto para las masas” ha devenido en el instrumento favorito de propaganda de la revolución para indicar que está “en marcha”? Hay buenas razones para sospechar de los políticos que se destacan en la tarima. Ahí está la histórica lección de Abdalá Bucaram, quien en su momento electrizó a sus seguidores cantando el ‘Rock de la  cárcel’ junto a los Iracundos en el Coliseo Rumiñahui.
  •  Al parecer el recurso de la coreografía al son de la música pegajosa está lejos de darse de baja, porque si la frágil memoria mediática no nos falla recordaremos el“flashmob’, o baile ‘improvisado’ en la calle, que en diciembre de 2013 se le dedicó al alcalde Jaime Nebot, figura de la oposición, en el centro de Guayaquil y que terminó de manera violenta.  Una puesta en escena urbana en la que se usaron, de manera posiblemente planeada al detalle, algunos símbolos extraídos de la cultura popular: las máscaras  de “año viejo” con la efigie de Nebot (que aluden a los monigotes de papel maché que se queman el 31 de diciembre); y globos alargados de  color negro que pueden interpretarse como falos moribundos, un mensaje que apela a códigos relacionados a la muerte y la emblemática cultura de la masculinidad en una ciudad como Guayaquil. Toda una arquitectura semiótica escondida entre líneas de un desenfadado baile, que se supone organizado por unos jóvenes que solo pretendían satirizar al alcalde.
  • El elemento que completa estas guerras semióticas y mediáticas es el uso de temas musicales que poseen un historial de poderosa afectividad social. Tal principio se aplicó en la versión revolucionaria de la canción de los Beatles ‘Hey Jude’  y en la música del video en contra de Rodas. El tema en cuestión es una canción de la mexicana Paulina Rubio: ‘Ese hombre es mío’.  Una elección que tampoco es inocente, pues apunta a ciertos códigos presentes en la cultura ecuatoriana: lo “blanco” y “rubio” como emblemas de clase social alta, y por tanto enfrentada a los sectores populares de tez oscura, un gatillo simbólico en un país de conflictivo pasado colonial y racista; la letra de la canción, que alude a una mujer apasionada que va en pos de su hombre, un tema que resuena en un país en el que los roles machistas y el liderazgo político todavía caminan de la mano.

Por Christian Oquendo

182

El punto en el que se encuentran las preferencias de voto para elegir a uno u otro candidato para que se convierta en el nuevo alcalde de Quito, ha demandado un cambio en la estrategia de comunicación del Gobierno. Las cifras de varias encuestadoras reconocidas no favorecen al candidato oficialista, Augusto Barrera, lo cuál quiere decir que algo no está funcionando en la maquinaria electoral de Alianza País.

Aquí no me detendré a examinar la gestión del alcalde y por qué hay un segmento del electorado que no la evalúa de forma positiva.  Más bien quiero indagar en las razones que han obligado a los estrategas del Gobierno a cambiar el estilo comunicativo con el que se usa la imagen y los mensajes del Presidente para apoyar a la candidatura de Barrera.

Es inédito, en el contexto de cómo se ha manejado los últimos años la comunicación oficial,  el uso de la epístola como medio para transmitir un mensaje. Esquelas escritas a mano alzada –o que al menos pretenden ese efecto-, como las que dos firmadas por el Presidente que ahora circulan en Internet, (carta 1, carta 2) corresponden a un tiempo lejano, quizás más romántico,  que precedió al chat y las comunicaciones inmediatas. Una carta no tiene la intensidad eléctrica de un correo electrónico, tampoco el vértigo que producen las imágenes de la televisión con capas de edición, transiciones y efectos de post-producción.

Que el Presidente se comunique con sus compañeros de lucha, simpatizantes y quiteños, siguiendo la etiqueta y los buenos usos de una carta que se le escribe de forma pausada  a los “seres queridos” que están en  otro país, o a un amigo que uno no ha visto en años,sorprende, más aún si se toma en cuenta el estilo fogoso, el ánimo de confrontación, los excesos verbales y las acusaciones desbordantes que pueblan las cientos de horas de sabatinas y propaganda oficial que han sido transmitidas todos estos años.

Las dos cartas vinieron acompañadas por un video en el que el Presidente mantiene el mismo estilo: no alza la voz; no habla desde una tarima frente a una multitud mientras blande un micrófono; contiene sus arranques de temperamento; pareciera que no improvisa; y no hay videos insertos con denuncias o burlas a sus opositores políticos. Es como si las cartas y el video estuvieran diseñadas para poner respetuosa distancia con el receptor del mensaje, la gente de Quito, y al mismo  tiempo reconciliarse con él.

¿Qué se puede deducir de esto? Que habría estudios de opinión pública, encargados por el Gobierno, que indicarían que en el contexto de la presente campaña a la alcaldía la imagen del presidente le resulta a los votantes demasiado agresiva, inoportuna, quizás entrometida. La respuesta estratégica: balancear esos excesos con amabilidad y un ánimo menos belicoso. Sí, menor porque en estos mensajes el presidente aún habla de“enemigos” y cita, al igual que Ignacio Ramonet en un libro de entrevistas a Fidel Castro, a San Ignacio de Loyola: “en una fortaleza asediada toda disidencia es traición”. Claro está que una cosa es referirse a los “enemigos” a gritos y otra con voz tersa y dulce, como hizo el Presidente en el video. De cualquier modo, el uso de galantes cartas  indicaría que las cosas en materia de acuerdos no marchan tan bien dentro de la “fortaleza”.

Marshall McLuhan sostuvo que “el medio es el mensaje”, es decir el soporte, el canal que usamos para enviar nuestro mensaje, ya nos dice algo más allá de las palabras y las imágenes. Una cosa es mirar al presidente usando el medio de la televisión en pleno ardor de los sábados por la mañana y otra muy diferente leer sus cartas. Las preguntas que surgen aquí son varias: ¿Qué tan efectivo es el presidente cuando usa medios y estilos diferentes?; ¿Es igual de convincente cuando baja el tono?; ¿Qué pasaría si su estilo  violento ya ha comenzado a no gustarle a sus simpatizantes?; ¿Le resultará fácil mantener su popularidad con un tono sereno y de conciliación?; ¿La revolución sólo puede mantenerse en marcha capitalizando la confrontación y no puede operar en tiempos de paz? Tal vez esta elección por la alcaldía nos pueda arrojar algunas luces acerca de  estas preguntas.

Primera carta

Segunda carta

Video

Por Christian Oquendo

252
Nelson Zavala. Foto: La Hora

“La tolerancia no puede existir para actos de inmoralidad, yo consideraré toda mi vida, conforme a mis principios que son bíblicos, que la homosexualidad es una acto de inmoralidad;

97

Siete de los ocho candidatos a la Presidencia de la República respondieron un cuestionario planteado por FUNDAMEDIOS sobre libertad de expresión en el marco del respeto y garantía de los DDHH. El único candidato que no respondió el cuestionario fue Rafael Correa de Alianza PAIS. Sin embargo, en el especial se recogen los criterios que se plantean en su Plan de Gobierno.

Los candidatos respondieron cinco bloques de preguntas que tienen que ver con los conceptos esenciales de libertad de expresión, el papel del Estado en la garantía y respeto a los DDHH, los procesos judiciales y administrativos contra medios y periodistas, las reformas al Sistema Interamericano y el rol que juega el respeto a la libre expresión para el debate democrático.

Acceda al sitio multimedia Aquí